Entrevista a la mamá de Janet

El femicidio de Janet Zapata, de tan solo 29 años, conmocionó a todos los mendocinos en 2016. Tras días de intensa búsqueda, Janet fue encontrada muerta en un descampado cerca de la ruta. Su cuerpo estaba semienterrado. Su mamá recuerda todo como si hubiese sido ayer: “ella había ido a hacer las compras para preparar el cumpleaños de su hija, salió del shopping y nadie nunca la volvió a ver”.

 A un año del primer “Ni Una Menos”, el femicidio de Janet Zapata se sumó a la larga lista de mujeres asesinadas por la violencia machista. Su mamá, Roquelina Ávila, la recuerda a través de la lucha por su nieta, “quiero que ella sepa que su mamá nunca la hubiera dejado sola; quiero que cuando mi nieta crezca, sepa qué le pasó a Janet esa noche”.

 -“Me pusieron el mismo nombre que a mi mamá, por eso me dicen Pinky”, comienza contando Roquelina. “Durante todo el juicio de Janet me fue inevitablemente difícil separar el dolor, la tristeza y la angustia, del juicio. Yo quería más que nadie que se haga justicia, pero fue un proceso muy doloroso. En estos años, he conocido familias que han pasado por la misma situación. Ellos y el apoyo de todos en Xumek, lo hicieron más llevadero. Sin todos ellos, no hubiera llegado a donde llegué y por eso siempre voy a estar agradecida con Xumek. Pinky habla mucho de su nieta, de lo difícil que fue llevar en paralelo un proceso judicial por el asesinato de su hija y, otro, por el de la tenencia de su nieta. “Desde el estado solo nos ofrecieron un grupo de ayuda para familiares”. Es necesario hablar más de los niños y niñas que son tan víctimas de la violencia machista como sus madres y no solamente como un daño colateral 

Isabella es una guerrera, no hay otra forma de definirla. Ella tenía 5 años cuando su mamá fue asesinada. Me recuerda mucho a Janet porque tiene muchísimo carácter. Durante 4 años estuvo viviendo en dos mundos diferentes (ya que pasa tiempo con los abuelos paternos y con nosotros). Me ha llegado a decir que “se alegra que su mamá esté muerta”. Eso lo escucha de los padres del femicida que siguen justificando lo que Minati le hizo a mi hija. Ingenuamente pensé que podríamos acceder a una tenencia compartida de Isabella, pero los abuelos paternos se negaron, se iban apropiando de ella. Luego de un año, desde que iniciamos la demanda, la jueza los obligó a compartir la tutela de nuestra nieta. Isabella lleva 4 años con asistencia psicológica y ha pasado por muchas crisis, recién ¡y luego de 4 años desde el asesinato de Janet! conseguimos la tutela total. Todos los informes psiquiátricos nos respaldaban, pero los tiempos de la justicia son especialmente lentos si consideramos que la integridad de una niña está en juego. Roquelina explica que el motivo por el que la familia del femicidia se “apropió” de la niña durante el primer año es tan absurdo como simple: “ellos la cuidaron los primeros días en que nosotros estábamos ocupados en localizar a Janet. Luego del asesinato, y con el juicio a Minati, todo se complicó y los abuelos paternos la tomaron casi como un rehén. Tuvimos que esperar un año para que un fallo de la Justicia nos permita verla de manera seguida. Roquelina también sostiene que nunca hubo ningún tipo de ayuda económica de parte del estado para solventar la terapia de su nieta y todos los cuidados que la niña necesitaba. “A pesar de que eso está contemplado en la Ley Brisa, Isabella no puede acceder aún, nos dicen que hay que esperar los tiempos de la justicia. El personal de ANSES tampoco está preparado para tratar con familias atravesadas por femicidios”.

