Día Internacional de la Visibilidad Trans

Visibilidad trans

El 31 de marzo de cada año es el Día Internacional de la Visibilidad Trans. Creado por la activista transgénero Rachel Crandell, directora de la organización Transgénero de Michigan, Estados Unidos, en 2009, el objetivo es celebrar la identidad de las personas trans y concientizar acerca de la discriminación que enfrentan en todo el mundo.

Mientras que este día se celebró inicialmente solo en Michigan,se expandió rápidamente convirtiéndose así en el Día Internacional de la Visibilidad Trans.

La visibilidad es de suma importancia para este colectivo: las referencias en libros para adultxs y para niñxs, ficciones de televisión, mensajes en medios de comunicación, obras de teatro, permiten reconocer y saber, desde muy temprana edad, que la existencia trans es tan válida como la de cualquier otra persona.

En los últimos años, se han visto diversos avances de personas trans empezado a ocupar cargos públicos, espacios en medios de comunicación, en noticieros; personajes trans con roles importantes en la televisión, principalmente en las ficciones. Esto es muy importante para su visibilización, para dar cuenta de su existencia, para que dejen de estar relegades y ocultes socialmente.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek entrevistamos a Kari Demi Ann Villalba Nazral. Kari milita en Agruparte, el centro de Estudiantes de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, forma parte del Movimiento Transfeminista de Mendoza, es música, docente y femitaxi.

Kari Demi nos contó en un minuto qué significa la visibilidad para el colectivo trans, qué significó la ley de cupo laboral trans y cuáles son las discriminaciones en las que todavía se ve expuesto el colectivo.

Pasá por nuestras redes para verla.

Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar

Trabajadoras del hogar

El trabajo doméstico es una fuente importante de empleo remunerado para las mujeres, y las trabajadoras del hogar representan una de las principales fuerzas de trabajo femenina asalariada en todo el mundo. Las trabajadoras del hogar hacen contribuciones importantes al funcionamiento de los hogares y de los mercados laborales.

Sin embargo, se encuentran excluidas de la protección social y laboral al encuadrarse la actividad en un mercado de trabajo informal, favoreciendo a su infravaloración. La equiparación profesional con el resto de personas trabajadoras por cuenta ajena y respeto hacia un sector en el que, frecuentemente, se vulneran derechos y se trabaja en condiciones  de precariedad. Es por esto, que dichas reivindicaciones son necesarias para avanzar en el logro de la igualdad en el empleo de las mujeres.

Un poco de historia

En 1988, tuvo lugar el primer Congreso de Trabajadoras del Hogar, en Bogotá, Colombia, donde se conformó la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLATRAHO), y se instituyó así el 30 de marzo como Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, como fecha conmemorativa y de reivindicación de los derechos de este sector compuesto en su mayoría por mujeres; precisamente con la intención de colocar en la agenda pública su situación de discriminación sistemática, precariedad y llamar la atención ante la indiferencia social.

En dicho Congreso, se disctuieron temáticas reliacionadas principalmente a la discriminación que sufren las personas que se dedican a este trabajo, la falta de leyes que les amparan, el establecimiento de un pago digno por su labor y el derecho a una protección social por parte de los estados.

Tales argumentos, llevaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a interesarse en el tema y proclamar en 2011, por medio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un tratado histórico donde se creaba un Convenio para asegurar el Trabajo Decente para los Trabajadores/as Domésticos, generando así el primer documento regulatorio de este tipo de actividad económica.

¿Qué es el trabajo doméstico?

Se define como el trabajo que se hace en el hogar de forma remunerada en el marco de una relación laboral incluyendo tareas domésticas y de cuidados, de ahí que haya que distinguirlo del trabajo doméstico no remunerado realizado por integrantes de la unidad familiar.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek visualizamos y problematizamos que las tareas de cuidado caigan históricamente sobre las mujeres, ya que son excluidas de la protección social y laboral al encuadrarse la actividad en un mercado de trabajo informal.



Fuentes:
CONVENIO SOBRE EL TRABAJO DECENTE PARA LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DOMÉSTICOS.  
Misiones online
Humans Right Watch

Le decimos stop al cáncer de cuello uterino

El 26 marzo de cada año se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino a modo de establecer acciones de concientización e información sobre la importancia de efectuarse controles ginecológicos para evitar enfermedades, entre ellas, el cáncer.

