Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

5 de septiembre: Día internacional de la mujer indígena

El 5 de septiembre de 1983 se estableció como día para recordar a las mujeres indígenas de América Latina. El hecho se produjo a partir de la tortura y asesinato de Bartolina Sisa Vargas por parte del ejército español en 1782. Su voz y pensamiento no fueron silenciados, al contrario su ejemplo vive y se reproduce en cada una de las mujeres indígenas de nuestra Abya Yala.

 

En 1983 durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América realizado en Tiahuanacu, Bolivia, se estableció el 5 de septiembre como el Día internacional de la mujer indígena a raíz de la tortura y asesinato que infligió el ejército español  sobre Bartolina Sisa Vargas en 1782.

 

Bartolina nació un 25 de agosto de 1750 en la provincia Loayza del departamento de La Paz, Bolivia. Fue una mujer aymara que se opuso a la dominación y opresión española, y junto con Túpac Katari, su compañero de vida y lucha, llevaron a cabo levantamientos en contra del dominio de los españoles.

 

El Programa Emblemático Mujer Indígena -MILAC- del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe -FILAC- afirmó que “se instituyó este día para recordar que fuimos y seguiremos siendo guerreras por defender nuestra dignidad, nuestra libertad, nuestra familia, nuestra identidad y nuestra comunidad. Los opresores de entonces quisieron sentar un precedente con el brutal asesinato de Bartolina. Su voz y pensamiento no fueron acallados, al contrario su ejemplo vive y se reproduce en cada una de las mujeres indígenas de las comunidades y de las ciudades como transmisoras de los valores, de los principios y de la sabiduría de nuestros ancestros y ancestras a las nuevas generaciones, y así hacemos posible la pervivencia de nuestras culturas en el tiempo”.

 

Sin duda alguna, son nuestras hermanas indígenas quienes han logrado a través de diversas formas creativas, evitar la disgregación de sus familias amenazadas por la pobreza material, la violencia estatal o paraestatal, la reivindicación y transmisión de las culturas y sabiduría ancestrales basadas en su espiritualidad, los principios comunitarios-colectivos, de reciprocidad y complementariedad.

 

Desde hace algunos años las mujeres indígenas han pasado a ser sujetas de derechos, por lo que vienen luchando y perseverando en el reconocimiento de su participación, tanto en el ámbito local como internacional, en la toma de decisiones, en avanzar por una legislación que ponga fin a la violencia y discriminación contra los y las hermanas indígenas y que respeten su cosmogonía y filosofía de vida. También luchan por su participación en la academia, en la política y en la economía.

 

Sin embargo, en el territorio argentino ¿no es acaso un derecho de todxs lxs ciudadanxs poder tener acceso a la universidad, a participar en el ámbito político y económico? Cabría preguntarnos ¿por qué a lxs indígenas se lxs sigue estigmatizando desde una mirada colonial? ¿Por qué aún en el siglo XIX siguen teniendo barreras para acceder a diferentes derechos? y ¿Por qué aún se excluye y discrimina a lxs indígenas? La lucha de Bartolina Sisa, su recuerdo y memoria sirven para reflexionar sobre nuestras prácticas cotidianas individuales, colectivas, y de Estado para con los pueblos indígenas.

 

“Las mujeres indígenas somos parte de la lucha de nuestros pueblos por lograr el respeto y reconocimiento de los derechos colectivos de nuestras culturas en una sociedad en la que ha primado la exclusión, la discriminación y la desigualdad; pero sumamos a ésta nuestra propia agenda: que tiene que ver con nuestra oposición a la discriminación y exclusión sexista, a las tendencias patriarcales que nos invisibilizan y nos excluyen, por lograr nuestros derechos sexuales y reproductivos, por garantizar el pleno ejercicio de nuestros derechos para vivir bien” comentan con voz fuerte y en alto las mujeres de MILAC.

 

Desde las Áreas Pueblos Indígenas y Género y Diversidad Sexual de Xumek, recordamos y conmemoramos a Bartolina Sisa como una de las mujeres indígenas guerreras ejemplo a seguir; y la reivindicamos en nuestra historia. Recordarla es homenajear a los nombres anónimos de todas las mujeres heroínas que dieron su vida por la libertad de sus pueblos, y a las que hoy luchan y resisten con valentía, alegría y orgullo.

 

Asimismo, manifestamos nuestra sostenida afrenta al trato discriminatorio, la exclusión y desigualdad que sufren los pueblos indígenas y que golpea aún más fuerte a las mujeres; e insistimos una vez más en la necesidad de generar un verdadero y respetuoso cambio de paradigma en materia de reconocimiento y reivindicación de derechos a nuestros hermanos y hermanas indígenas.

VOLVER A NOVEDADES