Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

Comunicado en repudio al desalojo violento de los feriantes de San José: Criminalizar la protesta, criminalizar el trabajo.

Mendoza, 14 de enero de 2017.

Comunicado en repudio al desalojo violento de los feriantes de San José:

Criminalizar la protesta, criminalizar el trabajo.

El día de hoy se produjo un violento suceso ante la acción de los trabajadores de la Feria Popular de San José, que tradicionalmente se ubican en la intersección de las calles Mitre y Godoy Cruz del departamento de Guaymallén, y quienes buscan continuar con su fuente de trabajo. Lo que pretendía ser una muestra de su labor, acompaña de diferentes actividades artísticas no comerciales, un reclamo justo y pacífico, concluyó de forma violenta y con la detención de 13 de sus trabajadores.

A lo largo del año pasado y mediante un proceso de lucha en defensa de sus puestos de trabajo comenzó un periodo de diálogo que incluyó al Municipio y al Concejo Deliberante a fin buscar resolver la situación de estos 550 trabajadores, como también elaborar un proyecto marco para todas las ferias populares del departamento.

Desde fin del año pasado, parecía haberse encontrado un camino para el diálogo en un trabajo mancomunado entre la comisión de feriantes y el gobierno municipal. Hasta que el diálogo fue suspendido unilateralmente por parte del Municipio los primeros días de este año, intimando – mediante orden de desalojo – a los trabajadores a abandonar el lugar donde desarrollan su labor antes del 9 de enero del corriente.

Dadas estas circunstancias, la comisión decidió en el día de la fecha realizar diversas actividades artísticas en la plaza frente al predio citado (ex Estación Belgrano), a fin de mostrar su trabajo y visibilizar su situación, reclamando por una pronta resolución del problema. Lo que fue contestado por parte de las autoridades mediante la presencia de las fuerzas de seguridad, reprimiendo a estos trabajadores (incluyendo niños, mujeres y ancianos), quienes se resisten a perder su derecho al trabajo.

Desde Xumek condenamos la acción violenta de las fuerzas de seguridad, vemos una tendencia a cercenar las instancias de diálogo cuando este no es afín de los intereses de las instituciones. Entendemos que criminalizar la protesta y tratar como criminales a quienes buscan defender sus puestos de trabajo y luchar por el sustento de sus familias, es el peor de los caminos.

Asimismo, nos preocupa de forma extrema la creciente violencia institucional en cada extremo del país, amparada bajo el falso paraguas de orden y seguridad, vulnerando los derechos humanos de todo el pueblo argentino.

VOLVER A NOVEDADES