El cáncer cérvico-uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres entre los 35 y 64 años a nivel mundial. En la Argentina, se diagnostican alrededor de 4.000 nuevos casos por año y mueren 1.800 mujeres por esta enfermedad.

Diversos trabajos manifiestan la relación existente entre la infección por algunos tipos determinados de HPV (Virus del Papiloma Humano). Existen más de 80 tipos diferentes de HPV los cuales han sido clasificados en genotipos de alto riesgo y de bajo riesgo. Especialistas sostienen la importancia del control anual para monitorear la salud de la mujer o cuerpo con útero. Su detección temprana ha demostrado ampliamente su utilidad en la reducción de la incidencia y la mortalidad del carcinoma invasor de cuello uterino.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, entrevistamos a la obstetra Claudia Benitez, especialista en Lactancia y Puericultura, en Sexualidad Humana Integral, y en Psicología Perinatal.

Claudia nos cuenta, ¿Qué es el Cáncer de cuello uterino? ¿Cuáles pueden ser sus causas? y los modos de prevenirlo. Te invitamos a que pases por nuestras redes, para que puedas verlo completo.

Fuente: farestaie.com

El derecho a la identidad de NNyA

Cada 24 de Marzo conmemoramos el Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, por las víctimas del último Golpe de Estado Cívico Militar en Argentina, ocurrido entre 1976 y 1983, que además del plan sistemático de desaparición de personas, generó un plan sistemático de sustracción de la identidad de cientos de niños y niñas.

Durante esos años, las fuerzas armadas y de seguridad junto con otros actores, ejercieron e infundieron sistemáticamente el terror, caracterizado por la desaparición de  personas  y  la  existencia  de centros clandestinos de detención y tortura. Se estima que fueron 30.000 las personas detenidas y desaparecidas en nuestro país, el 80% tenía entre 18 y 35 años, el 30% eran mujeres de cuales 10% estaban embarazadas. 

A su vez, desplegaron uno de los mecanismos más siniestros y aberrantes de nuestra historia: la  apropiación de personas menores de edad. El secuestro y la desaparición de bebés, niños y niñas, al día de hoy no ha podido ser restablecido y reparado por completo.

El procedimiento de apropiación se llevó a cabo de diversas maneras. Hubo quienes fueron secuestradxs junto a sus progenitores y otrxs que nacieron durante el cautiverio de sus madres, secuestradas durante sus embarazos. Muchas mujeres dieron a luz en maternidades clandestinas y fueron separadas de sus hijxs cuando apenas habían nacido.

Los responsables del terrorismo de Estado consideraban que para completar la  desaparición de la ideología que pretendían exterminar era necesario “evitar que ésta se transmitiera  a  través  del  vínculo  familiar”.  Por  eso,  se apropiaron  de  los  hijos  y  las  hijas  de muchos  de  los desaparecidxs. 

Como dicen las Abuelas de Plaza de Mayo, el objetivo era que lxs niñxs «no sintieran ni pensarán como sus padres, sino como sus enemigos». Por lo que además del plan sistemático de desaparición de personas, existió un plan sistemático de sustracción de la identidad de muchxs niñxs.

La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo estima que entre 400 y 500 niños y niñas fueron desaparecidxs en esas circunstancias y cuya identidad ha sido sustraída. Abuelas es la principal organización de derechos humanos en impulsar la búsqueda, recuperación y atención especial de lxs mismxs. Ellas luchan de manera incansable y denodada para poder encontrar a los niños y niñas, hoy en día jóvenes adultxs, con el fin de devolverles y restituirles su identidad.  

Desde una perspectiva de infancias y adolescencias celebramos el cambio de paradigma que rige en nuestro país desde la reforma de 1994 que otorga jerarquía constitucional a los tratados internacionales de DDHH, entre ellos la Convención de los Derechos del Niño; y la sanción de la Ley 26.061, de Protección Integral de Niñas, Niños y adolescentes; donde se reconoce el Derecho a la Identidad y específicamente el Derecho a la Documentación. 

