28 de septiembre: Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito

La criminalización hacia las mujeres por problemas obstétricos, la mirada punitiva con la que muchxs médicxs abordan su práctica profesional, hace del aborto legal una necesidad urgente para garantizar los derechos a una vida libre de violencia. El pasado 28 de mayo la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó el nuevo proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Se celebró en Argentina en 1990 el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, allí la Asamblea del Movimiento Feminista Latinoamericano tomó en cuenta que las complicaciones por el aborto inseguro y clandestino constituyen la primer causa de mortalidad de las mujeres en muchos de los países de la región. Por lo que se decidió declarar el 28 de septiembre como el Día por la Despenalización del Aborto.

Católicas por el derecho a decidir afirman que la creciente criminalización hacia las mujeres por problemas obstétricos, la mirada punitiva con la que muchxs médicxs abordan su práctica profesional, hace del aborto legal una necesidad urgente para garantizar los derechos a una vida libre de violencia, a la integridad física y psíquica de miles de mujeres y personas gestantes, como también el acceso efectivo a sus derechos sexuales y reproductivos.

Consideramos y sostenemos desde el área de Género y Diversidad Sexual, de Xumek, junto con las activistas de los feminismos que el aborto es una deuda de la democracia. Nos encontramos ante un Estado que se niega a ver la realidad de miles de mujeres y cuerpos gestantes y lxs condena a la clandestinidad.

El pasado 28 de mayo la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó el nuevo proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo -IVE- ante el Congreso de la Nación, con nuevas modificaciones.

El mismo, tiene la particularidad que se trabajó de manera federal en todo el país y en las plenarias realizadas por la Campaña Nacional, así se llegó a la decisión de modificar e incorporar los siguientes puntos: que los derechos sexuales y reproductivos sean reconocidos como derechos básicos de todas las personas, para esto es necesario garantizar el acceso universal a los servicios públicos de salud y educación que lo sostienen. También plantea que toda mujer o persona con capacidad de gestar en el marco de la ampliación de derechos de reconocimiento y respeto de la identidad de género, tienen derecho a acceder a la interrupción de embarazo hasta las 14 semanas del proceso gestacional y sostiene el derecho a interrumpir el embarazo más allá del plazo establecido si el embarazo fue producto de una violación o si estuviera en riesgo la salud integral de la persona gestante.

Según la Campaña Nacional en la Argentina se calcula que abortan clandestinamente entre 460.000 y 500.000 mujeres al año, lo que demuestra que la penalización resulta inútil. Consideramos que el aborto clandestino es un problema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres y de las personas gestantes.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual, de Xumek, consideramos necesario un estado plenamente laico que reconozca el derecho  a decidir de las mujeres y de las personas gestantes y que sea capaz de escuchar la diversidad de posturas propias de un estado plural. Desde el área no apoyamos ni queremos más abortos clandestinos en nuestro país.

Foto por Nancy Castronovo