22 de marzo: Día Mundial del Agua

El Día Mundial del Agua tiene su origen en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medioambiente y Desarrollo, conocida como Rio 1992. Se celebra cada 22 de marzo, con el objeto de sensibilizar a la población y también a las autoridades frente a temas de gran importancia, en este caso, la preservación y cuidado del agua.

Estas fechas conmemorativas suelen estar asociadas a acciones específicas. Así, desde 2018 a 2028 es el “Decenio del Agua para el Desarrollo Sostenible”.   La adopción de medidas hídricas de saneamiento juegan un rol clave en cuanto a la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. 

Es de saber que 1 de cada 3 personas no tienen acceso a agua potable. Un sistema de saneamiento y un suministro de agua adaptados al cambio climático, salvaría la vida de mil niños y niñas por día.

En la lucha contra el cambio climático y siguiendo la hoja de ruta trazada por la Agenda 2030 de Objetivos de Desarrollo Sostenible, si limitamos el aumento del calentamiento global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales, podríamos reducir la sequía causada por el clima hasta en un 50%. 

La Conferencia de Rio 1992 representa un gran hito para el derecho ambiental. Deja plasmados varios principios que conciernen la relación entre protección del ambiente y desarrollo, otros relativos a la cooperación, al desarrollo sostenible. Entre ellos instaura el Principio de Participación, reconociendo la importancia de diversificar los actores del Derecho internacional del ambiente incluyendo en la toma de decisiones a los actores privados.

En ese contexto nace la «Agenda 21» como un plan de acción hasta el año 2000, que reposa en la idea que la humanidad está en un momento clave de su historia donde hay que cambiar de rumbo y esa es una tarea que sólo se puede lograr de manera conjunta: organizaciones de la sociedad civil, mujeres, jóvenes, comunidad científica, pueblos indígenas, colectividades locales, agricultores, sindicatos de trabajadores, entre otros, deberán tener un rol activo en la creación de normas jurídicas y políticas públicas que tengan consecuencias sobre la salud, el medio ambiente, las generaciones futuras. 

Por su parte, el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento fue reconocido de forma explícita por la Asamblea de Naciones Unidas en el año 2010. Su mayor visibilización también se refleja en la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde se ha incorporado un objetivo específico sobre este derecho. (Objetivo 6).

Hay, por tanto, una mayor conciencia de lo que implica este valioso bien colectivo para la vida, de la necesidad de protegerlo de manera especial y de que el derecho al agua implica acceso, disponibilidad y calidad, entre otros factores.

Pero hablar del derecho hace necesario también el abordaje de principios estratégicos de los derechos humanos como son la participación, la inclusión, la igualdad y la no discriminación.

PARTICIPAR ES UN DERECHO

La participación del público en materia de medioambiente va de la mano del derecho a la información, participación y consulta en la toma de decisiones y acceso a la justicia, como así también, el deber de realización de una evaluación de impacto ambiental. 

El principio de participación sirve para proteger el derecho humano a un ambiente sano, contribuye a reforzar la calidad y legitimidad de las decisiones públicas y la eficacia de las políticas sostenibles; sobre todo constituye un elemento de suma importancia para la democracia. 

La Convention d’Aarhus de 1998 sobre el acceso a la información, la participación en el proceso decisional y el acceso a la justicia en materia medioambiental, inspiró las bases del Acuerdo de Escazú para América Latina y Caribe, donde además de los tres pilares fundamentales de información, participación y acceso a la justicia se le suma un cuarto: la necesidad de protección de las y los defensores del medioambiente. 

La corrupción, disimulación de datos, manipulación y negación de información, censura, privación de la participación ciudadana, restricción de la audiencia pública, ausencia de Evaluación de Impacto Ambiental, criminalización de la protesta, represión, amenazas, se han configurado como peldaños en escalada hasta alcanzar datos fatales.

LA VOZ DEL AGUA

Esta realidad nos lleva a preguntarnos: 

¿Cuántos/as defensores/as del ambiente mueren en nuestro continente cada año? ¿Cuántos hermanos y hermanas indígenas? ¿Cuántas mujeres? ¿Cuál es el precio a pagar por hacer oír su voz y la voz de quienes no la tienen? 

Es el rol de la sociedad civil portar la voz de la naturaleza, de la biodiversidad, la voz del aire, de los mares, de la montaña, la voz de los ríos, la voz del agua. Esas voces que hacen eco terminarán por ser escuchadas. 

