28 DE JUNIO: DÍA INTERNACIONAL DEL ORGULLO LGBTQ+

El Día Internacional del Orgullo LGBTIQ no tiene recuerdos de colores, sino que tiene como antecedente histórico los disturbios que se produjeron el 28 de junio de 1969 en respuesta a uno de los tantos ataques sorpresas policiales en el bar Stonewall Inn, del barrio de Greenwich Village de la ciudad de Nueva York. En aquella oportunidad, personas trans, gays y lesbianas respondieron con una revuelta que se extendió por varios días y que marcó el inicio del movimiento moderno por los derechos LGBTIQ+ en el mundo entero. Al año siguiente de estos hechos, en su conmemoración se llevaron a cabo las primeras marchas del Orgullo.

En Argentina la primera marcha fue en 1992 con la consigna “Libertad, Igualdad, Diversidad” y muchxs de quienes asistieron marcharon con máscaras por miedo a ser discriminadxs o echadxs de sus trabajos. Al principio las movilizaciones se hicieron en invierno para coincidir con el 28 de junio de Stonewall, pero para evitar el frío comenzaron a realizarse en meses donde la temperaturas era más altas y podía concurrir más gente, por lo que en Argentina quedó establecido por la lucha social en el mes de noviembre.


Independientemente de las fechas y de las latitudes en que se desarrollan las marchas, el orgullo es un elemento central y representa una respuesta contra el estigma social, la discriminación y las violencias hacia la población LGBTIQ+, el orgullo busca promover la autoafirmación, la dignidad, la igualdad de derechos, aumentar la visibilidad como grupo social y celebrar la diversidad sexual en todas sus dimensiones.


Hasta el año pasado se realizaron marchas en todo el mundo, no sólo para recordar estos hechos sino también para celebrar las identidades del colectivo LGBTIQ+. Sin embargo, en los tiempos que corren desde marzo del 2020 a causa del covid-19, nos obliga a quedarnos en nuestras casas y a no realizar aglomeración de personas, pero estamos atentxs a cómo nos encuentre el mes de noviembre, expectantes del camino en las calles de colores, puños levantados y voces cantando lucha social. A nivel internacional se están llevando/se llevan a cabo celebraciones virtuales, que incluyen desde charlas hasta mini conciertos.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek consideramos que los derechos se conquistan y se mantienen de forma constante, es por esto que queremos recordar a algunas de las personas que fueron integrantes, referentes y banderas del colectivo LGBTIQ+.

Mariela Muñoz:

Fue la primera transexual en recibir el DNI con su identidad en 1997
. Incansable en su lucha por derribar tabúes y conquistar el derecho a que las personas trans puedan ser aspirantes a la guarda con fines de adopción. En 1997, a cuatro años después de que quisieran quitarle a sus tres hijxs y que la condenarán a un año de prisión, logró que la Justicia Argentina la reconozca por su identidad autopercibida y le otorgara el cuidado personal de algunxs de los 17 niños y niñas que había criado.

Diana Sacayán:

La incansable luchadora por los derechos laborales de la población trans. Alzó su voz y puso el cuerpo en la calle durante dos décadas de militancia social para conseguir en septiembre de 2015 que la provincia de Buenos Aires aprobara la Ley Nº 14.783 de cupo laboral trans, la cual establece que el 1% de la administración pública sea ocupado por personas trans-travestis. Esto responde a la lucha del contexto de alta vulnerabilidad de la población travesti trans, cuya expectativa de vida no supera los 35 años y se enfrentan a obstáculos estructurales para acceder al trabajo formal, como la falta de oportunidades reales, estigmatización y violencia. Diana fue asesinada en 2015, marcando su caso como transvesticidio por primera vez en Argentina.

Diana fue Defensora del Pueblo en 2012 y en 2014 fue electa secretaria mundial alterna trans de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex -ILGA-. Sacayán tuvo una participación decisiva para la sanción de la Ley Nacional de Identidad de Género en 2012, y fue una de las primeras en obtener su DNI rectificado de manos de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Marta Ferro:

Ferro fue la primer periodista lesbiana en el diario Crónica, sus relatos policiales son un ejemplo del género, también formó sus pasos por el diario Crítica, Flash, y Revista Esto. La reconocida periodista fue además una militante lesbiana y trotskista del entonces Partido Socialista de los Trabajadores (PST). Integró la redacción de La Voz y aunque sus notas no siempre aparecían firmadas se deduce su autoría por el contenido radicalizado del relato. Transitó los márgenes del conurbano bonaerense y cubrió infinidad de casos para los diarios en los que trabajó.

Lohana Berkins:

Fue la primer travesti en visibilizar desde la Legislatura porteña los reclamos de su comunidad. En 1994 fundó la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual -ALITT-. Lohana logró romper y cambiar la rigidez del sistema educativo, ya que finalmente apareció con su nombre verdadero en las listas de la escuela donde enseñaba.

