Xumek - Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos

Repudio al accionar de las fuerzas de seguridad contra la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu

Desde Xumek repudiamos rotundamente las declaraciones de altos funcionarios del gobierno nacional y el accionar de las fuerzas  de seguridad contra la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, que ocasionó la muerte de Rafael Nahuel y varios hombres, mujeres, niñas y niños heridos.

Existen varios puntos importantes a señalar:

En esta ocasión, hubo orden de desalojo dictada por el Juez Federal Gustavo Villanueva. Sin embargo, esto no justifica el accionar represivo que llevaron adelante los efectivos de la Policía Federal y de Prefectura, mediante el cual se incumplieron todos los protocolos de actuación para estos casos, ya que utilizaron armas letales y realizaron medidas violentas y aberrante, como precintar a niñas y niños.

Las primeras manifestaciones de funcionarios públicos, entre quienes se encuentra la Sra. Ministra de Seguridad de la Nación y la Sra. Vicepresidenta de la Nación, destacaron que los atacantes eran “ellos”, los mapuches, pese a que no existió ningún secuestro de objetos que justifique la represión con balas de plomo y como sucede siempre en estos casos de supuestos enfrentamientos, “ellos” son los únicos heridos y el muerto.

Sostener la actuación de las fuerzas de seguridad, pese a la muerte de Rafeal Nahuel, constituye un acto de irresponsabilidad absoluta por parte de las funcionarias mencionadas, ya que afecta gravemente cualquier investigación judicial que se pretenda eficaz, independiente e imparcial sobre lo sucedido y estigmatiza aún más a las comunidades mapuches, impidiendo cualquier solución pacífica del conflicto.

En esta situación hay dos cosas para aclarar. Primero, se sostiene que “ellos” son de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) siendo que ninguno se ha reconocido parte de este grupo. Segundo, el informe de autopsia determinó que la muerte de Rafael se produjo por una bala 9 mm. como las que usa el grupo Albatros, a partir de un disparo de arma de fuego que ingresó por el glúteo izquierdo y se alojó en el tórax, comprometiendo órganos vitales del joven, es decir, se le disparó de espalda cuando éste estaba huyendo.

Pese a ello, se sigue sosteniendo la existencia de la RAM, sus lazos con grupos terroristas y que los mismos están fuertemente armados. Sin embargo, hasta el momento, no existe una sola evidencia sobre esto y se convierte en un impreciso pero indiscutible fundamento del Estado instalado para justificar el actuar represivo y desproporcionado de las fuerzas de seguridad.

Casualmente, o capaz no tanto, en este operativo, como también en el ejecutado en la Pu Lof Cushamen, cerraron por completo la zona/lugar de conflicto, cortando todos los pasos y vías de acceso.

Hoy, las máximas autoridades políticas enaltecen el discurso de que los mapuches (según algunos, chilenos) quieren robarse nuestras tierras y que nuestra fuerzas de seguridad defienden a los “legítimos” propietarios. Pero nada dicen de la inmensa cantidad de tierras, cauces de agua y recursos naturales públicos que estos “legítimos propietarios” nos privan , y mucho menos reaccionan ante la deuda histórica que Argentina, y toda América, tiene con los pueblos indígenas.

Por ello, nos pronunciamos totalmente en contra de las políticas represivas y regresivas aplicadas y ejercidas por el Estado argentino, así como al atropello continuo, y cada vez más agresivo, a los derechos de nuestros hermanos y hermanas mapuches.

VOLVER A NOVEDADES