Tras confesión y condena de uno de los abusadores, familiares del Próvolo afirman “los niños no mienten”