CASO DE ABUSO SEXUAL ECLESIÁSTICO EN CATAMARCA

El día 13 de abril, Xumek fue aceptado como Amicus Curiae ante la Cámara en lo Criminal de Tercera Nominación de la Provincia de Catamarca, en la causa por abuso sexual infantil que pesa sobre el cura Juan de Dios Gutiérrez. Precedente histórico en la provincia.

Dado el estado público que han adquirido los hechos evidenciados en la causa, nuestra intervención como Amigos del Tribunal tuvo como fin acercar al Tribunal criterios establecidos por la normativa y jurisprudencia nacional e internacional que, a nuestro entender, deben ser tenidos en cuenta al tratar casos de abusos sexuales eclesiásticos donde las víctimas son niñas menores de edad y servir de orientación con el fin de alcanzar una condena ejemplar con perspectiva de género.

Desde Xumek, entendemos que es necesario que el proceso se lleve a cabo respetando las garantías procesales dirigidas a hacer efectivo el derecho de la víctima a ser oída, a expresarse libremente y a favorecer su acceso a la justicia. 

El Tribunal no debe perder de vista la necesidad de un juzgamiento conforme a los estándares nacionales e internacionales respecto a la valoración de la prueba, conforme a la sana critica racional, que en casos de abuso sexual la declaración del la victima tiene valor en si misma. El encubrimiento y la invisibilización es el mecanismo de actuación de la Iglesia Católica ante este tipo de delitos no es novedad, y no es noticia que la Iglesia buscará influir en el proceso a través de sus emisarios y abogados, presionando directamente a quienes tienen la responsabilidad de decidir. Otra práctica recurrente es que,bajo el pretexto de acompañar a las víctimas,  intentaron acercarse con propuestas económicas con la intención de silenciarlas, y lograr la firma de pacto de confidencialidad, poniendo en riesgo el resultado de la investigación. Seguramente continuarán ejerciendo presión a la víctima y sus familiares a través de los fieles y medios de comunicación.

Los hechos acontecidos al día de la fecha evidencian una clara intención dilatoria por parte de la defensa de Juan de Dios Gutierrez. Resulta fundamental que las autoridades judiciales adopten medidas de protección y prevengan toda conducta que ponga en peligro la integridad psicofísica de la sobreviviente y evite la impunidad de estos graves delitos

Por eso es de suma importancia que el Tribunal investigue con seriedad e imparcialidad estos delitos, que sancione adecuadamente al perpetrador y repare íntegramente a la víctima.  

El juicio tendrá lugar el próximo martes 20 de abril.