Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

NOTA: “El miedo a los pobres” por Leandro Rodríguez | Publicada en MDZ Online.

Compartimos la nota realizada a Leandro Rodríguez, integrante de nuestra Asociación, por MDZ Online. Una reflexión que nos lleva a pensar sobre la realidad de los lazos de solidaridad en nuestra sociedad, las/os migrantes y la pobreza en contraste con  las pretensiones de re-inserción global.

“El miedo a los pobres”

Un país que busca “reinsertarse” en el mundo, pero que históricamente ha discriminado a los inmigrantes bolivianos, peruanos, paraguayos y chilenos. El trato recibido por una mujer haitiana es un caso que resulta disparador de debates.

“La solidaridad – al menos en escala nacional – no se define por la donación y la generosidad, sino por el compartir cotidiano y por un conjunto de obligaciones, deudas y acreencias en favor de aquellos a quienes no conocemos pero de las cuales nos sentimos responsables”. Francois Dubet ¿Por qué preferimos la desigualdad?

En la memoria de todos está la imagen que recorrió el mundo del cuerpo sin vida del pequeño Aylan en una playa turca. El niño sirio de tres años, su hermano de cinco y su madre murieron ahogados mientras intentaban escapar en bote de Turquía a Grecia luego de que les fuera rechazado el asilo en Canadá. Toda la familia huía de su país por la guerra civil allí desatada.

La globalización, la pobreza, las catástrofes climáticas y los conflictos bélicos han acentuado los fenómenos migratorios en el mundo durante los inicios del siglo XXI. Cada vez más estados son alcanzados por migrantes y refugiados de diferentes países que intentan encontrar un nuevo hogar en otras naciones.

En septiembre de este año varios manteros senegaleses y algunos dirigentes sociales terminaron detenidos luego de protestar contra un operativo policial que intentaba decomisar la mercadería que estos últimos vendían en el barrio de Constitución en CABA.

Hace unos días, en Mendoza fue noticia que una inmigrante haitiana había sido violentamente traslada por personal policial del hospital Lagomaggiore al psiquiátrico Carlos Pereyra de Ciudad para quedar allí internada contra su voluntad. Todo ello luego de la joven fuera separada de su hijo recién nacido y, como consecuencia de ello, mordiera a una de las médicas que la asistían. Esta situación reviste una especial gravedad porque, a diferencia de los otros casos, fueron violentados sistemáticamente los derechos de una mujer por su condición de tal.

Lo sucedido puede resultar el disparador necesario para discutir sobre cómo tiene que responder nuestro país frente quienes vienen a la Argentina en búsqueda de condiciones dignas de vida o simplemente escapando de los conflictos bélicos y políticos de sus lugares de origen. Especialmente, sobre cómo cumpliremos la manda constitucional contenida en nuestro preámbulo que refiere expresamente que son destinatarios de los fines de la Carta Magna “…todos  los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino…”.

En el año 2017 la Real Academia Española incorporó en la nómina de términos de su reconocido diccionario la palabra “aporofobia” para definir el miedo y rechazo a los pobres. Se le atribuye la creación de dicho término a la filósofa española Adela Cortina, quien entendía que la palabra xenofobia era insuficiente para explicar acabadamente el rechazo que sufrían los extranjeros en su país. La catedrática observaba una sustancial diferencia entre el trato que recibían, por un lado, los turistas o los deportistas extranjeros residentes en Europa y, por el otro, los migrantes y refugiados que llegaban a los países desarrollados del viejo continente.

En un país como el nuestro que ahora intenta “reinsertarse” en el mundo a la espera de que esto genere la confianza necesaria para que “los capitales extranjeros” decidan invertir en él, pero que históricamente ha discriminado a los inmigrantes bolivianos, peruanos, paraguayos y chilenos, a quienes muchos pretenden excluir de la salud y educación pública, cabe reflexionar si el motivo del desprecio no es a los extranjeros, sino, sencillamente, a su pobreza.

Quizás, luego de ese camino, podremos concluir que se encuentra allí la razón que nos aleja de los manteros, los cuidacoches, los villeros, los piqueteros, los trabajadores de la economía popular y todos aquellos que no generan en los argentinos la solidaridad suficiente para sentirnos por ellos responsables; optando, en algunos casos, por criminalizarlos.

Enlace directo: El miedo a los pobres.

 

#Xumek2018 #Pobreza #Migrantes

Foto: Archivo MDZ

 

 

VOLVER A NOVEDADES