1° DE JUNIO: DÍA INTERNACIONAL DE LA(S) INFANCIA(S)

La conmemoración del 1 de junio como “Día Internacional de la Infancia” fue instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1956. Para celebrar este día, la ONU invitó a todos los países a promover actividades que involucren de manera directa a les niñes como sujetes de derechos.

En la Conferencia Internacional en Defensa de la Niñez la ONU acordó que cada país tendría que instituir en su calendario el Día Internacional de la Infancia o del Niño(e) y en la fecha que dispusiera cada Estado.

El objetivo del Día internacional de las Infancias es recordar a la ciudadanía que les niñes son el colectivo más vulnerable y por lo tanto, les que más sufren las crisis y los problemas del mundo. Este día recuerda que todes les niñes tienen derecho a la salud, a la educación, a una alimentación digna, a un hábitat digno, a la no discriminación, a la información, a jugar, a que su interés y opinión sea tenido en cuenta en las situaciones que le involucran y a la participación en las sociedades.

Sin embargo, en Argentina los datos analizados por UNICEF en el año 2.019 muestran que un 42% de los niños, niñas y adolescentes viven bajo la línea de pobreza (5,5 millones) y un 8,6% vive en hogares que no alcanzan a cubrir la canasta básica de alimentos. El 48% sufre al menos una privación en sus derechos básicos y fundamentales.

En Mendoza, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Gobierno en el año 2.018, el 10,9% de los hogares con niñes poseía algún tipo de necesidad básica insatisfecha (NBI). El 50,5% no estaba adherido a obras sociales o prepagas. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en el año 2.019 el índice de pobreza en la provincia es del 37,6 %. Esta situación ha ido creciendo en el último tiempo, agregando la dificultad del contexto que atraviesa el mundo a raíz de la pandemia COVID-19 y las consecuencias que tiene a nivel local en lo social y económico.

Desde el Área de Niñez y Adolescencia de Xumek creemos fundamental (re)pensar y cuestionar la vulneración de derechos en niñes de nuestro país y en América Latina enmarcados en la Convención sobre los Derechos del Niño. Además, la deuda que tienen los Estados latinoamericanos en su papel para erradicar la situación de vulnerabilidad, entendiendo que son los principales garantes y responsables de que sean garantizados los derechos humanos.

En el contexto actual de COVID-19, las niñeces son la víctima oculta de la pandemia. Las medidas para evitar la propagación del virus impactan en la situación económica de los hogares y en particular en aquellas familias con niños, niñas y adolescentes en situación de pobreza, las cuales no cuentan ni con el derecho mínimo de acceso a agua potable para la prevención. No todes les niñes tienen los recursos indispensables para protegerse en sus casas. ¡POR MÁS INFANCIAS DIGNAS!