Frente a esta realidad las mujeres se manifiestan como actores clave en las dinámicas de resistencia y de defensa del derecho al agua y sus territorios. Su papel está siendo fundamental para expresar su desacuerdo con un modelo de desarrollo que considera el agua como recurso económico, y no como derecho. El aporte que están haciendo es necesario y vital; proponiendo una cultura de respeto , con valores de solidaridad y apoyo mutuo, mediante los procesos de diálogo entre actores y las movilizaciones pacíficas.

Así lo han demostrado las “Mujeres de las Asambleas Mendocinas por el Agua Pura”, quienes el pasado 6 de marzo, en el marco del homenaje a Berta Cáceres y su legado, obtuvieron de parte del Senado de la Nación el reconocimiento por su valioso compromiso ecofeminista en la defensa de la armonía con la naturaleza. Y lo recibieron con estas bellísimas palabras:

Somos parte del pueblo que resiste el extractivismo patriarcal sojero-minero-petrolero.

Somos el grito que clama por la madre tierra ultrajada.

Somos mujeres ancestras, jóvenes, adolescentes, niñas, disidencias;

Las que estamos y las que siguen estando más allá de la muerte

Como nuestra hermana de lucha, Fabiana Villafañe.

Somos miles de gotas bajando de la montaña,

Un río que rebasó su cauce y ahí va surcando la tierra,

Abriendo caminos, marchando sin tregua.”

Quienes levantan su voz en defensa del derecho al agua son la expresión real, visible y cotidiana de que es necesario avanzar hacia modelos de desarrollo que protejan el ambiente, el territorio ancestral, la identidad cultural; un desarrollo que, en definitiva, garantice los derechos humanos.

En la Jornada Mundial por el agua, hacemos llegar su merecido reconocimiento a todos/as los/las guardianes del agua pura en la provincia, todas las personas que desde años luchan por preservarla. En especial, a todas aquellas que se movilizaron en las calles, en aquel fin de año histórico, asumiendo un rol activo para mantener la vigencia de la ley 7722. 

Sigamos luchando juntos y juntas por un agua libre de químicos, libre de seguir su curso. Por un agua limpia, potable y suficiente para todos y todas, ¡sin dejar a nadie atrás!

Por Área de Ambiente, Área de Pueblos Indígenas y Área de Género y Diversidad Sexual

Foto: Diario Once




COMUNICADO: AL SR GOBERNADOR RODOLFO SUÁREZ

Comunicado al Gobernador de la Provincia de Mendoza, Sr. Rodolfo Suarez

Desde el Área de Ambiente de Xumek, comunicamos nuestro repudio a la modificación de la ley 7722, del pasado viernes 20 de diciembre de 2019 por considerarla inconstitucional, antidemocrática y contraria a los principios que rigen el derecho internacional de protección ambiental.  

Viola los principios de derecho internacional del medio ambiente: 

Derecho Humano a un ambiente limpio y sano: El nexo entre el ejercicio de los derechos humanos fundamentales y la calidad del medioambiente ha sido ampliamente reconocido en los tratados internacionales como también en las Constituciones de 155 estados. 

Argentina, así lo reconoce en el artículo 41 de la Constitución Nacional: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo…” 

Principio de no Regresión y el Principio de Progresión: La idea según la cual, una vez que un derecho humano ha sido reconocido no puede ser restringido, ni negado, ni dejado sin efecto, es ampliamente reconocido en todos los grandes instrumentos internacionales relativos a los Derechos Humanos.  El principio de no regresión tiene por objetivo cuidar que la protección del medio ambiente no se vea debilitada. Mientras que el principio de progresión tiene por objetivo mejorar la legislación ambiental, aumentando el nivel de protección a medida que evolucionan los conocimientos científicos.

El reciente Acuerdo regional de Escazú, propuesto por la Organización de Naciones Unidas y firmado por 21 países de América Latina y el Caribe, entre ellos Argentina, deja sentado el principio de Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales.  

Desarrollo Sostenible: Gran número de tratados internacionales de medioambiente, hacen referencia directa o indirectamente a los principios fundamentales de desarrollo sostenible. Podemos citar, entre otros, el Acuerdo de Paris (2015), la Convención de Minamata sobre el mercurio (2017), la Convención de Naciones Unidas por la lucha contra la Desertificación en los países gravemente afectados por la sequía y/o la desertificación, en particular en África (1994).

