COMUNICADO: SOBRE LAS AMENAZAS A LA DELEGACIÓN ARGENTINA EN SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO BOLIVIANO

Ante las agresiones recibidas por la Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano al llegar al aeropuerto de Viru Viru, Santa Cruz, Bolivia, la detención por parte de miembros policiales y las amenazas expresadas por el ministro de Gobierno de facto Arturo Murillo , desde Xumek hemos solicitado al relator de Defensores y Defensoras de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) y al relator de Defensores y Defensoras de los Derechos Humanos de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) que se expidan sobre esta situación y tomen medidas para garantizar la seguridad de la Delegación en el ejercicio de su labor.

La Delegación Argentina en Solidaridad con el Pueblo Boliviano es una comitiva que nuclea a distintos representantes de organizaciones sociales y de derechos humanos, con el fin de aportar solidaridad e información respecto de lo que sucede en el país vecino.

Participan de la delegación Juan Grabois, abogado y referente social, Marisa Llanos Cruz y Marianela Navarro (FOL), Gabriela Carpinetti, también abogada y referenta del Frente Patria Grande, Pablo Garciarena (Xumek), Cristina Livitsanos (AAJ), Leo Pérez Ezquivel (APDH), Ismael Jalil (CORREPI), Carlos Zaidman (Asociación Ex Detenidos y Desaparecidos), Manuel Bertoldi (Vamos Frente Patria Grande), Mario Andrés López (APDH Nacional) Luis Arias, ex juez de La Plata, Natalia Zaracho, trabajadora de la economía popular, y Victoria Freire, socióloga y directora del Observatorio de Género y Políticas Públicas, entre otros.

En el transcurso del día de ayer, «la Delegación Argentina en Solidaridad con Bolivia fue retenida en el Aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz. 14 de sus integrantes, entre los que se encuentran Juan Grabois, Pablo Pimentel, Marianela Navarro, Pablo Garciarena, Pablo Pimentel, Gabi Carpineti, Vicky Freire, Natalia Zaracho, Federico Fagioli, Cristina Vera Livitsanos, fueron separados de la delegación y sometidos a una indagatoria exhaustiva, en un contexto de mucho hostigamiento. Esperaron horas hasta poder continuar con su viaje hacia La Paz en compañía del consulado de Argentina», según comunicaron en sus redes sociales.

En el día de hoy, Arturo Murillo, ministro boliviano de facto, declaró a la prensa que «estos extranjeros que están llegando hechos unas mansas palomitas a tratar de incendiar el país, que anden con cuidado. Los estamos mirando, los estamos siguiendo, estamos viendo lo que están haciendo. En el primer paso en falso que den, tratando de hacer terrorismo o sedición, se van a ver con la Policía. La Policía está atenta y tiene orden de no permitir que se haga daño en nuestro país».

Dada la situación de riesgo que enfrentan nuestrxs colegas y compañerxs, esperamos una pronta respuesta de los organismos a los cuales hemos solicitado la garantía de seguridad para la Delegación.

En los siguientes enlaces puede accederse a nuestras peticiones: 123

Accedé al reporte del día uno en Bolivia de la Delegación.