19 de junio: Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos Armados

Desde las áreas de Género y Diversidad Sexual y Movilidad Humana de Xumek visibilizamos por segundo año consecutivo el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos Armados.

El 19 de junio de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas -ONU- proclamó el decreto 69/293 con el fin de concientizar sobre la necesidad de poner fin a la violencia sexual relacionada con los conflictos, honrar a las víctimas y a lxs supervivientes de la violencia sexual de todo el mundo, como también rendir homenaje a las personas que luchan día a día para poner fin a este tipo de delitos.

Anteriormente, en el 2008 se adoptó la resolución 1820 del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se condenó la violencia sexual como una táctica de guerra y un impedimento para la consolidación de la paz.

El cuerpo de las mujeres como territorio de conquista


Durante la historia en los conflictos armados quienes mayoritariamente fueron preparados para combatir y conquistar fueron los varones, en tanto las mujeres, las mayoría de ellas, fueron quienes ocuparon el rol de cuidado y preservación de lxs hijxs y adultxs mayores de su comunidad.

Cuando se lleva adelante un conflicto armado en un territorio, las fuerzas armadas, además de combatir de igual a igual con otro varón armado, se desplazan a los pueblos a saquear y a destruir todo a su paso que sea propiedad del lugar conquistado, sin embargo, el ataque no termina allí, también detentan contra los cuerpos de las mujeres y de las disidencias.


Según el Observatorio de la Violencia de Género de Fundación Mujeres en los conflictos armados los cuerpos de las mujeres son usados como arma de guerra. Son agredidas por los integrantes de las fuerzas armadas enemigas bajo la pretensión de atacar a la integridad del pueblo concreto al que pertenecen las mismas. Es una estrategia que busca debilitar al enemigo, minando la integridad moral de la comunidad y sirviendo de medio de disuasión o castigo contra las personas de la sociedad que padecen el ataque.

La violencia sexual ha sido utilizada como instrumento para desplazar a poblaciones y como medio para ejercer represión, terror y control. Aunque los varones y los niños son también objeto de violaciones, las mujeres, las niñas y las disidencias resultan afectadas de manera significativa. La organización sostiene que “documentar dichos delitos es de suma importancia para lograr la rendición de cuentas por los actos de violencia sexual, algo indispensable para poner fin a los ciclos de conflicto y garantizar que no vuelvan a repetirse”.

Atentar sobre el cuerpo de las mujeres y disidencias a lo largo de la historia se ha manifestado de diversas formas como la violación, asalto sexual, acoso sexual, trata con fines de explotación sexual y reproductiva, prostitución forzada, esclavitud sexual, campos de concentraciones para mujeres, exterminio femenino, embarazo forzado, aborto forzado, mutilación genital femenina y esterilización forzada. Para acabar con todos estos tipos de violencia sexual y en especial con la que ocurre en los conflictos armados, Fundación Mujeres sostiene que el primer paso es visibilizarla.

La violencia sexual el motivo del desplazamiento forzado de niñas, mujeres y disidencias

Los conflictos bélicos y la persecución son causas suficientes para traspasar una frontera, interna e internacional. Cuando las personas ven amenazadas su integridad física y de pertenencia se ven obligadas a huir, esto se incrementa cuando la amenaza es sobre los cuerpos de niñas, mujeres y disidencias por causa de la violencia sexual, y cuando no encuentran política de Estado que les protejan.

Los desplazamientos forzosos conllevan a rupturas familiares y también a enfrentar nuevas desigualdades. Aquellas personas que se hallan en contexto de movilidad humana -migrantes, refugiades y solicitantes de asilo-, en muchas ocasiones, están expuestas a transitar diversos riesgos y vulneraciones ya sea en el ámbito de la salud, laboral, educativo, económico y cultural. Así, se enfrentan a diversos riesgos en el lugar de arribo como la violencia sexual, la trata de personas y otras violaciones de derechos humanos.

Llegar a un país diferente, comprender otra idiosincrasia y acoplarse a una nueva sociedad, sin contar con redes familiares o solvencia económica estable, puede implicar considerables desafíos y consecuencias aún mayores siendo mujer, migrante/refugiade y pobre.

Los datos proporcionados por ACNUR, la Agencia de la ONU, señala que fueron alrededor de 70 millones de niños, niñas, mujeres y hombres les que se desplazaron forzosamente hasta finales del 2018; la mayor cifra registrada por la organización en sus casi 70 años de historia. Esto representa el doble de las personas desplazadas hace 20 años.

Medidas emprendidas al respecto

A nivel mundial no se cuenta con estadísticas ni registros públicos del número de casos atendidos y/o denunciados. En este sentido la violencia sexual que ocurre en los conflictos armados en muchos casos no se persigue como delito específico de guerra y no se dimensiona las consecuencias reales que tienen para las mujeres, niñas, disidencias y sus comunidades.

Sin embargo desde Fundación Mujeres se trabaja en la visibilización de esta grave situación a través de la campaña “#19J”, que tuvo lugar en el 2019, que ocurre en los conflictos armados siguiendo como referencia aquellos que son reconocidos por la ONU en lugares como: El Salvador, Cachemira, Ucrania, Sudán del Sur y República Democrática del Congo.

Según datos oficiales de ONU Mujeres el año pasado, la Comisión para el Reconocimiento y la Verificación de la Condición de Víctima de la Violencia Sexual en Kosovo  inició el proceso de reparación a las y los sobrevivientes de la violencia sexual. En febrero de 2018, se otorgó por primera vez una pensión mensual vitalicia a más de 300 sobrevivientes en reconocimiento del daño sufrido durante el conflicto que tuvo lugar a finales de los 90.

En Guatemala, el tribunal nacional condenó a cuatro ex altos mandos del ejército por su participación en crímenes de lesa humanidad, incluidos de violencia sexual, durante el conflicto armado que asoló al país durante la década de los 80.

En enero de 2019, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Gambia realizó audiencias para investigar presuntas violaciones de los derechos humanos perpetradas durante los 22 años de mandato del expresidente de Gambia, Yahya Jammeh. La Comisión dispuso grupos de escucha formados por mujeres a fin de garantizar a las víctimas, en su mayoría mujeres, un entorno seguro donde relatar sus experiencias, incluidas las relacionadas con la violencia sexual y de género.

En abril de 2019, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 2467, que reconoce la necesidad de adoptar un enfoque centrado en lxs sobrevivientes para prevenir y parar la violencia sexual en situaciones de conflicto. La resolución también alienta a que en las investigaciones de la ONU se utilicen las listas realizadas por investigadorxs con conocimientos especializados en cuestiones de género para investigar la violencia sexual en situaciones de conflicto y posconflicto.

Desde las áreas de Género y Diversidad Sexual y Movilidad Humana de Xumek  nos oponemos a todo tipo de violación y violencia sexual ya que atentan contra los derechos humanos. Observamos que es sustancial proyectar a futuro un cambio en las políticas de movilidad humana para debatir y analizar el fenómeno del desplazamiento desde lo diverso y complejo. Como así también consideramos de extrema urgencia e importancia la efectiva realización de Políticas Internacionales para erradicar la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos bélicos entre diferentes países. Creemos que los agentes gubernamentales, medios de comunicación, espacios académicos, la sociedad Civil, y organizaciones no gubernamentales debemos trabajar en conjunto con niñas, mujeres y disidencias, para que tomen un rol protagónico y significativo en la planificación y ejecución de acciones concretas e integrales.

Imagen: UN News