Caso Jasmine Daphinis

Jasmine Daphinis es una mujer haitiana que llegó a Argentina con 26 años. En Haití, fue contactada por un juez de Paz mendocino con la excusa de que necesitaba a alguien que lo guíe por la zona. Jasmine tenía una buena vida en Puerto Príncipe: había estudiado en la universidad y veía siempre a su familia, pero decidió dejar todo cuando se enamoró del acusado, “era un hombre muy convincente, supo cómo engañarme”.

Las promesas de amor y felicidad se desvanecieron en cuanto Jasmine aterrizó en Buenos Aires. El exjuez mendocino Hugo Leonardo Torino, actualmente jubilado, le retuvo su pasaporte y la mantuvo prisionera durante meses en su casa. Además de obligarla a realizar tareas domésticas, el acusado abusó todo ese tiempo de ella. Fruto de ese delito, nació su hija.

Las penurias de Jasmine (que dio a conocer en una entrevista para el diario online “El Otro”) son difíciles de imaginar. En su denuncia, ella declaró que durante el tiempo en que se encontró en el domicilio de Torino estuvo impedida de comunicarse con otras personas y sufrió abusos tanto físicos como psicológicos. La vulnerabilidad era total ya que, no solo no manejaba el español, sino que dependía económicamente del magistrado; situación que él utilizaba a su favor.

Jasmine, permaneció en esta situación de sometimiento exclusivamente por temor de perder a su hija, ser deportada o detenida y por la carencia absoluta de medios económicos, asistencia, acompañamiento y desconocimientos de los derechos que la amparan.

Luego de meses de encierro, Jasmine logró escapar: estaba desnutrida, y en un estado de salud muy delicado mientras cuidaba a su bebé recién nacida. Ella cuenta que, al salir de esa casa, se encontró con un tipo de violencia muy similar al que conoció encerrada: numerosas casas de acogida, interminables horas declarando ante la Justicia, amenazas, chantajes, racismo y prejuicios. Todas situaciones  que tuvo que lidiar sin dinero y aprendiendo español. Su caso llegó a Xumek luego de que Jasmine acudiera a la Clínica Socio Jurídica en Derechos Humanos y Migraciones; refiriendo ser víctima del delito de trata de personas y manifestando la necesidad de asesoramiento en el marco del proceso penal radicado en la Justicia Federal de Mendoza. Ante la complejidad del caso se realizó un abordaje integral, asumiendo el patrocinio jurídico tanto en materia penal como de familia. En paralelo se encuentra abierto un proceso por alimentos, (el acusado no cumple con la cuota fijada por la Justicia), y prohibiciones de acercamiento del imputado. Debido a la complejidad del caso, y los mecanismos de dilación utilizados por la defensa, se generaron una gran cantidad de causas en la Justicia de Familia.

Además de los crímenes cometidos contra Jasmine, el acusado tiene una causa abierta por tenencia de material pornográfico de menores, luego de que encontraran casi 1400 fotografías de material de abuso sexual infantil en su casa; a raíz de este hecho, el acusado tiene suspendido el régimen de comunicación con su hija. El allanamiento en el domicilio de Torino, sucedió luego de que Jasmine relatara que había sido testigo de cómo el acusado se encerraba en su habitación con una niña de 13 años, hija de una familia amiga de Torino. Mientras esto ocurría, Jasmine era obligada  a realizar tareas domésticas.

Actualmente, luego de un largo y dilatado camino, se dictó la prisión preventiva del acusado bajo modalidad domiciliaria. Los cargos que enfrenta son: abuso sexual con acceso carnal, privación ilegítima de la libertad agravada, y coacciones simples en tres hechos diferentes.