 –Tengo pocos recuerdos de las primeras horas luego de que me enteré que mi hija estaba muerta. A veces, ningún recuerdo en absoluto. Durante los días en que Janet era intensamente buscada, Minati estuvo todo el tiempo con nosotros. Él me decía que ella había sido víctima de una red de trata de personas, alentaba esa teoría porque le servía. Fuimos juntos a la marcha para pedir que aparezca con vida, ahí él lloró enfrente de las cámaras de televisión, nunca jamás sospeché de él… 

A diferencia de Roquelina, la fiscal de homicidios Claudia Ríos, apuntó a la pareja de Janet desde un primer momento. Finalmente, en 2018, Minati declaró y se autoincriminó: aseguró que la había matado y se quiso justificar aludiendo a supuestos mensajes que ella había recibido de otro hombre. 

“La víctima siempre pasa a ser juzgada antes que el femicida. Lo he visto en todos los casos de femicidios que he acompañado en todos estos años. Tuve que escuchar cosas terribles de Janet, principalmente por parte de la abogada de Minati, sentí un desprecio especial hacia mi hija: que si le pedía plata, que si le enviaba mensajes a otro hombre… Durante mucho tiempo no pude ver ninguna de las noticias que circulaban sobre Janet, simplemente no aceptaba que ella no estuviera. Nunca hay que pensar que solo las mujeres sumisas pueden ser víctimas de violencia de género. Janet tenía mucho carácter, él la asesinó porque de alguna forma la tenía que callar”

El plan del femicida Minati comenzó a fallar cuando una mujer, cercana a Quiroga, llamó al 911 y aportó datos claves para la investigación. A pesar de que Minati fue condenado por el femicidio, Juan Manzano solo recibió una condena de 10 años como partícipe secundario y Claudio Quiroga fue absuelto. “El ideólogo está preso y yo agradezco todos los días por eso. Minati se esforzó en dejar afuera a los otros dos”, cuenta Pinky sobre la sentencia. Irónicamente, varios meses después de la condena por el caso de Janet, Quiroga ingresó al penal: casi mata a su pareja. “Como familia nos desbordó la rabia y la impotencia, sabíamos que habían dejado un asesino suelto y lo que le pasó a esa mujer se podría haber evitado”“Trato de canalizar el dolor y volcar mis fuerzas en ayudar. Antes, lo que me mantenía con fuerzas era el juicio y mi meta era conseguir justicia”, cuenta Pinky y explica que acompaña a familiares que han pasado por la misma situación. “Lo hago más que nada por Isabella, ella empieza a entender y preguntar sobre los grupos en los que estoy y las historias de las mujeres que no vuelven a ver a sus hijos. No quiero que ella crezca pensando que por ser mujer puede ser asesinada. El día que yo no esté quiero que ella recuerde a su mamá: que sepa que Janet Zapata era su mamá, y que a su mamá la mataron. Tiene que saber que su mamá nunca la hubiese dejado sola”.

Por Sabina Nallim, voluntaria en la Secretaría de Comunicación de Xumek.

El caso

Janet Zapata fue vista por última vez en el centro comercial La Barraca. Estaba ilusionada, en unos días, su hija pequeña cumpliría años pero Janet no llegó a festejarlo. Nadie nunca más la vio. Su expareja, Damian Minati, aseguró haberla dejado cerca del shopping y, que a partir de ahí, no tuvo más noticias de ella. Minati estuvo junto a la familia de Janet durante los días de búsqueda de su paradero. Lloró frente a las cámaras de televisión pidiendo su aparición y fue el que denunció penalmente la desaparición de Janet. Si bien, la justicia siempre sospechó de Minati, fue un llamado al 911 lo que confirmó su culpabilidad.

El cuerpo de Janet fue encontrado semienterrado en un descampado. La justicia detuvo a Minati, a Juan Orlando Manzano y a un amigo de este último, Claudio Quiroga. La investigación penal se basó en la hipótesis de que Minati le pagó $15.000 a Manzano para que asesinara a Janet y luego la enterrara en un pozo cavado por Quiroga. El terreno donde apareció Janet era propiedad de Manzano. Luego de dos años del hecho, se llevó a cabo el juicio oral por femicidio. Minati, basó su estrategia en auto incriminarse por el asesinato (dejando fuera a Manzano y Quiroga) y presentándose como víctima de una supuesta infidelidad por parte de Janet. Si bien, Minati quiso defenderse aduciendo que la infidelidad lo hizo actuar impulsivamente (emoción violenta) y que por eso, la asesinó de un disparo; los testigos dejaron claro que el plan para deshacerse de Janet fue minuciosamente pensado y elaborado.