Nos parece importante mencionar que en el mes de marzo, la Cámara Federal de Casación Penal ordenó al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de Mendoza elevar a 15 años de prisión la condena al ex militar Segundo Héctor Carabajal y a cinco años de prisión para Antonia Reitano Sataiti por la apropiación de Claudia Verónica Domínguez Castro durante la última dictadura cívico militar, luego de que en octubre del año pasado la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal haya ordenado que se aplique al caso la escala penal prevista en la ley vigente al momento en que la víctima recuperó su identidad, en 2015. Esa norma contiene penas más altas que las que regían durante la dictadura para quienes cometan el delito de sustracción, retención y ocultamiento de una persona menor de diez años, considerado de ejecución permanente.

El hecho tan aberrante de la apropiación de niños y niñas significó una vulneración al derecho a la identidad, principalmente generó las condiciones propias para delitos como la sustracción y supresión de identidad, vulnerando derechos humanos fundamentales de las infancias. 

Desde el Área de Niñez y Adolescencia de Xumek creemos que es menester fomentar la memoria colectiva e impulsar acciones para contribuir a la restitución y al goce del derecho a la identidad de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Día de la Promoción de los Derechos de las Personas Trans

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó con fuerza de Ley que cada 18 de marzo de cada año se estableciera el Día de la Promoción de los Derechos de las Personas Trans, normativa que se explayó por todo el territorio argentino como una forma de visibilización y lucha. Dicha Ley es en conmemoración del fallecimiento de Claudia Pía Baudracco, destacada activista de los derechos humanos en general y de los derechos de la comunidad trans en particular.

¿Quién fue Claudia Pía Baudracco?

Claudia Pía Baudracco fundadora en 1993 de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), y fue una de las principales voces en el debate por la Ley de Identidad de Género en la Argentina, también en el 2005 fundó junto a otras activistas la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT). 

Como activa militante, Pía, lideró la derogación de los Códigos de Faltas y Contravenciones que condenaban la homosexualidad y el travestismo en quince provincias del país, gracias a su lucha fueron posteriormente eliminados esos artículos. También contribuyó en la campaña para la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario, realizó una gran tarea con personas trans privadas de la libertad y acompañó la creación de ATTTA varones.

Claudia Pía sostenía: “El día que me muera, quiero que mi tumba diga Claudia Pía Baudracco y no el nombre de alguien que no soy”. Sin embargo, murió sin poder acceder a los derechos que garantiza la Ley de Identidad de Género, ya que fue sancionada poco después de su muerte en 2012.

Gracias a personas como Pía que con su lucha derrumbaron algunas de las paredes del conservadurismo y lograron obtener los derechos de la Ley de Matrimonio Igualitario, que permite el matri­mo­nio entre per­so­nas del mis­mo sexo a nivel nacio­nal; y la Ley de Identidad de Género, que garantiza el derecho a las personas a desarrollarse integralmente de acuerdo a la identidad autopercibida. Sin embargo, todavía quedan derechos que le son vulnerados a la comunidad LGBTTQI+ como lo son la igualdad y la no discriminación, la dignidad personal, la seguridad social, la seguridad física, la privacidad, la salud integral, una adecuada calidad de vida, y la garantía de acceso a la educación.

Por otro lado, en 2015 se aprobó por unanimidad en la legislatura bonaerense la ley 14.783 “Amancay Diana Sacayán” de cupo laboral trans, y en septiembre del 2020, el Presidente Alberto Fernández, impulsado por las luchas y movimientos sociales, estableció el decreto sobre Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público. El mismo garantiza un mínimo del 1% de la totalidad de cargos y contratos para personas travestis, transexuales y transgénero. Con ello se busca reparar una desigualdad estructural que existe en la sociedad respecto a la población travesti trans.

Según investigaciones realizadas, el promedio de vida de las personas trans es de 35 años y se estima que entre los 12 y 13 años son expulsadas de sus hogares. Un gran número de chicas trans tienen como única salida laboral la prostitución, lo que aumenta la discriminación y marginación.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual, recordamos y conmemoramos a Claudia Pía Baudracco gran activista por los derechos de las personas trans, como también gran impulsora de la derogación de los códigos de Faltas y Contravencionales en las provincias argentinas y de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario y de la Ley de Identidad de Género.  Nos unimos a la lucha del colectivo LGBTTIQ+ por la libertad sexual, por vivir la identidad sin miedo a morir, como así también abogamos para que la comunidad trans y travesti tenga un acceso digno a la educación, a la salud, y al trabajo. 

