Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar

El trabajo doméstico es una fuente importante de empleo remunerado para las mujeres, y las trabajadoras del hogar representan una de las principales fuerzas de trabajo femenina asalariada en todo el mundo. Las trabajadoras del hogar hacen contribuciones importantes al funcionamiento de los hogares y de los mercados laborales.

Sin embargo, se encuentran excluidas de la protección social y laboral al encuadrarse la actividad en un mercado de trabajo informal, favoreciendo a su infravaloración. La equiparación profesional con el resto de personas trabajadoras por cuenta ajena y respeto hacia un sector en el que, frecuentemente, se vulneran derechos y se trabaja en condiciones  de precariedad. Es por esto, que dichas reivindicaciones son necesarias para avanzar en el logro de la igualdad en el empleo de las mujeres.

Un poco de historia

En 1988, tuvo lugar el primer Congreso de Trabajadoras del Hogar, en Bogotá, Colombia, donde se conformó la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLATRAHO), y se instituyó así el 30 de marzo como Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, como fecha conmemorativa y de reivindicación de los derechos de este sector compuesto en su mayoría por mujeres; precisamente con la intención de colocar en la agenda pública su situación de discriminación sistemática, precariedad y llamar la atención ante la indiferencia social.

En dicho Congreso, se disctuieron temáticas reliacionadas principalmente a la discriminación que sufren las personas que se dedican a este trabajo, la falta de leyes que les amparan, el establecimiento de un pago digno por su labor y el derecho a una protección social por parte de los estados.

Tales argumentos, llevaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a interesarse en el tema y proclamar en 2011, por medio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un tratado histórico donde se creaba un Convenio para asegurar el Trabajo Decente para los Trabajadores/as Domésticos, generando así el primer documento regulatorio de este tipo de actividad económica.

¿Qué es el trabajo doméstico?

Se define como el trabajo que se hace en el hogar de forma remunerada en el marco de una relación laboral incluyendo tareas domésticas y de cuidados, de ahí que haya que distinguirlo del trabajo doméstico no remunerado realizado por integrantes de la unidad familiar.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek visualizamos y problematizamos que las tareas de cuidado caigan históricamente sobre las mujeres, ya que son excluidas de la protección social y laboral al encuadrarse la actividad en un mercado de trabajo informal.



Fuentes:
CONVENIO SOBRE EL TRABAJO DECENTE PARA LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DOMÉSTICOS.  
Misiones online
Humans Right Watch