25 de Noviembre: Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres

Se declaró el 25 de noviembre en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Colombia, pero la ONU oficializó y declaró esta fecha en 1999. A raíz del asesinato de las hermanas Mirabal- Patria, Minerva y María Teresa- tres activistas políticas en manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana.  El objetivo de este día además de llamar la atención sobre la desigualdad, la discriminación y las distintas formas de violencia machista, también se reclama por la implementación de políticas públicas para prevenir y erradicar esta problemática que afecta a las mujeres y al colectivo LGBTIQ+.

El 25 de noviembre fue declarado como el Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá, Colombia, en 1981. Allí se denunció la violencia de género a nivel doméstico, la violación y el acoso sexual a nivel de Estados incluyendo la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas, aseguró el periódico feminista Mujeres en Red.

Asimismo, se eligió esta fecha para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal- Patria, Minerva y María Teresa- tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 en manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana.

Por lo tanto, la Asamblea General perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas- ONU- oficializó y declaró esta fecha en 1999 e invitó a los gobiernos, a las organizaciones internacionales y a las organizaciones no gubernamentales a que organicen en este día actividades dirigidas a sensibilizar a toda la sociedad respecto de la problemática de la violencia contra las mujeres.

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.

Sin embargo, el objetivo de este día no sólo es llamar la atención sobre la desigualdad, la discriminación y las distintas formas de violencia machista, sino también reclamar la implementación de políticas públicas para prevenir y erradicar esta problemática, aseguró el diario online Economía feminista.

La violencia también afecta a las mujeres trans y travestis. El 16 de noviembre del 2017 se presentó en el Senado de la Nación el proyecto de Ley «Reconocer es reparar», fue una idea originaria de Marlene Wayar y del impulso de Lohana Berkins y Diana Sacayan, a través del cual se pidió que el Estado reconozca la violencia institucional sistemática que han sufrido travestis y trans mayores de 40 años y ofrezca una reparación mediante una pensión graciable, argumentó Economía Feminista. Este proyecto de Ley, en conjunto con el cupo laboral travesti trans, viene a insistir en el hecho de que no basta con que el Estado reconozca la identidad de las personas trans, sino que es preciso que la comunidad encuentre amparo legal para poder traducir ese reconocimiento en mejoras efectivas de su calidad de vida.

Asimismo, en Argentina se encuentra en vigencia la Ley N° 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. La normativa entiende por violencia contra las mujeres a “toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes”. También se considera violencia indirecta “toda conducta, acción omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón”.

Además, la ley define las diferentes modalidades de violencia. “Se entiende por modalidades las formas en que se manifiestan los distintos tipos de violencia contra las mujeres en los diferentes ámbitos”, estas pueden ser:

Violencia doméstica: es aquella ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ésta ocurra, que dañe la dignidad, el bienestar, la integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, la libertad, comprendiendo la libertad reproductiva y el derecho al pleno desarrollo de las mujeres. Se entiende por grupo familiar el originado en el parentesco o por afinidad, el matrimonio, las uniones de hecho y las parejas o noviazgos. Incluye las relaciones vigentes o finalizadas, no siendo requisito la convivencia.

Violencia institucional: es aquella realizada por lxs funcionarix, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta ley. También se comprenden las violencias que se ejercen en los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, deportivas y de la sociedad civil.

Violencia laboral: es aquella que discrimina a las mujeres en los ámbitos de trabajo públicos o privados y que obstaculiza su acceso al empleo, contratación, ascenso, estabilidad o permanencia en el mismo. En donde se exigen requisitos sobre el estado civil, la maternidad, la edad, la apariencia física o la realización de test de embarazo. Constituye también violencia contra las mujeres en el ámbito laboral el quebrantar el derecho de igual remuneración por igual tarea o función. Asimismo, incluye el hostigamiento psicológico en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral.

Violencia contra la libertad reproductiva: es aquella que vulnera el derecho de las mujeres a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el intervalo entre los nacimientos, de conformidad con la Ley 25.673 de Creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Violencia obstétrica: es aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres y cuerpos gestantes, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929, que establece que las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente determinadas prestaciones relacionadas con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, incorporándose las mismas al Programa Médico Obligatorio. Derechos de lxs padres y de la persona recién nacida.

Violencia mediática: es aquella en la cual la realización de una publicación o la difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, como así también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres.

Por otro lado, en 2016, se presentó el Plan Nacional de Acción integral, para abordar la violencia contra las mujeres desde los ámbitos cotidianos, que prevé la implementación de medidas y acciones en todo el país para asistir integralmente a las víctimas de violencia.

Si sufrís algún tipo de las violencias mencionadas podés llamar al # 144 línea gratuita de asistencia y prevención de violencia de género. La misma brinda información, orientación, asesoramiento y contención para las mujeres en situación de violencia de todo el país, los 365 días del año, las 24 horas, de manera gratuita. Este servicio está a cargo del Consejo Nacional de las Mujeres y cuenta con profesionales capacitadxs para dar contención, información y asesoramiento en relación a la violencia de género.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual, de Xumek, repudiamos cualquier tipo de violencia y discriminación contra las mujeres y el colectivo LGBTIQ+, y creemos necesaria la real implementación de las políticas públicas que resguarden la seguridad y los derechos de estos grupos. Asimismo, nos sumamos a la lucha contra la violencia heteropatriarcal hacia las mujeres y el colectivo LGBTIQ+.