 La reforma de la ley, es contraria a los compromisos asumidos en el Acuerdo de Paris y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. En virtud de los cuales, se debe asegurar la protección del ambiente y de los derechos humanos en un modelo de desarrollo más igualitario, más justo y sobre todo sostenible. 

Por estos motivos solicitamos al Sr Gobernador de la provincia dejar sin efecto dicha modificación a través del veto de la misma

Imagen: créditos a quien corresponda

LA 7722 NO SE TOCA

La defensa de los derechos humanos es el eje esencial de nuestra actuación, y la garantía a un ambiente sano y equilibrado para nosotrxs y las futuras generaciones es una parte crucial de nuestro accionar. Muchas voces se alzan hoy para superar la sordera oficial que pretende derribar la ley 7722,la cual constituyó un hito de la defensa del agua como el bien más preciado de los mendocinos.

La mercantilización despiadada de la naturaleza determina que los paraísos más prístinos sean zonas de sacrificio para saciar irrefrenables ambiciones ajenas, que evidentemente para el sistema tienen prioridad por sobre nuestros sueños, deseos de paz y libertad. Lo único que los detiene es nuestra ley 7722 que defiende el agua de Mendoza.

Mendoza (en su peor sequía) y los promotores de la megaminería quieren derogar la ley 7722 para quitarle el agua a lxs mendocinxs y dársela a la industria extractiva. Es importante decir que la minería es deficitaria para el Estado: lo que se pierde en exenciones impositivas y fuga de dividendos no se cubre con regalías. Poco conocido es que la Minería no paga ningún impuesto durante 5 años. Ni IVA, ni Ganancias, ni Tasas Municipales. Usualmente, se logra que la exención sea para siempre.

La minería nunca es «sustentable», pues se basa en la extracción de bienes naturales no renovables. Negocian a puertas cerradas eliminar la ley que protege el agua de Mendoza para que no sea contaminada por la Megaminería.

Nuestro compromiso con la salud, el ambiente y nuestra responsabilidad con las futuras generaciones nos lleva hoy a alzarnos firme y pacíficamente en defensa de la ley 7722.

Les invitamos a leer un análisis pormenorizado de la problemática aquí

Por Área de Ambiente

COMUNICADO: EN DEFENSA DE LA 7722

La defensa de los derechos humanos es el eje esencial de nuestra actuación y la garantía a un ambiente sano y equilibrado para nosotros y las futuras generaciones es una parte crucial de nuestro accionar. Muchas voces se alzan hoy para superar la sordera oficial que pretende derribar la ley 7722 que constituyó un hito de la defensa del agua como el bien más preciado de los mendocinos. Por eso llamamos la atención sobre los siguientes puntos

1. La ley 7722 ha sido declarada constitucional por la Suprema Corte de Justicia de Mendoza en plenario suscripto por todos los jueces.  Su compromiso fue contundente:

“Alcanzar y mantener la calidad de vida humana es el objetivo fundamental de la normativa ambiental” (Flah, L.R, y Samyevsky, M., La regulación procesal en el derecho ambiental americano, La Ley 1993-E, 935). Por ello, mi función no me permite tener un rol pasivo respecto a la misma, sino una actuación firme y efectiva a fin de garantizar la tutela preventiva, precoz, temprana, dinámica del derecho involucrado…” Voto del Dr. Mario Adaro

http://www2.jus.mendoza.gov.ar/listas/proveidos/vertexto.php?ide=4519771086

Una vez más se nos trata de confundir con “la lluvia de Inversiones” o “las Joyas de la abuela” para hacernos creer que la minería metalífera a gran escala será la que nos salve de la pobreza. Y una vez más es falso, porque las exenciones impositivas concedidas por ley a las empresas extractivas hacen que las Provincias obtengan pobres beneficios a costa de una gran pérdida de capital natural, que en el caso de Mendoza se traduce en menos agua para todos.

2. Se pretende engañarnos con la falacia de que la minería consume diez veces menos agua que la agricultura. Los cultivos toman el agua que necesitan y la devuelven al ciclo natural; la minería metalífera destruye definitivamente el agua que utiliza. Ningún cultivo deja como herencia gigantescos diques de cola repletos de aguas envenenadas, que son una herencia que arrasa poblaciones. Ninguno de los sucesivos gobiernos de Mendoza ha sido eficaz controlando los pasivos ambientales y en 2019 nos enteramos de una grave contaminación de los acuíferos que ocurrió hace quince años –2004-. Las risas de los responsables se escuchan más fuertes que el clamor de nuestros hijos, que se verán privados de la calidad de esa agua y deteriorada su calidad de vida.