Durante el juicio quedó demostrado que Janet era víctima de violencia de género de tipo psicológica y económica. Finalmente, luego de dos años, Minati fue condenado a cadena perpetua, mientras que su cómplice Manzano, recibió una condena de 10 años. El tribunal le otorgó el beneficio de la duda a Quiroga y lo absolvió, causando la indignación de la familia de Janet. Debido a esto, desde Xumek presentamos un recurso de casación cuestionando la absolución del segundo cómplice, fundamentado en las pruebas que indican que Quiroga cavó el pozo sabiendo que Janet sería enterrada ahí, a cambio de una suma de dinero.

Desde Xumek hemos representado y actuado en diversos casos que implicaron o implican violaciones a los derechos humanos. Acá podés leer sobre nuestros casos, emblemáticos y actuales. 

Grupo de Litigantes contra la Tortura en América Latina

Frente al reto que implica el combate a la práctica sistemática de la tortura en la región, abogados que colaboran con organizaciones civiles conformaron el Grupo de Litigantes contra la Tortura en América Latina. Su intención no sólo será acompañar los casos de este delito ante tribunales nacionales e internacionales, sino también impulsar la visibilización de esta práctica violatoria de los derechos humanos.

Tras un encuentro de cuatro días en San Cristóbal de las Casas, Chiapas-México, se concretó en abril de 2019 un grupo de 16 abogados de diez países de América que conformaron el Grupo de Litigantes Contra la Tortura en América Latina en un esfuerzo que califican de inédito en el combate contra esta práctica.

De Guatemala, El Salvador, Honduras, Colombia, Venezuela, Perú, Paraguay, Chile, Argentina y México, los abogados integrantes de diferentes organismos sociales buscarán tener incidencia en la implementación de políticas públicas de cada país para luchar contra esta problemática. Desde Argentina las organizaciones parte son el CELS (representado por Mariano Lanziano) y Xumek (por Lucas Lecour).

“La tortura es un mecanismo, un sistema, que sigue salando la dignidad humana no solo en lo individual, sino en lo colectivo también”, indicó Esteban Celada, abogado del Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos, de Guatemala. “Lo más grave es que pareciera que la respuesta regional de los países que estamos aquí representados es la misma: impunidad”.

En México, la organización que participa en este grupo de litigantes es el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, de Chiapas, cuyo integrante Jorge Hernández explicó que buscarán representar casos de manera conjunta. “Poder compartir las estrategias legales y también las políticas para combatir la impunidad y también poder llevar estos casos al Comité contra la Tortura en la ONU”, dijo.

El 10 de abril se formalizó la creación de dicho grupo, tras un seminario en Chiapas. El grupo de litigantes cuenta con la asesoría de la Organización Mundial Contra la Tortura, cuya coordinadora del Programa para América Latina, Helena Solá. Ella mencionó que el Grupo de Litigantes Contra la Tortura se conformó tras analizar que hay patrones de tortura que se replican en diversas regiones.

“Este grupo de litigantes surge de una reflexión y de un momento concreto, tenemos muchas personas que se han capacitado por años en la investigación de la tortura porque sigue pasando, mientras que tenemos una realidad incontrolable en donde la tortura es un patrón de opresión a la gente más vulnerable”, reflexionó.

La coordinadora Solá concluyó: “En la región vemos muchos casos en los que se cometen tortura, pero los jueces, los fiscales, y todo mundo, sistemáticamente se niega calificar como tortura; vemos que la tortura es un tabú que no existe para los Estados, pero está más presente que nunca”.