14 de marzo. Día Internacional de Acción por los Ríos

Cada 14 de marzo, desde 1997, se conmemora el Día Internacional de Acción por los Ríos. Se trata de un día establecido para a visibilizar la solidaridad entre las comunidades alrededor del mundo unidas en una sola voz para decir que “los ríos importan”. Este día invita nos convoca para que  alcemos la voz y reclamemos un mundo más sostenible y respetuoso de la Naturaleza en el que los ríos no desaparezcan porque cumplen el rol fundamental de ser uno de los principales recursos del planeta para el sostenimiento de la vida. 

Este día busca una solución a la problemática causada por la construcción de represas y, gracias a estas acciones, ha sido posible que se frenara la construcción de algunas represas hidroeléctricas que tanto daño ocasionan al ambiente, los ecosistemas y las comunidades. Alcemos la voz en defensa de los ríos y el agua, porque:

  • El derecho al agua es un derecho humano base para el disfrute de otros derechos indispensables para la vida.
  • Los ríos tienen un valor intrínseco como parte de la naturaleza, y no son un recurso mercantilizable.
  • Las necesidades ambientales tienen que estar por encima de cualquier proyecto económico (desarrollo industrial, minero, urbano o turístico).
  • El restablecimiento de la justicia y la equidad en un futuro post covid comienza con la protección del agua, los ríos, la naturaleza y los derechos humanos.

Desde el Área de Ambiente queremos recordar muy especialmente a Berta Cáceres, mujer indígena y defensora de derechos humanos en Honduras, asesinada el 3 de marzo de 2016 por oponerse a megaproyectos que violaban los derechos ambientales y a la tierra de las comunidades locales. El Tribunal Penal Nacional de Honduras condenó a siete hombres y determinó que estos habían sido contratados por ejecutivos de la empresa que construye una hidroeléctrica en el territorio indígena Lenca, para llevar a cabo el asesinato de la defensora. 

Aún queda mucho camino por recorrer para que se produzcan cambios significativos en la gestión de nuestros ríos, y queremos reconocer el activismo por el agua que hacen los movimientos ambientalistas de Mendoza así como reflexionar en torno al cuidado y la protección que los ríos de nuestra provincia y las amenazas de contaminación y destrucción de ecosistemas que el modelo de desarrollo extractivista podría imponer en nuestros territorios.

Reclamamos al Estado cumplir con todos sus  compromisos internacionales asumidos en materia ambiental y la protección de personas defensoras de derechos humanos, así como avanzar en la Agenda 2030 en cuanto a la protección y restablecimiento de los ecosistemas relacionados con el agua, humedales, ríos y demás acuíferos (ODS 6 y ODS 15).

“Ecocidio” en la Patagonia

Desde el Área de Ambiente de Xumek denunciamos la destrucción, daño y pérdida de ecosistemas de los distintos territorios de la Patagonia afectados por los incendios. Considerando que la vida en un ambiente sano, limpio y equilibrado es la base para el pleno disfrute de los derechos humanos fundamentales, solicitamos que esta catástrofe no quede impune y pedimos a la justicia que identifique, investigue y castigue a los responsables de los incendios que están poniendo en peligro la habitabilidad de poblaciones enteras.

El Estado tiene la responsabilidad de proteger a la ciudadanía de las ofensivas neoliberales que privilegian el capital frente a la vida, mercantilizando los bienes esenciales para la supervivencia y flexibilizando la legislación vigente en materia ambiental para favorecer al poder corporativo. Exigimos a la clase política que tome las medidas necesarias para garantizar se cumplan los compromisos asumidos en materia de protección ambiental y de los derechos humanos, así como también exigimos una reconducción hacia la coherencia política:  se asumen compromisos internacionales ambientales y contra el cambio climático mientras la asignación presupuestaria del  Sistema Nacional de Manejo del Fuego corresponde solo al 0,003% del presupuesto para el año 2021 (después que en 2020 se incendiaron millones de hectáreas).  

Aprovechamos la ocasión para traer al debate la figura del #ecocidio, a la que tanto se hace referencia por parte de distintos actores políticos. Se trata de un concepto que busca ser reconocido en la esfera internacional como uno de los crímenes contra la paz y que ha formado parte de los debates de Naciones Unidas durante décadas.

