8 de mayo: Día Nacional de Lucha Contra la Violencia Institucional

Desde el año 2013, el 8 de mayo es el Día Nacional de la lucha contra la Violencia Institucional, en conmemoración de la “Masacre de Budge” ocurrida en 1987, donde 3 jóvenes fueron asesinados por policías bonaerenses.El objeto de la Ley Nacional 26.811 es recordar todas las violaciones a los derechos humanos ocasionados por las fuerzas de seguridad, y promover la adopción de políticas públicas en materia de seguridad que sean respetuosas de estos derechos.

A pesar de que han pasado 7 años desde la sanción de la ley, en Mendoza la violencia institucional en sus distintas formas sigue vigente.

Desde su fundación, Xumek ha representando a víctimas de variados delitos cometidos por las fuerzas de seguridad. Estos casos son lamentablemente numerosos: torturas documentadas en vídeos por parte de penitenciarios que la justicia demoró 9 años en condenar (dichos hechos grabados en dos de los muchos vídeos aportados como pruebas).

Armado de causas para encubrir malos tratos y lesiones producto del uso abusivo de la fuerza, que fueron inicialmente investigados de oficio por el ministerio público fiscal pero que la justicia no sancionó.

Detenciones arbitrarias avaladas por la justicia. Una de las víctimas fue detenida por su actitud sospechosa. Tenía una discapacidad y estaba a metros de su casa. La familia se enteró de su muerte por los medios. El otro, por pasar en rojo un semáforo en moto. Iba de su trabajo al hospital donde estaba internada su hija. Ambos murieron en el calabozo de las comisarias horas después de su detención infundada.Sus muertes violentas dentro de las comisarias quedaron impunes luego de investigaciones penales que no aplicaron estándares internacionales previstos especialmente para esas situaciones.

Homicidio por el uso abusivo de armas letales sancionado luego de dos juicios como un exceso en el cumplimiento de funciones, con una pena excarcelable.

Casos de gatillo fácil: salvo el homicidio de Franco Díaz -resuelto en una investigación y sanción acordes a la gravedad del hecho-, el resto o continúan en investigación o los victimarios fueron rápidamente absueltos, pese a la gran cantidad de pruebas, por lo que sus causas estan denunciadas ante la CIDH.

La falta de adecuada respuesta política y judicial a las prácticas violentas de las fuerzas de seguridad, ponen en evidencia la importancia de seguir recordando a sus víctimas y los hechos que sufrieron. Sin el impulso de Xumek y el apoyo de gran parte de la sociedad, todos estos casos hubiesen quedado impunes en la justicia e invisibles a la opinión pública.

El Estado provincial debe dar un paso más: ya existe una fiscalía para casos de violencia institucional, que fue producto de un acuerdo de solución amistosa ante la CIDH por un caso de gatillo fácil. Es necesario especializarla, capacitar a su personal y tomar la decisión política de terminar con la impunidad, para que, de una vez por todas, se prevengan delitos, se respete a las víctimas y se jerarquice a las personas que integran las fuerzas de seguridad y trabajan todos los días para cumplir su función.

Por eso, este 8 de mayo reafirmamos nuestro compromiso en la lucha contra la violencia institucional en todas sus formas.