#LALUCHACONTINÚA: Un balance

A un mes de nuestro viaje a Suiza e Italia, consideramos pertinente realizar un balance de lo acontecido.

El pasado 22 de febrero concluimos nuestro viaje a Suiza e Italia, donde continuamos con la lucha por obtención de justicia para sobrevivientes del Instituto Antonio Próvolo de Mendoza y La Plata. Un grupo de sobrevivientes de Mendoza y La Plata, junto a los abogados de Xumek, Lucas Lecour y Sergio Salinas, presentaron el caso ante distintas relatorías de Naciones Unidas y se reunieron con diversos organismos.

Nuestro primer destino fue la ciudad de Ginebra, Suiza. Allí, el trabajo comenzó el 17 de febrero, cuando nos reunimos con las personas a cargo de algunas Relatorías de Naciones Unidas, tales como Relatoría Especial sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía (a cargo de Maud de Boer-Buquiccio ), Relatoría Especial Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (a cargo de Catalina Devandas Aguilar), y la Relatoría Especial contra la Tortura (a cargo de Nils Melzer), Relatoría Especial sobre la Promoción de la Verdad, la Justicia, la Reparación y las Garantías de No Repetición (a cargo de Fabián Salvioli).

Ante estas Relatorías, dependientes de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas, se presentó denuncia formal contra la Santa Sede por encubrimiento, traslado de sacerdotes acusados de abuso, falta de colaboración con las justicias de cada uno de los países , y la falta de reparación integral a las víctimas de abuso eclesiástico, demostrando la sistematicidad de estos delitos en todo el mundo y la falta de una respuesta adecuada del Vaticano. Lxs sobrevivientes dieron testimonios de sus casos ante las Relatorías y posteriormente fueron entrevistados por diferentes medios internacionales junto a miembros de Xumek y ECA (Ending Clergy Abuse) .

Posteriormente, el martes 18 de febrero nos reunimos en el Palace Wilson con el Comité contra la Tortura, Comité de Derechos del Niño y Comité de Derechos de Personas con Discapacidad, todos dependientes de la ONU. Presentamos informes de seguimiento contra la Santa Sede y los sobrevivientes volvieron a dar testimonio de los hechos sufridos en el Próvolo. Es importante mencionar que en el año 2014 los Comités contra la Tortura y el Comité de Derechos del Niño elaboraron dos informes periódicos donde se analizaron los casos de abuso sexual eclesiástico en todo el mundo y se recomendaron modificacion de practicas violatorias de derechos humanos por parte de la Santa Sede. Pese a las recomendaciones, esas prácticas no fueron modificadas ni en el Caso Próvolo de Mendoza ni de La Plata.

Luego, se brindaron entrevistas a diferentes medios internacionales. Ese mismo día, por la tarde, nos reunimos con la Organización Mundial contra la Tortura y con Child Rights Connect (ONG Internacional de defensa de los derechos de los niños y niñas), con el objetivo de trabajar en conjunto, y poner en agenda del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas los abusos sexuales eclesiásticos.

A continuación, viajamos hacia la ciudad de Roma, en Italia. El 19 de febrero dimos una conferencia de prensa en dicha ciudad, en el Palacio de la Prensa Extranjera. Medios internacionales pudieron conocer de los sobrevivientes sus reclamos al Papa y su pedido de «nunca más abusos».

Acordamos una reunión con miembros de la Congregación de la Doctrina para la Fe, en las instalaciones de la Santa Sede. Al arribar al lugar se nos informó que no seríamos recibidos y que toda información o documentación que deseáramos entregar debía ser enviada mediante correo postal. Por ello, enviamos las denuncias presentadas en Naciones Unidas y copia del oficio entregado por la Justicia argentina al Vicario Judicial Dante Simón, y los correos electrónicos intercambiados con el Comisario Apostólico Alberto Bochatey, en los cuales se les solicitaba colaboración con la investigación.

Ese mismo día en horas de la noche, recibimos un correo electrónico de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, mediante la cual se nos solicitaba una reunión privada en un lugar fuera del Vaticano, sólo con las víctimas, con una «persona allegada al Papa». Ante esto, respondimos a dicho correo argumentando que la reunión no era propia de la gravedad del caso, dado que las víctimas debían estar asesoradas legalmente, así como estar acompañadas de personas de confianza; a su vez, una reunión privada hubiera sido contraria a la publicidad de los actos de gobierno de cualquier autoridad de un Estado moderno. Tenemos la convicción de que sólo el Papa Francisco es la autoridad a cargo de evitar el delito de encubrimiento y reparar íntegramente a las víctimas por el daño ocasionado por sus sacerdotes. Estas eran las condiciones que solicitamos y debían darse para concretar una reunión. Ante nuestra respuesta, no hemos sido contactados nuevamente por miembros del Vaticano.

Finalmente, el sábado 22 participamos en una Vigilia organizada por las organizaciones ECA, Bishop Accountability y SNAP, con víctimas de abuso sexual eclesiástico de países tales como Estados Unidos, Canadá, Francia, Suiza, Jamaica, Alemania, Nueva Zelanda y España.

A nuestro regreso, la OMCT (Organización Mundial Contra la Tortura) participó el día 2 de marzo en la 43° Sesión del Consejo de Derechos Humanos, donde ante la Relatoría Especial sobre la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de Niños en la Pornografía pusieron de manifiesto su preocupación con respecto a que «a pesar de las recomendaciones de Naciones Unidas, la Santa Sede ha hecho poco para cambiar sus prácticas en los referente al abuso sexual de niñxs, incluyendo la falta de reparación para las víctimas, el encubrimiento de abusos, la transferencia de curas acusados a distintas parroquias, y la falta de colaboración a la hora de brindar información sobre estos casos (…) Por ejemplo, en el caso Próvolo de Argentina, y más allá de la condena de dos sacerdotes ante la justicia argentina, la Iglesia Católica no ha brindado información con respecto a potenciales investigaciones de los abusos, ni ha concedido compensación a las víctimas».

Este viaje ha sido esencial tanto en el ámbito legal como en el humano. Para el equipo jurídico, se trató de un viaje donde pudimos llevar la causa hacia nuevas instancias.Para lxs sobrevivientes se trata de una instancia en la que sus experiencias fueron escuchadas y validadas, y donde las puertas de organizaciones de enorme importancia estuvieron abiertas.

Debemos decir que esto no hubiera sido posible sin la OMCT (Organización Mundial Contra la Tortura), organismo del que formamos parte desde diciembre, por lo que estamos agradecidxs con ellos y ellas. Deseamos, también, agradecer profundamente a  ECA (Ending Clergy Abuse), cuyos miembros nos acompañaron en todo momento, compartiendo la lucha que llevamos adelante, y siendo quienes auspiciaron estas actividades. También queremos dar las gracias a Bishop Accountability, organización que documenta y visibiliza casos de abuso eclesiástico en el mundo, y a Child Rights Connect por habernos recibido. Finalmente, agradecemos desde Xumek al Colectivo por la Restitución de Derechos a Sobrevivientes del Próvolo Mendoza, y en especial a Erica Labeguerie, quien colaboró activamente en la comunicación con lxs sobrevivientes, y llevó la voz del Colectivo a las distintas instancias atravesadas.

Nuevamente, lamentamos que la Santa Sede no haya estado a la altura de las circunstancias.

Adjuntamos a continuación las denuncias realizadas.

Documento 1 | Documento 2 | Documento 3 | Documento 4 | Documento 5 | Documento 6 | Documento 7