Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

8 M: DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Tantos años de movimiento de mujeres luchando por nuestros derechos hizo que se fueran forjando conquistas: el acceso a la educación, la eliminación de la dote, el voto universal, el divorcio vinculante, la patria potestad compartida, la eliminación de la incapacidad relativa de hecho para las mujeres casadas… pero aún quedan muchas luchas pendientes.

Por eso hoy XUMEK adhiere al Paro Internacional de Mujeres, que se realiza en 52 países y   marcharemos a las 18 hs. en el nudo vial de Costanera y Vicente Zapata junto a nuestras compañeras por las deudas en torno a la violencia de género, la despenalización del aborto, el ajuste y básicamente la desigualdad, esa que no nos permite ascender, ni recibir los mismos sueldos, la que nos obliga a escuchar en las calles lo que no queremos; esa violencia física que entra por nuestros oídos y nos recorre toda, la que nos hace temer, nos sindica como culpables; nosotras las provocadoras, nosotras las incitadoras, porque la culpa es la consigna que nos atraviesa, culpa por amar, culpa por decir, culpa por desear, culpa por haber nacido mujeres.

Así se expresa Marta Dillon: “Paramos porque esta determinación es una revolución en curso, una revolución sensible que cuestiona las relaciones amorosas, las relaciones económicas, hasta la oferta de juguetes para nuestros hijos y para nuestras hijas. Paramos para hacer un mundo más ancho, sin las fronteras políticas que nos convierten en criminales cuando migramos en busca de futuro, paramos porque deseamos. Y el deseo, esa potencia que mueve nuestros pies, esa potencia que el último 19 de octubre nos volcó a la calle desafiando una tormenta que parecía querer domesticarnos, esa fuerza es la que nos hace juntarnos, en la diferencia y en la diversidad, en el dolor y el amor, en el luto y en la fiesta que significa hacer de lo poco o mucho que tenemos en nuestra manos, una vida con dignidad y sin violencia, una vida que merezca ser vivida. Paramos porque así es como hacemos política, aunque nos corran del centro del decálogo de lo que se supone que es política. Porque en ese primer acto de supuesta inmovilidad, en ese parar que proponemos antes de movilizarnos, es el tiempo que destinamos para forzar nuestra imaginación hacia nuevas búsquedas, umbrales nuevos para lo que queremos, que no es solamente la igualdad si no cambiarlo todo, para nosotras y para todxs. Para todxs, sí, con esa equis incómoda que no se puede leer pero que con su incógnita desgarra el horizonte de lo posible, que ese es el horizonte que queremos volver a dibujar. Por las vidas que tenemos y las queremos vivir. Por quienes seguirán las huellas que estamos dibujando con el molde de la esperanza y de la rebeldía. Nosotras paramos, de la mano de las organizaciones sindicales que comparten nuestro grito y desafiando a las conducciones que creer que el paro es un herramienta que ellas hegemonizan. Porque parar es, además de restar nuestro trabajo para hacer visible el valor que producimos aun cuando nuestras vidas parecen contar menos, tomarse el tiempo que nos expropian a diario para imaginar juntas con qué herramientas vamos a desmantelar la casa del amo, con qué materiales vamos a construir el mundo que queremos habitar.”[1]

[1] Página 12. Titulo: #Niunamenos. 06/03/2017

Escrito por Paula Logotetti

Imagen de Andrés Casciani “las madres”.

 

VOLVER A NOVEDADES