Organizaciones integrantes del Grupo de Litigantes Contra la Tortura de América Latina (GL):

–        Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, AC – México

–        Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) – México

–        Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, AC – México

–        Centro de Estudios Sociales y Legales (CELS) – Argentina

–        Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT) – Honduras

–        Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH) – Guatemala

–        Mujeres Transformando el Mundo (MTM) – Guatemala

–            Comisión Colombiana de Juristas (CCJ) – Colombia

–        Comisión de Derechos Humanos (COMISEDH) – Perú

–        Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH) – México

–        Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (COFADEH) – Honduras

–        Comité de Familiares de las Víctimas de los sucesos ocurridos entre el 27 de febrero y los primeros días de marzo de 1989 (COFAVIC) – Venezuela

–        Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) – Paraguay

–        Documenta, Análisis y Acción para la Justicia Social, A.C. (Documenta) – México

–        Fundación Comité de Solidaridad con Presos Políticos (FCSPP) – Colombia

–        Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (IDHUCA) – El Salvador

–        Observatorio Ciudadano – Chile

–        “ Xumek” Asociación para la promoción y protección de los Derechos Humanos – Argentina

–        Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) – Suiza

2° Curso Virtual: “Argentina ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”

CURSO VIRTUAL:

“Argentina ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”
Análisis de casos argentinos ante la CorteIDH y sus efectos en nuestro ordenamiento jurídico.

Por segunda vez junto con la Asociación Pensamiento Penal (APP) ofrecemos este nuevo curso de actualización en la plataforma virtual de APP.

El curso está dirigido especialmente a estudiantes de derecho, operadores judiciales, funcionarixs públicos, asesores jurídicos, defensores de derechos humanos, abogadxs particulares, magistradxs y/o cualquier otra persona que actué en el campo de los derechos humanos.

Objetivos generales:

  • Promover el análisis y la investigación del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, dentro de los aspectos y temáticas que se abordan en el presente programa, principalmente mediante el análisis de todos los casos en los que la Argentina ha sido parte ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
  • Concientizar sobre la necesidad de proteger los Derechos Humanos y dotar a los estudiantes de las herramientas que ofrece el Derecho Internacional para tal fin.
  • Ofrecer herramientas y una formación avanzada en Derecho Internacional de los Derechos Humanos, permitiendo el desarrollo de estrategias de litigio en el Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos, a través de la experiencia de los casos argentinos.
  • Abordar discusiones que el mundo moderno y la globalización imponen al Derecho Internacional de los Derechos Humanos y al Derecho Internacional, con criterio jurídico y argumentativo aplicado al contexto nacional e internacional y la relación que se produce entre ambos.

Objetivos Específicos:

  • Comprender la íntima relación del Sistema Interamericano de Derechos Humanos y el derecho argentino, mediante el abordaje de herramientas y conceptos propios al Derecho Internacional.
  • Afianzar las capacidades analíticas, críticas y propositivas frente a la existencia y eficacia de los mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos y del derecho internacional.
  • Profundizar sus conocimientos del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos, en los casos argentinos.
  • Capacitar sobre estrategias de litigio ante el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos.
  • Debatir sobre la influencia de los casos argentinos en el orden jurídico interno y las distintas posturas adoptadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Docentes (ordenadxs alfabéticamente):

BORDA, Rodrigo | CESARONI, Claudia | FERNANDEZ LEYTON, Jorgelina | FREIJEIDO, Gonzalo | JULIANO, Mario | KLETZEL, Gabriela | LAINO, Nicolás | LAMM, Eleonora | LAVADO, Diego Jorge | LECOUR, Lucas | NOLI, Milagros | PEROTTI, Ignacio | POCHAK, Andrea | REY, Sebastián | RODRÍGUEZ INFANTE, Daniel | ROUSSET SIRI, Andrés | SALINAS, Pablo Gabriel | SALINAS, Sergio Daniel | SOMMER, Christian | SOSA BACCARELLI, Nicolás | VARGAS, Nicolás | ZANESSI, Analía

– Duración: 5 meses

– Costo: AR$4000 (mediante de depósito o pago c/ tarjeta de crédito en cuotas)

– Programa disponible en: Programa DH08 – APP XUMEK

– Docentes ampliamente reconocidos en la materia.

– Clases grabadas a las que accedes desde el aula virtual.

– Seguimiento personalizado de tutores.

Inscripciones en: www.campusapp.com.ar

#Xumek2018 #Capacitación #CorteIDH

Área:

Secretaría de Investigación, Formación y Promoción

Socios:

APP – Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Comahue.