“…Esto tiene su fundamento en el análisis del Diario de Sesiones N°8, Periodo ordinario, de la H. Cámara de Senadores: “ …los miembros del CRICYT expresaron que los órganos de control del Estado no están preparados para controlar la actividad minera; la Sociedad Rural del Valle de Uco expresó que la conclusión de un seminario realizado en el Concejo Deliberante de San Carlos fue de que no hay elementos para ejercer los controles; expresaron los autoconvocados de San Carlos que estaban preocupados por incumplimiento de leyes… y que no confiaban en los controles; habían legisladores hoy presentes que también expresaron la preocupación por el uso de distintas sustancias, que podían comprometer los recursos naturales, específicamente el hídrico, ….no es una cuestión de ahora… en el año 2004 el Concejo Deliberante de San Carlos emitió una ordenanza planteando la preocupación por este tipo de explotación sin control del Estado y sin el cumplimiento de las leyes” …” Voto del Dr. Mario Adaro

3. Se nos señala que surgirán millones de fuentes de trabajo directas o indirectas y como ejemplo reciente se puede oír las quejas de los sindicalistas petroleros mendocinos que indican que no existieron esos nuevos puestos. No se contratan mendocinos y las inversiones fabulosas que se prometen no se derraman en el bolsillo de los mendocinos. La pobreza aumentó a la par del fracking, o más todavía.   

4. Una derogación -o reforma descabellada- reduciendo los marcos de protección ambiental va a generar inseguridad jurídica. Muchas acciones de inconstitucionalidad se iniciarán fundadas en la existencia de un fallo de la Suprema Corte provincial avalando la constitucionalidad de la ley 7722, sostenido por normas de orden público como la Ley General del Ambiente 25675 y la Ley 5961  provincial del Medio Ambiente. Cualquier inversor serio sabrá que su riesgo jurídico será muy alto y solo vendrán aquellos que medran o que ganan más con los tantos juicios que Argentina pierde ante el CIADI por las garantías excesivas que se le conceden a la inversión extranjera y una vez más lo pagará la población.   

5. El tintineo de los treinta denarios de plata puede sentirse en otros bolsillos. No los del pueblo

“…El desarrollo sustentable de un país no debe ser equiparado al progreso económico o al crecimiento sostenido. Una economía puede crecer, pero, si lo hace reproduciendo o aumentando la desigualdad de la población en términos de acceso a los bienes sociales primarios, no puede hablarse de desarrollo…”  ROSATTI, Horacio: «Consecuencias Culturales de la Tutela del Medio Ambiente», Daño Ambiental, Rubinzal-Culzoni 2011, pág. 31.

El desarrollo económico a toda costa, como sea, infringiendo la Constitución, los Tratados de Jerarquía Constitucional, los Tratados Internacionales y las leyes de presupuestos mínimos en forma procaz, no puede ser sino el fin de un estado totalitario. El Estado de Derecho no tolera la burla a la ley; el Estado de Derecho Ambiental se yergue frente a una actividad peligrosa para el ambiente

6. Debe alertarnos que se pretende eliminar la prohibición de uso de otras sustancias tóxicas similares, entendiendo por tales las que son nocivas para la salud y agresivas para el medio ambiente a un nivel tal que supera su resiliencia.

“…Aquí cabe preguntarnos si existe alguna otra actividad semejante a la minera, especialmente la realizada a cielo abierto, que utilice en igual forma las sustancias tóxicas prohibidas por la norma en análisis. La respuesta negativa se impone con tan sólo tomar en cuenta esta información: Las operaciones mineras que utilizan la tecnología de extracción con cianuro, llevan implícitos altos impactos ambientales, que en muchos casos pueden ser catalogados de desastre ambiental. El considerable, y muchas veces hasta dramático, impacto ambiental y social de este tipo de minería está ampliamente documentado…” Voto del Dr. Julio Gomez

7. Nuestro compromiso con la salud, el ambiente y nuestra responsabilidad con las futuras generaciones nos lleva hoy a alzarnos firme y pacíficamente en defensa de la ley 7722.

Foto: Va Con Firma