Fue impulsora de la ley N° 3062 de respeto a la identidad adoptada por travestis y transexuales aprobada en la Legislatura de Buenos Aires en 2009. La que años más tarde se convertiría en la Ley de Identidad de Género. Ella puso el cuerpo y el corazón a la causa travesti de un modo diferente, con su consigna “la salida es colectiva”, que la fuerza está en unirse, en asistirse y resistir al atropello de la sociedad.

Entrelazó redes de alianza con infectólogos para que sus compañeras se hicieran los testeos de VIH. Logró derribar muchos prejuicios machistas para que empezaran a escucharlas en términos de valoración política.

Ilse Fusková:

Feminista, lesbiana y activista. De reportera gráfica a artista y símbolo de los derechos de las mujeres, comenzó como fotógrafa para varios medios y con el tiempo su obra se convirtió en activismo y arte.

Fue la primera artista que habló de lesbianismo en la televisión argentina, más precisamente en el programa de Mirtha Legrand en 1990 y estuvo detrás de la primera Marcha del Orgullo Gay junto con Carlos Jáuregui. También realizó importantes publicaciones de género, como lo fue en 1994 “Amor de mujeres. El lesbianismo en la Argentina” quien lo escribió junto a su compañera Claudina Marek.

Carlos Jáuregui:

Fue el fundador de la Comunidad Homosexual Argentina y de Gays por los Derechos Civiles -CHA-. A principios de la década de 1990, la Asociación trató de impulsar el proyecto de una ley de matrimonio civil, pero no tuvo resultados. En esa ocasión, Jáuregui asesoró en ese primer proyecto que fue presentado por el Diputado Socialista Héctor Polino. Luego, Carlos fue candidato a diputado por la Alianza Sur de Pino Solanas. La ley de Matrimonio Igualitario llegaría varios años después, el 15 de julio de 2010. Catorce años después de su muerte.

Jáuregui redactó junto al equipo de abogados de Gays DC una propuesta antidiscriminatoria para presentar ante la Convención Estatuyente de la Ciudad de Buenos Aires que estaba diseñando la Constitución de la ciudad. El 30 de agosto de 1996 los convencionales estatuyentes la aprobaron por unanimidad como homenaje a Carlos.

Pedro Lemebel:

Profesor de arte, escritor y cronista chileno. Referente de la literatura homosexual y contestataria, su estilo irreverente se ha dado a conocer por toda Hispanoamérica. Como un exiliado social, planteó con su obra performativa un discurso político que disparaba contra la discriminación y el odio; así como el mismo se autodefinió: “maricón y pobre”, en una época donde ser LGBT estaba penado por la ley y fuertemente castigado por prejuicios, logró instaurar resistencias frente al modelo autoritario.

Fuentes: Revistadefrente.cl, Filo.news, Feminacida, Página 12, LatFem.

19 de junio: Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos Armados

Desde las áreas de Género y Diversidad Sexual y Movilidad Humana de Xumek visibilizamos por segundo año consecutivo el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos Armados.

El 19 de junio de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas -ONU- proclamó el decreto 69/293 con el fin de concientizar sobre la necesidad de poner fin a la violencia sexual relacionada con los conflictos, honrar a las víctimas y a lxs supervivientes de la violencia sexual de todo el mundo, como también rendir homenaje a las personas que luchan día a día para poner fin a este tipo de delitos.

Anteriormente, en el 2008 se adoptó la resolución 1820 del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se condenó la violencia sexual como una táctica de guerra y un impedimento para la consolidación de la paz.

El cuerpo de las mujeres como territorio de conquista


Durante la historia en los conflictos armados quienes mayoritariamente fueron preparados para combatir y conquistar fueron los varones, en tanto las mujeres, las mayoría de ellas, fueron quienes ocuparon el rol de cuidado y preservación de lxs hijxs y adultxs mayores de su comunidad.

Cuando se lleva adelante un conflicto armado en un territorio, las fuerzas armadas, además de combatir de igual a igual con otro varón armado, se desplazan a los pueblos a saquear y a destruir todo a su paso que sea propiedad del lugar conquistado, sin embargo, el ataque no termina allí, también detentan contra los cuerpos de las mujeres y de las disidencias.


Según el Observatorio de la Violencia de Género de Fundación Mujeres en los conflictos armados los cuerpos de las mujeres son usados como arma de guerra. Son agredidas por los integrantes de las fuerzas armadas enemigas bajo la pretensión de atacar a la integridad del pueblo concreto al que pertenecen las mismas. Es una estrategia que busca debilitar al enemigo, minando la integridad moral de la comunidad y sirviendo de medio de disuasión o castigo contra las personas de la sociedad que padecen el ataque.

La violencia sexual ha sido utilizada como instrumento para desplazar a poblaciones y como medio para ejercer represión, terror y control. Aunque los varones y los niños son también objeto de violaciones, las mujeres, las niñas y las disidencias resultan afectadas de manera significativa. La organización sostiene que “documentar dichos delitos es de suma importancia para lograr la rendición de cuentas por los actos de violencia sexual, algo indispensable para poner fin a los ciclos de conflicto y garantizar que no vuelvan a repetirse”.

