Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

COMUNICADO: “De Pie Estamos” A 42 años del último golpe cívico-militar

Hoy se conmemoran 42 años del último golpe cívico-militar que sufrió nuestro país. El 24 de marzo de 1976, una junta militar conformada por las tres fuerzas (Aérea, Ejército y Marina) se hacía una vez más con el Gobierno y el Estado de todas las argentinas y argentinos. Sin dudas comenzó uno de los procesos más sombríos de nuestra historia. La política, la economía y la sociedad en su conjunto sufrió todo tipo de flagelos al extremo del genocidio con 30.000 compañeras y compañeros desaparecidos, familias destruidas, niñas y niños secuestrados y privados de su identidad – aún hoy 400 hermanas y hermanos no conocen su identidad, madres y abuelas que atravesando el dolor comenzaron una lucha eterna en busca de la verdad, pioneras hoy reconocidas internacionalmente por su defensa de los derechos humanos.

El “proceso” es casi indescriptible, los que lo vivieron – y por milagro sobrevivieron – son las y los voceros calificados para contar esta parte de nuestra historia. Con el regreso de la democracia en nuestro país, poco a poco, y siempre con el temor de que las fuerzas armadas se envalentonaran otra vez, se comenzó a reconstruir un tejido social destruido, manchado de sangre y horror.

Defensoras y defensores de los derechos humanos lograron sobreponerse para reestablecer la Memoria, borrada en centros clandestinos de detención; la Verdad, sobre el terrorismos de estado, el plan sistemático de represión ilegal y la desaparición forzada; y la Justicia, con el #NuncaMás y el Juicio a las Juntas, con la derogación de la Ley de Obediencia Debida y Punto Final, y finalmente con los Juicios de Lesa Humanidad que aun hoy continúan.

En honor a las y los desaparecidos, a las luchadoras y luchadores de los derechos humanos de nuestro país, compartimos las palabras de Silvia Ontivero, sobreviviente, militante, luchadora incansable y ejemplo de vida. Éstas fueron vertidas en nuestro último Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos de la Provincia de Mendoza (2017):

 

“…Le llamaron “Proceso de Reorganización Nacional” a lo que originó que en todo nuestro país funcionaran más de 500 centros clandestinos de detención, tortura y exterminio. No hubo dependencia de las Fuerzas Armadas que no se convirtiera en campo clandestino, cárcel de paso o lugar de tortura y violaciones. Toda dependencia quedó al servicio del genocidio, violando los más elementales derechos humanos.

En la militancia y los años duros del 70, comenzamos a tener claro que cada día que salíamos podía ser el último… pensábamos en la cárcel o en la muerte, nos cuidábamos mucho, siempre teníamos citas y controles.

Sin embargo, no recuerdo que entre las compañeras nos hayamos dicho: ¿Y si nos violan? ¿Si desaparecemos? Creo que estas dos figuras irrumpieron destruyendo todas nuestras prevenciones… además de los golpes, la picana y el aislamiento, venía para las mujeres “lo otro”… y después de ese “otro”, venía la desaparición.

Todas son acciones siniestras e inhumanas, pero la desaparición forzada, creo yo, es la peor porque toca todo, tu sufrimiento del momento -si te tienen con vida un tiempo- y el sufrimiento de quienes te quieren. Es la peor de las figuras. No sólo anulan una vida para siempre, sino que obligan a las familias a una incertidumbre que no estaba siquiera como posibilidad en nuestras sencillas, rutinarias y obligatorias medidas de seguridad… en nuestras conversaciones y en  nuestros miedos…”

 

Leé este artículo completo en nuestra página web “De pie estoy, de pies estamos” Silvia Ontivero

 

#Xumek2018 #MemoriaVerdadYJusticia #NuncaMás

Imagen: ¿Dónde están? Xilografía. Gastón Alfaro.

VOLVER A NOVEDADES