Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

Comunicado en repudio a la represión sufrida por el pueblo Mapuche en Chubut

REPUDIO AL ACCIONAR REPRESIVO DE GENDARMERÍA NACIONAL Y POLICÍA PROVINCIAL CONTRA LA COMUNIDAD MAPUCHE EN CHUBUT

El día lunes 10 de enero, por diferentes redes sociales, nos anoticiábamos sobre el terrible y nefasto accionar de Gendarmería Nacional y Policía de Chubut contra la Comunidad Mapuche Pu Lof en Resistencia, Departamento de Cushamen, provincia de Chubut.

En horas de la mañana del día lunes, alrededor de 200 efectivos de gendarmería y policía con drones y carros de asalto rodeaban la comunidad en un perímetro de cuatro kilómetros, a la altura de Leleque, realizando un operativo cerrojo, clausurando todos los accesos a las tierras en las que permanece establecida la Comunidad Mapuche: cortaron los accesos por las rutas de Esquel, Epuyen, Maitén y Cholila, estas dos últimas militarizadas para impedir el paso de familiares.

“Hace algunos instantes Gendarmería comenzó un nuevo operativo contra la LOF (comunidad mapuche) en Resistencia, que vienen resistiendo y recuperando su territorio. Mujeres y niños se encuentran encerradas en una de sus rucas (casa) y se encuentran rodeadas por la Gendarmería, que apaleó un compañero, cuyo paradero es desconocido. Las compañeras afirman que ‘mujeres y niños estamos en la ruca mayor, nos tiene rodeado la gendarmería e infantería, no vamos a dejar que nos saquen, antes nos prendemos fuego, de acá salimos vivos o muertos.”

Dichas fuerzas de seguridad aislaron el territorio en donde hermanos y hermanas mapuches resisten desde el año 2015 su reclamo sobre la propiedad de sus tierras ancestrales, las cuales se encuentran en manos de la familia Benetton y por las que, además, pasan las vías del ferrocarril local “La Trochita”.

Las mujeres intentaron refugiarse con sus hijos en sus rucas mientras los hombres quedaron afuera. Ahí comenzaron los golpes: rompieron casas, golpearon a hombres y mujeres, maltrataron a niños, niñas, abuelos y abuelas. Las mujeres fueron sacadas arrastradas de los pelos y esposadas frente a sus hijos e hijas. Un niño que se quiso interponer cuando atacaban a su madre recibió un golpe, y una niña que lo quiso defender la tuvieron arrodillada durante dos horas. “Entraron con palos, tiraron la puerta abajo, a los bebes le tiraron gases y golpearon con palos en la cabeza. A las mujeres no las dejaron vestirse y agarraron los instrumentos de ceremonia en un abuso repudiable. Es la violencia del Estado hacia un pueblo milenario”.

Según el comunicado del juez federal Guido Otranto, quien dictaminó la orden judicial por la cual ampararon su accionar los efectivos, el objetivo del allanamiento ordenado el 22 de diciembre pasado, era “remover y secuestrar los obstáculos materiales que se encuentren colocados sobre las vías de circulación del Viejo Expreso Patagónico La Trochita e identificar a las personas que se encuentran imputadas de la comisión del delito” de impedimento de la circulación. Luego de arrastrar a mujeres por los pelos y esposarlas, gendarmería detuvo a tres jóvenes miembros de la comunidad, que permanecieron incomunicados en la Unidad 14 del Servicio Penitenciario Federal de la ciudad cercana de Esquel.

Para el cierre de jornada, las vías de La Trochita fueron liberadas. Así todo, durante la mañana del día martes, la Policía de Chubut realizó un allanamiento en una zona vecina, en este caso por orden del juez provincial José Colabelli que buscaba “rescatar” animales supuestamente robados al empresario Benetton.

“Después del operativo que llevó a cabo Gendarmería Nacional para habilitar las vías de La Trochita, por orden del juez federal Guido Otranto, una veintena de efectivos pertenecientes a la policía montada de la provincia del Chubut ingresaron al lof por orden del juez provincial, José Oscar Colabelli. Del procedimiento de Gendarmería hay tres personas detenidas que estarían siendo trasladadas hasta la Unidad Penitenciaria Federal 14. Al menos una de ellas estaría herida pero no había ingresado en ningún hospital de la zona (Esquel y El Maitén)”, relataba Pablo Fernando Quintana en su cuenta de facebook.

Desde XUMEK queremos pronunciar nuestro profundo repudio al terrible accionar tanto de Gendarmería Nacional como de Policía de Chubut. No podemos permitir que hechos como estos sigan ocurriendo con semejante agresividad y lo más peligroso, con tanta libertad. Exigimos una justicia que responda realmente a los principios de igualdad, no discriminación, con órganos jurisdiccionales independientes e imparciales.

Repudiamos firmemente los dichos de las autoridades provinciales que tildaron a los hermanos y hermanas mapuches como “terroristas” y “delincuentes”, en un fuerte contexto de estigmatización y persecución contra el pueblo mapuche.

Asimismo nos hacemos eco del pedido de diferentes organismos de derechos humanos y reclamamos al Presidente de la Nación, a la Ministra de Seguridad de la Nación y al Gobernador de la Pcia. de Chubut, al cese inmediato de estas acciones. La única acción tolerable es aquella que se ajuste al Estado de derecho respetuoso de los derechos constitucionales del pueblo mapuche y todos los pueblos indígenas.

Área Pueblos Indígenas y Migrantes

Ñushpi Mayhuay

VOLVER A NOVEDADES