Atentar sobre el cuerpo de las mujeres y disidencias a lo largo de la historia se ha manifestado de diversas formas como la violación, asalto sexual, acoso sexual, trata con fines de explotación sexual y reproductiva, prostitución forzada, esclavitud sexual, campos de concentraciones para mujeres, exterminio femenino, embarazo forzado, aborto forzado, mutilación genital femenina y esterilización forzada. Para acabar con todos estos tipos de violencia sexual y en especial con la que ocurre en los conflictos armados, Fundación Mujeres sostiene que el primer paso es visibilizarla.

La violencia sexual el motivo del desplazamiento forzado de niñas, mujeres y disidencias

Los conflictos bélicos y la persecución son causas suficientes para traspasar una frontera, interna e internacional. Cuando las personas ven amenazadas su integridad física y de pertenencia se ven obligadas a huir, esto se incrementa cuando la amenaza es sobre los cuerpos de niñas, mujeres y disidencias por causa de la violencia sexual, y cuando no encuentran política de Estado que les protejan.

Los desplazamientos forzosos conllevan a rupturas familiares y también a enfrentar nuevas desigualdades. Aquellas personas que se hallan en contexto de movilidad humana -migrantes, refugiades y solicitantes de asilo-, en muchas ocasiones, están expuestas a transitar diversos riesgos y vulneraciones ya sea en el ámbito de la salud, laboral, educativo, económico y cultural. Así, se enfrentan a diversos riesgos en el lugar de arribo como la violencia sexual, la trata de personas y otras violaciones de derechos humanos.

Llegar a un país diferente, comprender otra idiosincrasia y acoplarse a una nueva sociedad, sin contar con redes familiares o solvencia económica estable, puede implicar considerables desafíos y consecuencias aún mayores siendo mujer, migrante/refugiade y pobre.

Los datos proporcionados por ACNUR, la Agencia de la ONU, señala que fueron alrededor de 70 millones de niños, niñas, mujeres y hombres les que se desplazaron forzosamente hasta finales del 2018; la mayor cifra registrada por la organización en sus casi 70 años de historia. Esto representa el doble de las personas desplazadas hace 20 años.

Medidas emprendidas al respecto

A nivel mundial no se cuenta con estadísticas ni registros públicos del número de casos atendidos y/o denunciados. En este sentido la violencia sexual que ocurre en los conflictos armados en muchos casos no se persigue como delito específico de guerra y no se dimensiona las consecuencias reales que tienen para las mujeres, niñas, disidencias y sus comunidades.

Sin embargo desde Fundación Mujeres se trabaja en la visibilización de esta grave situación a través de la campaña “#19J”, que tuvo lugar en el 2019, que ocurre en los conflictos armados siguiendo como referencia aquellos que son reconocidos por la ONU en lugares como: El Salvador, Cachemira, Ucrania, Sudán del Sur y República Democrática del Congo.

Según datos oficiales de ONU Mujeres el año pasado, la Comisión para el Reconocimiento y la Verificación de la Condición de Víctima de la Violencia Sexual en Kosovo  inició el proceso de reparación a las y los sobrevivientes de la violencia sexual. En febrero de 2018, se otorgó por primera vez una pensión mensual vitalicia a más de 300 sobrevivientes en reconocimiento del daño sufrido durante el conflicto que tuvo lugar a finales de los 90.

En Guatemala, el tribunal nacional condenó a cuatro ex altos mandos del ejército por su participación en crímenes de lesa humanidad, incluidos de violencia sexual, durante el conflicto armado que asoló al país durante la década de los 80.

En enero de 2019, la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Gambia realizó audiencias para investigar presuntas violaciones de los derechos humanos perpetradas durante los 22 años de mandato del expresidente de Gambia, Yahya Jammeh. La Comisión dispuso grupos de escucha formados por mujeres a fin de garantizar a las víctimas, en su mayoría mujeres, un entorno seguro donde relatar sus experiencias, incluidas las relacionadas con la violencia sexual y de género.

En abril de 2019, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 2467, que reconoce la necesidad de adoptar un enfoque centrado en lxs sobrevivientes para prevenir y parar la violencia sexual en situaciones de conflicto. La resolución también alienta a que en las investigaciones de la ONU se utilicen las listas realizadas por investigadorxs con conocimientos especializados en cuestiones de género para investigar la violencia sexual en situaciones de conflicto y posconflicto.

Desde las áreas de Género y Diversidad Sexual y Movilidad Humana de Xumek  nos oponemos a todo tipo de violación y violencia sexual ya que atentan contra los derechos humanos. Observamos que es sustancial proyectar a futuro un cambio en las políticas de movilidad humana para debatir y analizar el fenómeno del desplazamiento desde lo diverso y complejo. Como así también consideramos de extrema urgencia e importancia la efectiva realización de Políticas Internacionales para erradicar la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos bélicos entre diferentes países. Creemos que los agentes gubernamentales, medios de comunicación, espacios académicos, la sociedad Civil, y organizaciones no gubernamentales debemos trabajar en conjunto con niñas, mujeres y disidencias, para que tomen un rol protagónico y significativo en la planificación y ejecución de acciones concretas e integrales.

Imagen: UN News

Justicia patriarcal: ¡no fue “desahogo sexual”!

