Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

Pasos finales de un importante antecedente para pueblos indígenas

Desde hace muchos años, tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), vienen generando un gran y destacado trabajo en relación al reconocimiento y reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas de toda América.

En un antecedente que no tiene precedentes en Argentina, la CIDH (ver el comunicado de prensa 35/18) presentó ante la Corte Interamericana el caso Comunidades Indígenas Miembros de la Asociación Lhaka Honhat (Nuestra Tierra) contra Argentina.

Se trata de un conflicto por más de 600 mil hectáreas, ubicadas en el departamento de Rivadavia, al noroeste de la provincia de Salta, que comenzó en el año 1984. Desde entonces el reclamo ha sido acompañado y sostenido por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Asociación Lhaka Honhat, la cual está conformada por comunidades de los pueblos Wichí, Chorote, Chulupí, Toba y Tapiete.

El 4 de agosto de 1998, la Asociación Lhaka Honhat con el patrocinio del CELS y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), presentaron una petición ante la CIDH, exigiendo al Estado que se adoptaran las medidas necesarias para que las comunidades pudieran acceder a su derecho a la tierra. También se solicitaron medidas contra la tala de árboles, la actividad ganadera, la edificación de varias obras y la exploración de hidrocarburos, que habían sido realizadas en esos territorios sin consideración de los estándares interamericanos.

Luego de varias idas y vueltas con el gobierno salteño y que en 2005 decidiera dar por finalizada la idea de lograr un acuerdo entre el Estado provincial y las comunidades indígenas, éstas decidieron dar continuidad al trámite ante el Sistema Interamericano y presentaron la petición de admisibilidad del caso ante la CIDH.

En 2006 este organismo declaró la admisibilidad del pedido y en el 2012 aprobó el Informe de Fondo. En este último concluyó la violación del derecho a la propiedad por no haber provisto acceso efectivo al título de propiedad sobre el territorio ancestral, pese a que, para ese momento, habían transcurrido dos décadas desde que se presentó la solicitud inicial de titulación (en 1991). Determinó la violación de este derecho por cuanto el Estado se abstuvo de materializar los derechos, legalmente reconocidos, violando así el acceso de las comunidades indígenas a la implementación efectiva de la ley: específicamente, consideró que el Estado había frustrado la confianza legítima que las actuaciones de las autoridades provinciales habían generado en las comunidades indígenas de acceder a un título común de propiedad territorial. Asimismo, consideró violados los derechos a las garantías judiciales y protección judicial, debido a la falta de provisión de un procedimiento efectivo para acceder a la propiedad del territorio ancestral; así como a las variaciones sucesivas en el procedimiento administrativo aplicable a la reclamación territorial indígena, en no menos de seis ocasiones.

El caso también comprende el desconocimiento de los derechos a la propiedad, al acceso a la información y al derecho a participar en los asuntos susceptibles de afectarles, en perjuicio de las comunidades indígenas al haber llevado a cabo obras públicas y otorgado concesiones para la exploración de hidrocarburos en el territorio ancestral, sin satisfacer los requisitos de adelantar procesos de expropiación; no amenazar la subsistencia de las comunidades indígenas; realizar consultas previas, libres e informadas, así como estudios de impacto social y ambiental; y garantizar la participación de las comunidades indígenas en los beneficios derivados de las concesiones otorgadas. Finalmente, la Comisión determinó otra violación del derecho a la propiedad en perjuicio de las comunidades indígenas, al haber omitido emprender acciones efectivas de control de la deforestación del territorio indígena mediante la tala y extracción ilegales de madera.

Pese a que el Estado se comprometió a cumplir con las recomendaciones en varias oportunidades y a realizar la entrega de un título conforme y en respeto de las costumbres tradicionales de las comunidades, esta situación nunca pudo prosperar. La demarcación y delimitación de las tierras aún siguen en espera, no se ha tomado ninguna medida efectiva para combatir la tala ilegal de árboles ni se ha avanzado en el levantamiento de cercas y alambrados en el territorio indígena, entre otras acciones aún pendientes. Por este motivo, la CIDH decidió finalmente someter el caso a la jurisdicción de la Corte Interamericana el 1 de febrero de 2018, al considerar que Argentina no cumplió con las recomendaciones contenidas en el Informe de Fondo.

Es una lástima que habiendo apostado las comunidades indígenas a lograr un acuerdo con el Estado, tratando de conseguirlo a través de un trabajo mancomunado entre las partes, éste lleve 20 años sin cumplir sus compromisos y haya generado, única y exclusivamente, una terrible dilación del caso, sin obtener ningún tipo de resultado favorable.

Por ello, desde el Área Pueblos Indígenas y Migrantes de Xumek, creemos que esta decisión de la CIDH y lo que será el pronunciamiento de la Corte IDH, representará un importante antecedente jurisprudencial no sólo para las comunidades indígenas demandantes, sino para todos los pueblos indígenas de Argentina. Debemos recordar que los pronunciamientos de la Corte Interamericana son de acatamiento obligatorio para el país y configuran un instrumento jurídico de interpretación y aplicación de la ley interna.

 

Para mayor información del caso, en cuanto al camino que transitaron las comunidades indígenas en su lucha para obtener el legítimo reconocimiento del derecho a sus tierras ancestrales, compartimos el informe realizado en el año 2006 del Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA)

Informe IWGIA: El Caso Lhaka Honhat

 

Área Pueblos Indígenas y Migrantes

Responsable, Ñushpi Mayhuay

Imagen: Portada del Informe IWGIA “El caso Lhaka Honhat”

#Xumek2018


 

VOLVER A NOVEDADES