LA 7722 NO SE TOCA

La defensa de los derechos humanos es el eje esencial de nuestra actuación, y la garantía a un ambiente sano y equilibrado para nosotrxs y las futuras generaciones es una parte crucial de nuestro accionar. Muchas voces se alzan hoy para superar la sordera oficial que pretende derribar la ley 7722,la cual constituyó un hito de la defensa del agua como el bien más preciado de los mendocinos.

La mercantilización despiadada de la naturaleza determina que los paraísos más prístinos sean zonas de sacrificio para saciar irrefrenables ambiciones ajenas, que evidentemente para el sistema tienen prioridad por sobre nuestros sueños, deseos de paz y libertad. Lo único que los detiene es nuestra ley 7722 que defiende el agua de Mendoza.

Mendoza (en su peor sequía) y los promotores de la megaminería quieren derogar la ley 7722 para quitarle el agua a lxs mendocinxs y dársela a la industria extractiva. Es importante decir que la minería es deficitaria para el Estado: lo que se pierde en exenciones impositivas y fuga de dividendos no se cubre con regalías. Poco conocido es que la Minería no paga ningún impuesto durante 5 años. Ni IVA, ni Ganancias, ni Tasas Municipales. Usualmente, se logra que la exención sea para siempre.

La minería nunca es «sustentable», pues se basa en la extracción de bienes naturales no renovables. Negocian a puertas cerradas eliminar la ley que protege el agua de Mendoza para que no sea contaminada por la Megaminería.

Nuestro compromiso con la salud, el ambiente y nuestra responsabilidad con las futuras generaciones nos lleva hoy a alzarnos firme y pacíficamente en defensa de la ley 7722.

Les invitamos a leer un análisis pormenorizado de la problemática aquí

Por Área de Ambiente