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, repudiamos los dichos del fiscal de Chubut Fernando Rivarola sobre la violación de seis varones a una adolescente de 16 años.

Consideramos de extrema urgencia e importancia la efectiva implementación de la Ley Micaela en cada provincia y en todos los niveles del Estado para que se aplique perspectiva de género de forma transversal.
Rivarola argumentó “desahogo sexual” justificando la comisión de un delito contra la integridad sexual de la mujer.
Apenas un día después de haber gritado nuevamente ¡Ni una menos! la estructura machista y patriarcal nos recuerda que la lucha continúa.

Repudiamos una vez más el accionar de la (IN)Justicia argentina, ya que sigue sin garantizar el ejercicio de los derecho de mujeres y disidencias. No hay ningún justificativo para comparar a los varones con animales salvajes que tienen “necesidades sexuales primitivas que calmar”.

#Fuedelito #NiUnaMenos #JusticiaPatriarcal #SeVaACaer #Chubut

3 DE JUNIO: AÑOS DE LUCHA

Este 3 de junio tiene un tinte particular.  Estamos atravesando una pandemia mundial en la cual nos obliga a todas las personas a resguardarnos en nuestras casas para evitar la circulación del covid- 19. Mientras que años anteriores, esta fecha, nos encontraba en la calle marchando.

¿Por qué marchamos cada 3 de junio? En el 2015 mujeres y disidencias dijimos basta a la violencia machista, fue la culminación y el hartazgo por la cantidad de femicidios que se llevaba la vida de las mujeres. El 3 de junio de ese año se realizó la primera marcha en contra de la violencia hacia las mujeres bajo el lema “Ni Una Menos”, consigna que le dio nombre a la colectiva feminista en toda la Argentina.

“Ponemos cuerpo, palabra, banderas y carteles para decir que la violencia machista mata y no sólo cuando el corazón deja de latir. Porque la violencia machista también mata, lentamente, cuando coarta libertades, participación política y social, la chance de inventar otros mundos, otras comunidades, otros vínculos” recita Ni una Menos.

Cada 3 de junio se reclama al Estado políticas que frenen las violencias machistas. Sin embargo, este año nos encuentra sin posibilidad de vernos en las calles, pero continuamos levantando nuestras voces y ahora de forma virtual. Desde Ni una Menos se llevarán a cabo diversas actividades el miércoles 3 de junio por las redes sociales, tales como: Instagram live desde las 15hs, con Marta Dillon desde Buenos Aires, con varias representantes más hasta las 19:00hs, luego 20:30hs festival por Instagram con músicas feministas de mendoza, y muchas acciones más que se pueden ver por las redes sociales de Ni una Menos.

Asimismo, dicha fecha es importante también ya que a partir de diversas luchas llevadas a cabo por mujeres y disidencias se alcanzaron diversos derechos, entre ellos podemos mencionar dos, que se relacionen a esta fecha.

Por un lado, el gobierno de Alfonsín en 1985 ratificó con la ley 23.179 la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer – CEDAW- . Tratado de derechos humanos que obtuvo jerarquía constitucional con el cambio de la Constitución Nacional en el año 1994.

La Convención define la expresión “Discriminación contra la mujer” como “toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y de la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera”. Esta, en conjunto con las diversas formas de violencia son situaciones que las mujeres viven diariamente y que culminan en femicidios

Por otro lado, en junio de 1987 se sancionó en la Argentina la ley del divorcio vincular- N° 23.515- que permitió a cada persona de la pareja divorciada volver a contraer matrimonio con nuevas parejas, como también se incorporó el derecho de ambos padres a ejercer la patria potestad de sus hijxs. Hasta ese momento sólo existía la posibilidad legal de la separación de bienes, no pudiendo volver a contraer matrimonio ninguno de lxs cónyuges porque el vínculo seguía existiendo.

Esta no era la primera discusión alrededor del tema en nuestro país. En 1954, con el segundo gobierno de Perón en un contexto de cada vez mayor distanciamiento con la Iglesia Católica, se discutió sobre el divorcio y  se votó afirmativamente en ambas cámaras la Ley 14.394. Sin embargo, en menos de un año después, la Revolución Libertadora que derrocó a Perón, derogó la Ley por vía del decreto 4070 en noviembre de 1955.

Tras la caída de la última dictadura cívico militar en la Argentina se re-instalará el debate sobre el divorcio vincular. En 1985, la Multisectorial de Mujeres incluye dentro de sus reivindicaciones el derecho al divorcio.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, nos unimos a la jornada para dar visibilidad a los años de lucha. A los años de levantar la voz para que mujeres y disidencias sean escuchadas. A los años de poner el cuerpo en la calle para alcanzar nuestros derechos; y unimos nuestras voces para seguir luchando de forma virtual por un aborto legal seguro y gratuito, por la autonomía de nuestros propios cuerpos lejos de cualquier religión e institución eclesiástica, y porque no queremos una muerte más porque vivas nos queremos.