Breve historia del Ecocidio
El término ecocidio nace en 1968 para definir los efectos de la guerra de Vietnam, como “una guerra contra la tierra y contra los no nacidos”, así, los actos de guerra de los americanos exceden la definición de crímenes del proceso de Nuremberg ya que sus consecuencias alcanzan a las generaciones futuras.  En 1973 se propone elevar el crimen de ecocidio al mismo rango que el genocidio a través de la redaccion de una convencion. Durante 3 décadas, tres opciones son discutidas en la ONU sobre la manera de incluir el ecocidio en el Proyecto de Código sobre los crímenes contra la paz: ya sea como crimen autónomo, o entre los crímenes contra la humanidad o entre los crímenes de guerra.   El proyecto de 1991 incluía un artículo sobre los actos que causaran un grave daño al ambiente natural, que decia: Todo individuo que cause deliberadamente u ordene que sean causados daños extensos, durables y graves al ambiente natural será, una vez reconocido culpable del acto, condenado […]” Esos actos no son clasificados entre los crímenes contra la humanidad, sino que forman un “nuevo crimen”, independiente, aplicable en tiempos de guerra y de paz, que podría haber llevado el nombre de ecocidio.  Sin embargo, en 1996  ante la presión de 4 países (Estados Unidos, Francia, Holanda e Inglaterra) el artículo fue modificado, reconociendo solo como “crimen de guerra” los daños deliberados y graves contra el ambiente. Esa es la  historia por la cual, el crimen de ecocidio nunca formó parte del Estatuto de Roma. Y a causa de la exigencia de daños deliberados, hasta el día de hoy nadie ha sido declarado culpable de crimen contra el ambiente en tiempos de guerra.

La jurista inglesa Polly Higgins, define el ecocidio como  “la destrucción parcial o total de un ecosistema sobre un territorio determinado, los daños masivos generados por la acción humana o cualquier otra causa, teniendo por resultado impedir a los habitantes del territorio en cuestión de gozar de él tranquilamente.” En 2010  propone dicha definición a la comisión de derecho internacional,  y pide que sea reconocido como uno de los crímenes contra la paz.  

El daño causado se mide en cuanto a su alcance, duración e impacto. A esos fines Higgins propone basarse en  la “Convención sobre la Prohibición del Uso de Técnicas de Modificación del Medio Ambiente con Fines Militares o con cualquier otro Fin Hostil” de 1977  también conocida como Convención ENMOD que interpreta:

  1. en cuanto a su alcance: los efectos deben extenderse a una superficie de varios centenares de kilómetros cuadrados.
  2. durable: se extiende sobre un periodo de varios meses o una estación.
  3. grave: significa que provoca una perturbación o un daño serio o marcado para la vida humana, los recursos naturales y económicos u otras riquezas. 

Mientras la humanidad sigue esperando que una verdadera justicia climática y ambiental sea puesta en marcha, numerosas iniciativas ciudadanas emergen para poner en evidencia la urgencia de reaccionar y  los medios necesarios para hacerlo. Entre ellos, los proyectos de enmienda del Estatuto de Roma para incluir al ecocidio  entre los crímenes contra la paz y la seguridad, a los fines de hacer de la Corte Penal Internacional  un tribunal competente. 

Mientras tanto, ante el vacío legal (de la falta de reconocimiento de ese crimen contra la naturaleza y las generaciones futuras en tiempos de paz y un correlativo tribunal competente);  la sociedad civil acude a los “Tribunales de opinión”, como el Tribunal Monsanto o los Tribunales de los derechos de la Naturaleza, cuya ambición es atestiguar públicamente de la destrucción de las condiciones de vida en la Tierra y de juzgar las violaciones a los derechos humanos y ambientales.  

Desde el área ambiental de Xumek adherimos a todas la iniciativas tendientes a exigir el reconocimiento del crimen de ecocidio tanto a nivel nacional como internacional para que estos actos no queden impunes. 

NOS ESTÁN QUEMANDO

Por Ñushpi Quilla Mayhuay Alancay.

Y una vez más, miles y miles de hectáreas en llamas. Una vez más miles y miles de vidas se pierden: mueren nuestros bosques, nuestras plantas y flores; mueren nuestros lagos y montañas, mueren los animales; se destruyen vidas de familias. Y con ello, también morimos nosotres.

