14 de marzo. Día Internacional de Acción por los Ríos

Cada 14 de marzo, desde 1997, se conmemora el Día Internacional de Acción por los Ríos. Se trata de un día establecido para a visibilizar la solidaridad entre las comunidades alrededor del mundo unidas en una sola voz para decir que “los ríos importan”. Este día invita nos convoca para que  alcemos la voz y reclamemos un mundo más sostenible y respetuoso de la Naturaleza en el que los ríos no desaparezcan porque cumplen el rol fundamental de ser uno de los principales recursos del planeta para el sostenimiento de la vida. 

Este día busca una solución a la problemática causada por la construcción de represas y, gracias a estas acciones, ha sido posible que se frenara la construcción de algunas represas hidroeléctricas que tanto daño ocasionan al ambiente, los ecosistemas y las comunidades. Alcemos la voz en defensa de los ríos y el agua, porque:

  • El derecho al agua es un derecho humano base para el disfrute de otros derechos indispensables para la vida.
  • Los ríos tienen un valor intrínseco como parte de la naturaleza, y no son un recurso mercantilizable.
  • Las necesidades ambientales tienen que estar por encima de cualquier proyecto económico (desarrollo industrial, minero, urbano o turístico).
  • El restablecimiento de la justicia y la equidad en un futuro post covid comienza con la protección del agua, los ríos, la naturaleza y los derechos humanos.

Desde el Área de Ambiente queremos recordar muy especialmente a Berta Cáceres, mujer indígena y defensora de derechos humanos en Honduras, asesinada el 3 de marzo de 2016 por oponerse a megaproyectos que violaban los derechos ambientales y a la tierra de las comunidades locales. El Tribunal Penal Nacional de Honduras condenó a siete hombres y determinó que estos habían sido contratados por ejecutivos de la empresa que construye una hidroeléctrica en el territorio indígena Lenca, para llevar a cabo el asesinato de la defensora. 

Aún queda mucho camino por recorrer para que se produzcan cambios significativos en la gestión de nuestros ríos, y queremos reconocer el activismo por el agua que hacen los movimientos ambientalistas de Mendoza así como reflexionar en torno al cuidado y la protección que los ríos de nuestra provincia y las amenazas de contaminación y destrucción de ecosistemas que el modelo de desarrollo extractivista podría imponer en nuestros territorios.

Reclamamos al Estado cumplir con todos sus  compromisos internacionales asumidos en materia ambiental y la protección de personas defensoras de derechos humanos, así como avanzar en la Agenda 2030 en cuanto a la protección y restablecimiento de los ecosistemas relacionados con el agua, humedales, ríos y demás acuíferos (ODS 6 y ODS 15).