Para comunicarte con el área de género y diversidad sexual te dejamos nuestro mail generoydiversidad@xumek.org.ar

Foto: Belén Godoy

28 de mayo: Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

Cada 28 de mayo se conmemora el Día de Acción por la Salud de las Mujeres en todo el mundo. Dicha fecha se estableció en 1987 durante el V Encuentro Internacional de Salud de la Mujer. Allí la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe propuso instaurar este día, donde se podrían visibilizar temas sobre sexualidad y reproducción desde la autonomía y la libertad.

Esta fecha nos interpela a reflexionar y a discutir acerca de las políticas de Estado sobre los cuerpos feminizados y disidentes como así también proponer acciones a favor de la salud.

Así, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó en el 2007 el primer proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso de la Nación Argentina. En aquel entonces no tuvo éxito. Sin embargo, no se bajaron los brazos y se presentó en siete oportunidades más hasta que en el 2018, fue tratado por primera vez.

En junio de ese año, junto a la marea verde en las calles, en la cámara de diputados se aprobó la media sanción de la ley con 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención.​ Sin embargo, el proyecto fue rechazado en agosto por el Senado tras una votación donde 38 senadores votaron en contra y 31 a favor, con 2 abstenciones y un ausente.

Pero la lucha no cesó y la marea verde creció aún más. En el año 2019 la Campaña Nacional volvió a presentar un nuevo Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, con algunas modificaciones al ya presentado anteriormente.

El mismo integra a diversas identidades de género, a personas con discapacidad y a personas con capacidad restringida. Dentro de las causales, el art. 4 prevé: ”toda mujer o persona gestante tiene derecho a interrumpir su embarazo en los siguientes casos: si el embarazo fuera producto de una violación, con el solo requerimiento y la declaración jurada de la persona ante el/la profesional o personal de salud interviniente; y si estuviera en riesgo la vida o la salud integral de la mujer o persona gestante”. Asimismo, se contempla el suministro de información sobre los distintos métodos de interrupción del embarazo en la primer consulta al/la profesional de salud, como así también los alcances y consecuencias de la práctica, y los riesgos de su postergación.

Por último, en su art. 12  donde se prevé las políticas de salud sexual y reproductiva, se agregó a la  Educación sexual integral: “el contenido curricular sobre aborto, el que  debe ser enseñado como un derecho de las mujeres y personas gestantes, a través de contenidos científicos, laicos, confiables, actualizados y con perspectiva de género que puedan fortalecer su autonomía.”

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek reafirmamos que el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo es un derecho de las mujeres, de las personas gestantes y de las disidencias. Esto se enmarca dentro del derecho a gozar de salud integral a lo largo de toda la vida, es un derecho humano universal, consagrado por los tratados internacionales de derechos humanos.

En la actualidad esto no ocurre para millones de mujeres, cuerpos gestantes y disidencias, en especial para lxs más pobres y lxs más jóvenes, para lesbianas, migrantes o desplazadas, para quienes habitan zonas rurales o urbano marginales, entre otras características. Para ellxs, el cruce de discriminaciones, violencias y exclusiones lxs aleja cada día del goce de los derechos humanos consagrados, en especial, del derecho a la salud integral y los derechos sexuales y reproductivos.

Por lo tanto, desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, nos hacemos eco de esta jornada para visibilizar que todavía el derecho a la salud integral no alcanza a toda la población. Y abogamos y reclamamos por la  urgente sanción y promulgación de la Ley de Interrupción Legal del Embarazo.

generoydiversidad@xumek.org.ar

SEMANA MUNDIAL DEL PARTO RESPETADO: NIÑAS NO MADRES

La Semana Mundial del Parto Respetado tiene como objetivo principal promover los derechos de las personas gestantes y les recién nacides  en el momento del nacimiento.

Desde el Área de Niñez y Adolescencia de Xumek nos preguntamos ¿qué sucede con los embarazos y maternidades forzadas de niñas y adolescentes en nuestro país?

Desde el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) se estima que en Argentina, por año, aproximadamente 109.000 adolescentes de entre 15 y 19 años y 3.000 niñas comprendidas entre los 10 y los 14 años resultan embarazadas. El 80% de los embarazos de niñas menores de 14 años, son producto de violencia sexual ejercida en el ámbito familiar o en círculos cercanos a las víctimas.

En Mendoza, según las estadísticas del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, durante el año 2018 se registraron 30.122 nacimientos, el 11% representó a jóvenes menores de 19 años, y 70 niñas menores de 15 años fueron madres.

Respecto a niñes y adolescentes en situación de embarazo que han sido víctima de abuso sexual y/o han manifestado un riesgo para su salud psicofísica, se habilita el  derecho de la interrupción legal del embarazo (ILE) elaborado por el Ministerio de la Salud de la Nación, contemplado en el Código Penal  desde 1921 y validado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo FAL (2012).  También desmitificar los “embarazos adolescentes” como una problemática y hablar de embarazos no deseados que pueden ocurrir en cualquier etapa de la vida de una mujer. Y los embarazos deseados que transcurren en la adolescencia deben ser acompañados por el Estado para garantizar los derechos contemplados en la 26.061 poniendo al servicio los recursos que necesite la joven para transcurrir su gestación, parto y posterior crianza con plena garantía y ejercicio de sus derechos.

