DÍA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL

8 de Mayo de 1987, Localidad de Budge, Provincia de Buenos Aires. 

Agustín Olivera (26), Oscar Aredes (19) y Roberto Argañaraz (24) mueren a manos de personal de la Policía Bonaerense, en un tristemente célebre hecho que ha pasado la posteridad como la masacre de Budge, que la prensa bautizó como  “Gatillo Fácil”. En memoria del hecho se instituyó por medio de la ley nacional Nº26.811 el Día Nacional de la Lucha contra la violencia Institucional.

Si bien los abusos policiales no eran desconocidos en nuestra historia reciente,  el caso resultó paradigmático tanto por la violencia en si desplegada como por el accionar posterior de la fuerza, la que intentando encubrir el nefasto episodio llegó incluso a perseguir a familiares y amigos nada más que por su reclamo de justicia. Estas prácticas lamentables tan instauradas en las fuerzas de seguridad se mantienen hasta la actualidad. 

34 años después y con icónicos casos de por medio (Walter Bulacio, Adolfo Garrido y Raúl Baigorria, Sebastián Bordón tan sólo por nombrar algunos de los mas resonantes y que tomaron estado público) lejos de haberse resuelto, la problemática de la Violencia Institucional sigue vigente e instalada, y así también sigue vigente el reclamo por parte de organizaciones de Derechos Humanos como Xumek.

Nuestro reclamo está dirigido a visibilizar las prácticas abusivas que pretenden ser encubiertas, e influir en la adopción de políticas públicas serias que lleven a modificar estas conductas por parte de las fuerzas de seguridad.

Entendemos en ese sentido que resulta imprescindible una intensiva capacitación de las fuerzas de seguridad, principalmente en materia de Derechos Humanos, Uso de Armas Letales y Garantías Constitucionales entre otras materias, como así también el compromiso de los operadores judiciales para la investigación y sanción de los hechos que sigan ocurriendo.

No podemos dejar pasar la oportunidad de agradecer a todas las familias que han depositado su confianza en nuestra asociación para representar su reclamo ante las autoridades. 

Finalmente y a sabiendas de que los abusos de la fuerzas de seguridad no son excluyentes de nuestra provincia y país, no solidarizamos con la dramática situación que vive por estos días el pueblo Colombiano víctima de grandes violaciones a los derechos humanos.

Ilustración: Villy