Debemos comprender que esto no le pasa sólo a la comarca andina, a las comunidades indígenas o solamente a las provincias de Chubut y Río Negro. Nos están quemando a todes.

Y una vez más resulta difícil no preguntarse si es una simple coincidencia que justamente cuando la gente se organiza y se une al grito del ChubutAGUAzo, suceda esta tragedia. Es difícil creer en casualidades cuando el propio ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, expone que casi en forma simultánea se generaron siete (7) focos de incendio, con claros signos de intencionalidad. Al menos para esta joven defensora de derechos humanos que escribe, resulta una alarma.

Es que el escenario se repite una y otra vez, y seguimos sin obtener respuestas claras de la justicia sobre les posibles responsables. Así como tampoco se mejoran los protocolos de control y prevención ni de actuación concreta y expedita frente a focos de incendios. Sin duda, el Estado en cualquiera de sus instancias (nacional, provincial y municipal) y de sus poderes (ejecutivo, legislativo y judicial), sigue llegando tarde.

Y una vez más es la propia gente la que se ayuda, la que se cuida, la que pone el cuerpo y hasta su vida en riesgo por cuidar su hogar, que es nuestro hogar. Es la propia gente la que se libera de las diferencias, de los estatus sociales, de las malditas grietas y se une en un solo sentimiento y grito de desesperación. La organización como bandera de lucha, la organización como forma de resistencia y operatividad ante el horror. Y la madre naturaleza que no abandona y envía lluvias para aliviar un poco tanto dolor y resistir semejante embate.

Es tiempo de volver a nuestras raíces, de replantear nuestra filosofía de vida. De dejar de lado los discursos del odio y la indiferencia, despojarnos de paradigmas colmados de estigmatización e individualización. Porque ya no es una preocupación por lo que le dejemos a las generaciones futuras sino por nuestro presente. Y es una responsabilidad colectiva, es compartida. Es responsabilidad de cada une exigir políticas públicas y respuestas de la justicia a la altura de las circunstancias. Porque el poder soberano se encuentra en nuestras manos y nos tenemos que hacer cargo de las responsabilidades que ello implica.

Entrevista a la mamá de Janet

El femicidio de Janet Zapata, de tan solo 29 años, conmocionó a todos los mendocinos en 2016. Tras días de intensa búsqueda, Janet fue encontrada muerta en un descampado cerca de la ruta. Su cuerpo estaba semienterrado. Su mamá recuerda todo como si hubiese sido ayer: “ella había ido a hacer las compras para preparar el cumpleaños de su hija, salió del shopping y nadie nunca la volvió a ver”.

 A un año del primer “Ni Una Menos”, el femicidio de Janet Zapata se sumó a la larga lista de mujeres asesinadas por la violencia machista. Su mamá, Roquelina Ávila, la recuerda a través de la lucha por su nieta, “quiero que ella sepa que su mamá nunca la hubiera dejado sola; quiero que cuando mi nieta crezca, sepa qué le pasó a Janet esa noche”.

 -“Me pusieron el mismo nombre que a mi mamá, por eso me dicen Pinky”, comienza contando Roquelina. “Durante todo el juicio de Janet me fue inevitablemente difícil separar el dolor, la tristeza y la angustia, del juicio. Yo quería más que nadie que se haga justicia, pero fue un proceso muy doloroso. En estos años, he conocido familias que han pasado por la misma situación. Ellos y el apoyo de todos en Xumek, lo hicieron más llevadero. Sin todos ellos, no hubiera llegado a donde llegué y por eso siempre voy a estar agradecida con Xumek. Pinky habla mucho de su nieta, de lo difícil que fue llevar en paralelo un proceso judicial por el asesinato de su hija y, otro, por el de la tenencia de su nieta. “Desde el estado solo nos ofrecieron un grupo de ayuda para familiares”. Es necesario hablar más de los niños y niñas que son tan víctimas de la violencia machista como sus madres y no solamente como un daño colateral 