La Interrupción Legal del Embarazo obliga a todxs los profesionales de la salud y autoridades públicas a suministrar toda la información disponible a niñes y adolescentes de forma dinámica y a lo largo de todo el proceso de atención. Además, establece que debe respetarse su derecho a ser oídes y que sus opiniones sean tenidas en cuenta, y que existe una corresponsabilidad de todes les actores sociales de proteger sus derechos, actuando en consonancia con su interés superior. Sin embargo, actualmente niñes y adolescentes deben enfrentar obstáculos para acceder a la interrupción legal del embarazo. En Mendoza, se restringe el acceso a la ILE al exigir requisitos que exceden los contenidos en la legislación.

Además, consideramos importante exigirle al Estado la correcta implementación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas de toda la provincia, para que les niñes y adolescentes puedan tener reconocimiento de sus derechos sexuales y (no) reproductivos, cuidar su propio cuerpo y reconocer conductas  abusivas y así evitar situaciones de riesgo. En la actualidad, la ESI posee deficiencias en su implementación, hay escuelas en las que no se enseña o su contenido es muy reducido a lo que contempla la ley 26.150.

La falta de intervención por parte del Estado de la información y los servicios necesarios para ejercer el derecho a la ILE y la ESI supone una violación grave a la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y de otros instrumentos internacionales con jerarquía constitucional.

Desde el Área de Niñez y Adolescencia de Xumek consideramos que les niñes que se ven obligades a llevar un embarazo forzado adelante NO son un ejemplo de maternidad y amor,  sino que son víctimas de la violencia institucional impartidas tanto del Estado que viola y no hace efectivos sus derechos, como así también de los efectores de salud pública que se oponen argumentando cuestiones morales, constituyéndose ambos en responsables de las consecuencias tanto físicas como psicológicas que afectarán a ese niñe de por vida.

En el contexto actual de aislamiento social, preventivo y obligatorio, incrementan las situaciones que ponen en riesgo a niñes y adolescentes a sufrir algún tipo de maltrato, ya que se ven en la obligación de convivir con su agresor, y no cuentan con espacios de contención como la escuela. No todas las niñas están seguras en sus casas.

Obligar a una niña a continuar con el embarazo y asumir una maternidad forzada ES TORTURA. ¡Por infancias libres de violencia! #NIÑASNOMADRES

Semana mundial del parto respetado

Semana mundial para visibilizar el modo en que se atienden partos en todo el mundo y para exigir el cumplimiento de derechos vinculados al nacimiento. Esta iniciativa, según Unicef Argentina, nació en 2004 por la Asociación Francesa por el Parto Respetado -AFAR- y desde entonces se replica en distintos países.

En nuestro país, existe la Ley 25.929 la cual establece que las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente determinadas prestaciones relacionadas con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, incorporándose las mismas al Programa Médico Obligatorio.

La normativa contempla, entre otros puntos, a que la persona gestante debe ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas; a ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales; y a estar acompañada, por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto.

Además la ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres contempla la modalidad de Violencia obstétrica, en la que la define como aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.

Cuando hablamos de un “parto respetado”, nos referimos cuando una familia o una persona gestante es tenida en cuenta en el sistema de salud, como un ser integral. No sólo es vista como una persona que va a atravesar un hecho biológico, sino que también se tiene en cuenta su aspecto psicológico, social, y el contexto en el que ella se desarrolla. Por lo tanto tendremos un sistema de salud que la acompaña y satisface sus necesidades en cuanto al malestar que pueda tener de manera orgánica. Asimismo serán contempladas sus creencias en el momento del parto, como también su salud mental que es primordial, y se le facilitará la compañía que ella necesite y que le dará contención en esos momentos, nos explica al área de Género y Diversidad Sexual de Xumek la Licenciada en Obstetricia, Claudia Benítez Castro, quien trabaja con mujeres por medio de un acompañamiento en el embarazo y en la lactancia.

Esta práctica tiene implicaciones para la persona gestante y para el bebé.  Por un lado, la atención al estado de salud de ambas personas, entendiendo a la salud como un equilibrio entre lo biológico, lo psíquico y lo espiritual. Si este equilibrio en un parto es respetado la persona gestante va a vivenciar la situación como un proceso de despliegue de empoderamiento. Es decir, si esta persona atraviesa un parto y fue tratada correctamente se va a sentir poderosa, y en relación al bebe va a poder disfrutar del contacto piel a piel con su madre, se explaya Benítez Castro.

Esto genera diversos beneficios, entre los que se encuentran: fortalecer el sistema inmune del bebé, regular su temperatura, y calmar el estrés del nacimiento. Estos se engloban en lo que se denomina Binomio, que se forma entre la persona que dió a luz y el recién nacidx, y se produce cuando no hay intervenciones. En el caso de que se ejerza violencia obstétrica esto puede llegar a interrumpirse y ese apego se encuentra incompleto, sin embargo, esto no quiere decir que luego ese binomio no se pueda volver a construir desde otro lugar, explica Benítez Castro.

