Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

ANÁLISIS: El caso Chocobar y la Independencia Judicial

El 8 de diciembre de 2017, el efectivo de la policía local de Avellaneda Luis Chocobar dio muerte a uno de los asaltantes que había acuchillado a un turista estadounidense para sustraerle una máquina fotográfica. Según el fallo de primera instancia, el accionar de Chocobar habría tenido lugar con posterioridad a que la agresión al turista hubiera cesado; vecinos del lugar ya habían auxiliado a la víctima e incluso recuperado lo sustraído. Pablo Kocuk, mientras intentaba darse a la fuga, y luego de haber sido alertado por el policía, recibió dos disparos, uno de los cuales resultó mortal.

En primera instancia Chocobar fue procesado por homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego, en exceso de legítima defensa y se trabó embargo sobre sus bienes por $400.000. En fecha 16 de febrero la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento, modificando la calificación legal por la de homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego, en exceso en el cumplimiento de un deber.

Hasta aquí el relato de los hechos. ¿Y la independencia judicial? Bien, gracias.

El 1 febrero de 2018 el Presidente Mauricio Macri, junto con la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, recibió en Casa Rosada al policía procesado para demostrarle “todo su apoyo[1]”, cubriendo con un manto de legitimidad el accionar homicida del agente de seguridad.

Dos son las consecuencias alarmantes del proceder de miembros del Poder Ejecutivo Nacional: la primera es el palmario apartamiento de nuestro derecho positivo, la segunda, un claro atentado contra la independencia judicial.

Cuando Macri afirma no entender “cómo –los jueces- dicen que estuvo todo bien hasta el último instante, donde los jueces dicen que se excedió el policía. ¿Pero cómo se excedió?”, en realidad está peligrosamente desestimando todo un conjunto de normas (convencionales, constitucionales, locales) que establecen claramente los límites en el uso de la fuerza por parte de los miembros de las fuerzas de seguridad. Hacer como si esas regulaciones y restricciones no existieran es directamente llevarse puesto el Estado de Derecho. Hacer como si no existieran, en pos de avivar el discurso de que la inseguridad se resuelve con mano dura y “vía libre” para las fuerzas de seguridad, es altamente demagógico.

Sobre este primer punto, ya hemos desarrollado nuestra postura en publicaciones anteriores, y también pueden consultarse sendas notas periodísticas.

En cuanto las repercusiones de los dichos de Macri, Bullrich y demás funcionarios gubernamentales, reiteramos también la postura sostenida por nuestra Organización en el Informe Anual 2017 (Capítulo Independencia Judicial).

El accionar del policía Chocobar, las circunstancias en las que tuvo lugar, así como su juzgamiento penal–y aunque parece redundante tener que aclararlo- debe ser establecido exclusivamente por los jueces de la causa.

Es inadmisible que en un país amparado por las garantías del Estado de Derecho y el sistema republicano, miembros del Poder Ejecutivo salgan a realizar apresuradas e infundadas declaraciones sobre lo ocurrido y su “esperable” devenir judicial. Versiones que, por otro lado, fueron refutadas a medida que se conocían más pruebas y datos sobre el hecho, e incluso por las sentencias de primera y segunda instancia.

Entre otras declaraciones, Macri publicó su apoyo en twitter a Chocobar expresando “ofrecerle todo mi apoyo, decirle que lo acompañamos y que confiamos en que la Justicia en otra instancia lo liberará de todo cargo, reconociendo su valentía”.

Por su parte Patricia Bulrrich se manifestó en la red social escribiendo “Queremos defender a los Policías que cuidan a la gente y no que terminen acusados o presos.”

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta publicó: “Un caso más en que la Justicia actúa a favor de los delincuentes y no de la seguridad de los vecinos.”

Respetar la independencia judicial –piedra basal de cualquier República- implica que los restante Poderes del Estado, eviten influir en las decisiones de los jueces, y dejen que éstos libremente decidan lo que entiendan que por derecho corresponda de acuerdo con las circunstancias de la causa.

Las declaraciones de miembros del Poder Ejecutivo demuestran un cabal desprecio por el Estado de Derecho y la República que supuestamente vinieron a defender. Esa suerte de “apriete” mediático que ejercen sin tapujos sobre jueces en el curso de la investigación de un caso tan resonante a nivel social – y por otro lado tan claro a nivel jurídico penal- es rotundamente violatorio del derecho de la ciudadanía a exigir y confiar en  un Poder Judicial imparcial. Las y los ciudadanas/os tenemos derecho a formarnos una opinión sobre cuestiones y casos de inseguridad que nos conciernen como sociedad, pero el Estado a través de sus representantes deben abogar por que esto se logre con información y resoluciones transparentes, y no con declaraciones que tergiversan las más elementales normas de derecho.

 

Azul Kemelmajer                                                                                                                                                                           Secretaría de Litigio Estratégico

 

#Xumek2018 #IndependenciaJudicial #Violencia Institucional

 

 

 

 

[1] Nota Diario Los Andes. https://losandes.com.ar/article/view?slug=macri-se-reunio-con-el-policia-que-defendio-al-turista-que-apunalaron-en-la-boca

VOLVER A NOVEDADES