Isabella es una guerrera, no hay otra forma de definirla. Ella tenía 5 años cuando su mamá fue asesinada. Me recuerda mucho a Janet porque tiene muchísimo carácter. Durante 4 años estuvo viviendo en dos mundos diferentes (ya que pasa tiempo con los abuelos paternos y con nosotros). Me ha llegado a decir que “se alegra que su mamá esté muerta”. Eso lo escucha de los padres del femicida que siguen justificando lo que Minati le hizo a mi hija. Ingenuamente pensé que podríamos acceder a una tenencia compartida de Isabella, pero los abuelos paternos se negaron, se iban apropiando de ella. Luego de un año, desde que iniciamos la demanda, la jueza los obligó a compartir la tutela de nuestra nieta. Isabella lleva 4 años con asistencia psicológica y ha pasado por muchas crisis, recién ¡y luego de 4 años desde el asesinato de Janet! conseguimos la tutela total. Todos los informes psiquiátricos nos respaldaban, pero los tiempos de la justicia son especialmente lentos si consideramos que la integridad de una niña está en juego. Roquelina explica que el motivo por el que la familia del femicidia se “apropió” de la niña durante el primer año es tan absurdo como simple: “ellos la cuidaron los primeros días en que nosotros estábamos ocupados en localizar a Janet. Luego del asesinato, y con el juicio a Minati, todo se complicó y los abuelos paternos la tomaron casi como un rehén. Tuvimos que esperar un año para que un fallo de la Justicia nos permita verla de manera seguida. Roquelina también sostiene que nunca hubo ningún tipo de ayuda económica de parte del estado para solventar la terapia de su nieta y todos los cuidados que la niña necesitaba. “A pesar de que eso está contemplado en la Ley Brisa, Isabella no puede acceder aún, nos dicen que hay que esperar los tiempos de la justicia. El personal de ANSES tampoco está preparado para tratar con familias atravesadas por femicidios”.

 –Tengo pocos recuerdos de las primeras horas luego de que me enteré que mi hija estaba muerta. A veces, ningún recuerdo en absoluto. Durante los días en que Janet era intensamente buscada, Minati estuvo todo el tiempo con nosotros. Él me decía que ella había sido víctima de una red de trata de personas, alentaba esa teoría porque le servía. Fuimos juntos a la marcha para pedir que aparezca con vida, ahí él lloró enfrente de las cámaras de televisión, nunca jamás sospeché de él… 

A diferencia de Roquelina, la fiscal de homicidios Claudia Ríos, apuntó a la pareja de Janet desde un primer momento. Finalmente, en 2018, Minati declaró y se autoincriminó: aseguró que la había matado y se quiso justificar aludiendo a supuestos mensajes que ella había recibido de otro hombre. 

“La víctima siempre pasa a ser juzgada antes que el femicida. Lo he visto en todos los casos de femicidios que he acompañado en todos estos años. Tuve que escuchar cosas terribles de Janet, principalmente por parte de la abogada de Minati, sentí un desprecio especial hacia mi hija: que si le pedía plata, que si le enviaba mensajes a otro hombre… Durante mucho tiempo no pude ver ninguna de las noticias que circulaban sobre Janet, simplemente no aceptaba que ella no estuviera. Nunca hay que pensar que solo las mujeres sumisas pueden ser víctimas de violencia de género. Janet tenía mucho carácter, él la asesinó porque de alguna forma la tenía que callar”

El plan del femicida Minati comenzó a fallar cuando una mujer, cercana a Quiroga, llamó al 911 y aportó datos claves para la investigación. A pesar de que Minati fue condenado por el femicidio, Juan Manzano solo recibió una condena de 10 años como partícipe secundario y Claudio Quiroga fue absuelto. “El ideólogo está preso y yo agradezco todos los días por eso. Minati se esforzó en dejar afuera a los otros dos”, cuenta Pinky sobre la sentencia. Irónicamente, varios meses después de la condena por el caso de Janet, Quiroga ingresó al penal: casi mata a su pareja. “Como familia nos desbordó la rabia y la impotencia, sabíamos que habían dejado un asesino suelto y lo que le pasó a esa mujer se podría haber evitado”“Trato de canalizar el dolor y volcar mis fuerzas en ayudar. Antes, lo que me mantenía con fuerzas era el juicio y mi meta era conseguir justicia”, cuenta Pinky y explica que acompaña a familiares que han pasado por la misma situación. “Lo hago más que nada por Isabella, ella empieza a entender y preguntar sobre los grupos en los que estoy y las historias de las mujeres que no vuelven a ver a sus hijos. No quiero que ella crezca pensando que por ser mujer puede ser asesinada. El día que yo no esté quiero que ella recuerde a su mamá: que sepa que Janet Zapata era su mamá, y que a su mamá la mataron. Tiene que saber que su mamá nunca la hubiese dejado sola”.