Por otro lado, quienes deciden dar a luz en sus domicilios son violentadas por el sistema de salud. La Licenciada explica que “la violencia para quienes deciden parir en sus casas, generalmente viene desde el momento en el que se comunica la decisión al profesional de salud que está haciendo el control prenatal, a veces allí se genera un rechazo y no se le brinda información completa a la persona gestante. También se suele encontrar violencia en el momento de realizar el registro del recién nacidx, y cuando el sistema de salud se entera que la persona gestante realizó un parto domiciliario las mismas se ven violentadas verbalmente por quienes las asisten”.

“En todo momento del embarazo, del trabajo de parto, del parto y del postparto las personas gestantes tienen el derecho a recibir información al respecto. En tanto para quienes decidan llevar a cabo un parto domiciliario también deberán tener la información pertinente a dicha práctica” argumentó Benítez Castro.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, nos unimos a la jornada de la Semana mundial del Parto Respetado, para visibilizar los derechos que tienen las personas gestantes y recordar que tienen a disposición un modelo de solicitud como herramienta para todas aquellas personas que cursen el embarazo puedan presentar ante el establecimiento de salud donde se estén asistiendo, con el fin de exigir que se respeten sus derechos. La misma la pueden descargar aquí.

Día Internacional contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género

El 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud – OMS –  eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, terminando, de esta manera, con más de un siglo de discriminación dentro de la medicina.

Este acontecimiento, de hecho, histórico sirvió de base para la lucha por el reconocimiento de derechos y la creación de políticas públicas para la población LGBTIQ+. Así, esta fecha se consolidó como el día de visibilidad, promoción y reclamo por la protección y pleno goce de los derechos humanos de esta población a nivel internacional.

Aunque esta fecha se conoce mundialmente como el Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia, es cada vez más común referirse a esta como el Día Internacional de la Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género.

Este cambio en el nombre responde a que, si bien “homofobia”, “transfobia”, “lesbofobia” y “bifobia” son términos que comúnmente se utilizan para hablar de odio o rechazo hacia el colectivo LGBTIQ+, no son los correctos cada vez que no se trata de una fobia, es decir, en este caso de un trastorno de salud psicológico, sino que hacen referencia sólo a actos discriminatorios aprendidos socialmente, que conllevan una sanción legal.

Luego de la promulgación de la ley de Identidad de Género, que el pasado 9 de mayo tuvo el aniversario de su sanción, toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género; al libre desarrollo de su persona conforme a su identidad autopercibida; a ser tratada de acuerdo con su identidad elegida y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada.

A pesar de tener una ley que las respalde, no quita que la discriminación se haya esfumado de la sociedad, y que las personas no mueran por discriminación. En 2010 el crimen de lesbo odio se llevó la vida de la Pepa Gaitán, en el 2015 la vida de Diana Sacayán quien fue víctima de un travesticidio, y un largo, lamentable e invisibilizado etcétera, que no tiene estadísticas oficiales de los travesticidios en Argentina.

Por otro lado, en el país la expectativa de vida de las personas travestis y trans es de 35 a 40 años. Asimismo, el trabajo sexual es para la mayoría de las personas trans la única opción laboral posible. Según el último relevamiento nacional el 95% de las personas trans no accede a un trabajo formal, y el 90% vive de la prostitución en estado de extrema vulnerabilidad.

El colectivo trans (travestis, transexuales y transgéneros) es expuesto a la extrema pobreza, a la vulnerabilidad, a la soledad, a las huellas del maltrato y a la violencia sistemática, esto demuestra la situación de abandono y la ausencia del Estado.

Hay avances en las normativas pero todavía queda mucho camino por andar, como es el caso del Cupo Laboral Trans al que todavía no hay un efectivo cumplimiento.Sin embargo, desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek nos hacemos eco de esta jornada para dar visibilidad, promoción y reclamo por la protección de los derechos de las personas del colectivo LGBTIQ+.

A 8 AÑOS DE LA SANCIÓN DE LA LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO

En el 2012 se aprobó la normativa que reconoce el derecho a las personas trans -transgénero, travestis y transexuales- a su libre expresión y desarrollo de su identidad autopercibida. A un trato digno de acuerdo con dicha identidad y la posibilidad de que en su DNI aparezca el nombre e imagen con la cual se sienta representada la persona.

Allá por el 2012, un 9 de mayo en el Senado se esperaba la tan ansiada Ley de Identidad de Género, el día estuvo acompañado de colectivos y activistas LGBTQ+ que miraban la sesión a través de pantallas gigantes del INADI en la plaza Congreso. Desde los balcones del recinto la sesión fue presenciada por activistas disidentes entre aplausos y alegría. El día finalizó con la sanción de la ley 26.743.

Por lo tanto, cada 9 de mayo se celebra la sanción de dicha normativa en Argentina, como un avance central en el reconocimiento de las identidades de las personas trans (transgénero, travestis y transexuales). Se destaca en ser la primera en toda América Latina que reconoce el derecho a la identidad de género de las personas trans y a su libre expresión y desarrollo.

