Caso Próvolo: Organizaciones Internacionales se unieron contra el abuso del clero

Entre el 2 y el 6 de mayo se realizaron actividades en Mendoza y Buenos Aires en conjunto con Ending Clergy Abuse (ECA, Fin al Abuso del Clero) y BishopAccountability.org (Rendición de Cuentas para los Obispos). La presencia y el acompañamiento a las víctimas del Próvolo vino a “hacer eco de sus gritos de justicia”, como expresó la coordinadora de una de estas organizaciones.

Luego de conferencias, vigilia y un foro realizado en Buenos Aires, miembros de las organizaciones de Estados Unidos junto a Fran Carrasco, víctima e integrante de la Red de Abuso Eclesiástico de Chile, llegaron a Mendoza el lunes 6 de mayo. Las actividades comenzaron a las 10 de la mañana con una reunión interna en la sede de Xumek entre las organizaciones y víctimas y familiares del Próvolo. La conversación con fuerte carga emotiva permitió compartir experiencias de sobrevivientes de los abusos del clero en diferentes países y sus luchas correspondientes.

A las 12 del mediodía se realizó la conferencia de prensa en la puerta del Arzobispado de Mendoza. La recibida fue con fuerzas policiales ubicadas cada cinco metros en esa esquina de la calle Catamarca 98 de Ciudad, donde se encuentra la sede eclesiástica. Concurrieron cerca de diez medios de comunicación y ciudadanos en apoyo a las víctimas.

E.C.A. (por sus siglas en inglés, Ending Clergy Abuse) es una red internacional de destacados sobrevivientes y activistas de los cinco continentes y 29 países. La E.C.A. lideró las protestas de sobrevivientes globales en Roma durante la cumbre de febrero sobre abusos sexuales del clero convocada por el Papa y se reunió con altos funcionarios del Vaticano.

Bishop-Accountability.org (“Rendición de Cuentas para los Obispos”) es la organización global líder sobre rastreo y contabilización de casos de abuso, incluyendo Argentina, y está basada en Estados Unidos.

Según informaron las organizaciones visitantes, la convocatoria llegó cuando el cardenal Mario Poli, el obispo Óscar Ojea y los otros obispos argentinos se juntaron en Roma para reunirse con el Papa Francisco. E.C.A y Bishop-Accountability.org, coinciden en la importancia de que el Papa  regrese a Argentina, donde se desempeñó como Arzobispo, Provincial de los Jesuitas y líder de la Conferencia Episcopal, considerando los casos de abusos en los que se ve implicada la Iglesia Católica. Tanto el Papa Juan Pablo II como el Papa Benedicto XVI visitaron sus países de origen temprano y con frecuencia en sus pontificados, a diferencia del actual pontífice. Ningún papa ha visitado Argentina desde 1987.

Anne Barrett Doyle, codirectora de Bishop-Accountability.org, expresó que su estadía en Mendoza se debe a la solidaridad con los sobrevivientes de “la casa de los horrores”, como nombró al Instituto Próvolo. “Su valentía me inspirará por el resto de mi vida”, comentó Anne.

Al respecto de la situación en esta provincia, Barrett Doyle, expresa: “El Papa Francisco dice que está librando una ‘batalla total’ para poner fin al flagelo de los abusos en la iglesia. Exigimos que el Estado deje de permitir que el arzobispo de Mendoza, Daniel Colombo, oculte información sobre los crímenes que ocurrieron en Próvolo”.

Colombo se reunirá con el Papa Francisco pronto en Roma. “El arzobispo dice que le dará al Papa un documento sobre lo que sucedió en Mendoza bajo su episcopado y los de sus dos predecesores: los arzobispos Arancibia y Franzini”, aclara la codirectora de Bishop-Accountability.org.

Además agrega: “sabemos el tipo de documento del que habla el arzobispo Colombo, se llama ‘informe quinquenal’. Y sabemos que, según la ley canónica, incluirá información sobre todos los sacerdotes de esta arquidiócesis que han sido acusados ​​de abuso sexual infantil”. Barrett Doyle considera que el arzobispo debe hacer público este documento, “Colombo cree que el concordato lo pone por encima de la ley argentina, como si le permitiera encubrir información que avergüenza a la iglesia”.

Según explicó el abogado miembro de Xumek, Juan Manuel Lavado, a Clarín “durante la dictadura de Onganía, en 1966, Argentina suscribió a un Concordato con la Santa Sede, que se encuentra receptado en la ley nacional 17.032. Ahí se le otorga a la Iglesia católica jurisdicción propia, es decir que pueden juzgarse e investigarse a sí mismos”.

La Iglesia históricamente se ha amparado en el Concordato para no brindar información. Ahora bien, el Concordato, concretamente, no dice nada sobre no dar información; es una interpretación que hace la Iglesia. Lo cierto es que se amparan en que es un tratado internacional, por lo que tiene una jerarquía superior a las leyes, y así no brindan información”, expresó Lavado a Clarín.

Y concluyó: “argumentan que la Iglesia es una persona pública, pero no estatal, y que por lo tanto no tiene el deber de informar, como sí lo tendría el Estado. Todo ello desconociendo lo normado por los tratados de Derechos Humanos que también tienen jerarquía constitucional”.

Debe comprenderse que el concordato no dice que los obispos tienen el derecho de ocultar información sobre la violación y el abuso sexual de niños. Estas acciones están aumentando el sufrimiento de las víctimas. Así también está poniendo en riesgo a otros niños y está violando los derechos humanos de estas víctimas. Anne Barrett Doyle expresa como fundamental “que el Papa Francisco reprenda e investigue a este arzobispo. El arzobispo Colombo no está ‘haciendo todo lo posible’ para poner fin al flagelo del abuso”.

#Próvolo #AbusoEclesiástico

Fotos por Nancy Castronovo Bloin

Podés conocer más sobre estas organizaciones en:

https://www.ecaglobal.org/
http://bishopaccountability.org/
https://www.redsobrevivientes.org/