Por Sabina Nallim, voluntaria en la Secretaría de Comunicación de Xumek.

El caso

Janet Zapata fue vista por última vez en el centro comercial La Barraca. Estaba ilusionada, en unos días, su hija pequeña cumpliría años pero Janet no llegó a festejarlo. Nadie nunca más la vio. Su expareja, Damian Minati, aseguró haberla dejado cerca del shopping y, que a partir de ahí, no tuvo más noticias de ella. Minati estuvo junto a la familia de Janet durante los días de búsqueda de su paradero. Lloró frente a las cámaras de televisión pidiendo su aparición y fue el que denunció penalmente la desaparición de Janet. Si bien, la justicia siempre sospechó de Minati, fue un llamado al 911 lo que confirmó su culpabilidad.

El cuerpo de Janet fue encontrado semienterrado en un descampado. La justicia detuvo a Minati, a Juan Orlando Manzano y a un amigo de este último, Claudio Quiroga. La investigación penal se basó en la hipótesis de que Minati le pagó $15.000 a Manzano para que asesinara a Janet y luego la enterrara en un pozo cavado por Quiroga. El terreno donde apareció Janet era propiedad de Manzano. Luego de dos años del hecho, se llevó a cabo el juicio oral por femicidio. Minati, basó su estrategia en auto incriminarse por el asesinato (dejando fuera a Manzano y Quiroga) y presentándose como víctima de una supuesta infidelidad por parte de Janet. Si bien, Minati quiso defenderse aduciendo que la infidelidad lo hizo actuar impulsivamente (emoción violenta) y que por eso, la asesinó de un disparo; los testigos dejaron claro que el plan para deshacerse de Janet fue minuciosamente pensado y elaborado.

Durante el juicio quedó demostrado que Janet era víctima de violencia de género de tipo psicológica y económica. Finalmente, luego de dos años, Minati fue condenado a cadena perpetua, mientras que su cómplice Manzano, recibió una condena de 10 años. El tribunal le otorgó el beneficio de la duda a Quiroga y lo absolvió, causando la indignación de la familia de Janet. Debido a esto, desde Xumek presentamos un recurso de casación cuestionando la absolución del segundo cómplice, fundamentado en las pruebas que indican que Quiroga cavó el pozo sabiendo que Janet sería enterrada ahí, a cambio de una suma de dinero.

Desde Xumek hemos representado y actuado en diversos casos que implicaron o implican violaciones a los derechos humanos. Acá podés leer sobre nuestros casos, emblemáticos y actuales. 

PARO INTERNACIONAL DE MUJERES, TRANS, TRAVESTIS, Y NO BINARIES

El 8 de Marzo pero de 1911 en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist, ubicada en la ciudad de Nueva York, estaban realizando una huelga las trabajadoras textiles. Las mismas  fueron incineradas para callar sus demandas por salarios y horarios dignos de trabajo. Ese día murieron 123 trabajadoras y 23 trabajadores.

El Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras no nació bajo el tópico de lo femenino, flores y bombones. Sino que fue proclamado en el hervor del siglo XX, en pleno auge del movimiento sufragista y de los levantamientos por los derechos laborales.

El Instituto de Estudios Sociales en Contextos de Desigualdades (IESCODE) de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ) realizó un informe y las estadísticas muestran que la brecha salarial de género ronda el 27 por ciento en el país.  Hay una necesidad de revisar las normativas con componentes discriminatorios en la Ley de Contrato de Trabajo y convenios colectivos, que refuerzan la brecha salarial entre varones y mujeres.

No podemos dejar de recordar y repudiar que cada 23 hs muere una mujer en la Argentina víctima de violencia de género. Asimismo, insistimos sobre la falta de políticas públicas eficientes que hagan freno a esta grave problemática.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual entrevistamos a diversas mujeres trabajadoras y con perspectivas en diversidad, en niñez, en ambiente y en pueblos indígenas. Ellas nos cuentan desde su perspectiva qué significa tener un cuerpo feminizado, cómo les impactó la pandemia individual y colectivamente, y por qué paran este 8M. Para verlas podes entrar en las redes sociales de Xumek.