La misma no hubiera sido posible sin los años de lucha por parte de las organizaciones trans en el país. Quienes lograron el respeto a la identidad de género autopercibida, el trato digno de acuerdo con dicha identidad y la posibilidad de que en su documento nacional de identidad aparezca el nombre e imagen con la cual se sienta representada la persona. Se corresponda o no con el sexo y el género asignados al nacer. Y destacando que para la rectificación registral no se requiere intervención quirúrgica, tratamiento hormonal, psicológico o psiquiátrico previo, ni autorización judicial y que el trato digno no depende del cambio registral.

Por otro lado, la ley garantiza a las personas menores de 18 años el derecho al reconocimiento de su identidad de género, al trato digno y al libre desarrollo de su persona. Establece criterios y mecanismos que priorizan la voluntad de niñas, niños y adolescentes de acuerdo a la capacidad progresiva y el interés superior de estos, tal como disponen las normativa nacionales e internacionales: la Convención sobre los Derechos del Niño y Ley N° 26.061 de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Esta ley ha posibilitado el mejoramiento de la calidad de vida de las personas trans y ha permitido sentar las bases jurídicas para comenzar un nuevo andamiaje en materia de derechos que contenga las demandas de esta población en Argentina. Sin embargo, en algunos ámbitos han sido reticentes a respetar esta ley y los episodios transfóbicos siguen en boga al día de la fecha. Todo ello, al punto de que el Ministerio de Salud de la Nación solicita en sus resoluciones en tiempos de cuarentena, a que se cumpla con la ley 26.743 y las identidades autopercibidas de las personas.

Es por ello, que a pesar del avance legislativo, que es muy importante y valioso, el colectivo trans es uno de los más vulnerados dentro de la población, a raíz de su incompleta inserción laboral, entre otras cosas. En tiempos de pandemia por el COVID-19, esta población es una de las más perjudicadas por las limitaciones en las condiciones de vida y laborales, ya que en su gran mayoría es precarizada y de baja salubridad .

Desde el área de Género y Diversidad Sexual, celebramos la sanción y promulgación de la ley de Identidad de Género, pero continuamos en la lucha por los derechos que aún faltan alcanzar.

1° de mayo: Día Internacional de las Trabajadoras y Trabajadores

Se trata de una jornada en la que se conmemora un día de lucha por mejores condiciones de trabajo, que tuvo lugar allá por 1886. A lo largo de la historia se han alcanzado derechos laborales, sin embargo no se bajan los brazos para continuar luchando por los que faltan. 

El primero de mayo de cada año se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras y los Trabajadores en homenaje a los “Mártires de Chicago”, un grupo de sindicalistas socialistas y anarquistas que fueron ejecutados en 1886 en Estados Unidos por realizar un reclamo laboral.

El reclamo recitaba la reducción de la jornada laboral a 8 horas, ya que solían trabajar hasta 16 horas diarias. Ante el aumento de los paros y la presión social el presidente de Estados Unidos de ese entonces, Andrew Johnson, promulgó una ley que establecía las 8 horas de trabajo diario. Sin embargo, el sector empresarial decidió hacer caso omiso a la normativa, por lo que lxs trabajadores de la ciudad industrial de Chicago iniciaron una huelga el 1 de mayo.

A pesar de los derechos laborales alcanzados por las luchas sociales en el transcurrir de la historia, siguen quedando sectores de la sociedad asilados de un completo cumplimieto de tales derechos como lo son las mujeres y el colectivo LGBTIQ+. 

Nos encontramos bajo la economía capitalista que genera exclusión, desigualdad e injusticia  que se representa en, por un lado, la situación de desempleo y precarización laboral en el ámbito del trabajo asalariado, así como la brecha salarial entre varones y mujeres y la no completa inserción laboral del colectivo trans; por el otro sumado al trabajo catalogado como “productivo” a las mujeres se les suma el trabajo de cuidado de adultos mayores y de niños, niñas y adolescentes.

En la escala de valores de la productividad económica capitalista, queda invisibilizado el trabajo que realizan las mujeres en el seno de la familia como en la comunidad, que aportan el bienestar y la sostenibilidad de la vida social y económica.

La organización portal Economía Solidaria considera “abordar una reorganización de todos los trabajos. Esto supone, por un lado, que los hombres deben incorporarse a la responsabilidad del sostenimiento y cuidado de la vida y, por otro, que las mujeres deben acceder al ámbito de toma de decisiones en el espacio público. Asimismo se debe realizar una revisión de la masculinidad hegemónica basada en ciertas dosis de privilegios de género a los que hay que renunciar”.

Recordamos la problemática que conlleva el techo de cristal que pesa sobre las cabezas de las mujeres, el cual es un obstáculo invisible en la carrera laboral de las mismas, difícil de traspasar, que les impide llegar a cargos de mayor responsabilidad,  liderazgo y de toma de decisiones.

Desde el Área de Género y Diversidad Sexual celebramos el día de las trabajadoras y trabajadores, sin embargo seguimos en la lucha por mejoras en las condiciones laborales, por empleos inclusivo que garanticen el ejercicio pleno de los derechos sociales de la ciudadanía para todas las personas, como también reclamamos el cupo laboral trans.