Cartas obscenas: El escandaloso vínculo entre el Próvolo mendocino y el de La Plata –