Hablemos de la Ley de Educación Ambiental Integral

El pasado 14 de mayo, el Senado Nacional aprobó el proyecto de Ley de Educación Ambiental Integral, la cual ya contaba con media sanción de la Cámara de Diputados, convirtiéndolo en Ley. Esto significa un gran paso para continuar luchando por el derecho humano a un ambiente sano.

¿Qué propone la ley?

  • Plantea una política pública nacional, estableciendo la educación ambiental obligatoria para todas las jurisdicciones del país, de forma permanente, transversal e integral.
  • Busca que les estudiantes puedan adquirir diversas competencias, a través de la currícula educativa, que les permitan reflexionar críticamente sobre la interdependencia de los elementos que conviven en el ambiente; el respeto y valor de la biodiversidad; la equidad; el reconocimiento de la diversidad cultural; el cuidado del patrimonio natural y cultural y el ejercicio de distintos derechos relacionados a un ambiente sano.

¿Cómo se va a implementar?

La nueva ley propone la creación de mecanismos de implementación, como la Estrategia Nacional de Educación Ambiental (ENEAI) y las Estrategias Jurisdiccionales de Educación Ambiental Integral (EJEAI), que tendrán la misión de elaborar y diseñar políticas nacionales y orientar políticas en las distintas provincias, para lo cual se propone ampliar la cobertura territorial, social y sectorial como también la generación de consensos sociales sobre los ejes temáticos y las prioridades temáticas de acuerdo a cada territorio de manera que se promueva un compromiso ambiental intergeneracional. 

Para saber más sobre la importancia y urgencia de la implementación de la Ley de Educación Ambiental Integral, charlamos con Tania Bilbao, Coordinadora del Programa de Educación y Comunicación Ambiental del Instituto de Ciencias Ambientales (ICA) de la UNCuyo, y con la Lic. Gabriela Luquez , Secretaria General del ICA. 

Xumek: Teniendo en cuenta que desde el ICA UNCuyo vienen trabajando hace varios años con Educación Ambiental ¿Qué opinión tienen respecto a la sanción de la Ley Nacional de Educación Ambiental?

Gabriela: La sanción de esta nueva ley es un gran motivo para celebrar. Un logro para la jurisprudencia ambiental y para el fortalecimiento de la práctica de la Educación Ambiental en ámbitos formales y no formales. 

La opinión es de mucha esperanza, es una ley muy esperada tanto a nivel nacional como provincial, y es una necesidad  de poder transversalizar la educación ambiental en todos los niveles educativos. Para las universidades, representa un desafío inmenso, enorme, porque invita a sumarse a este nuevo proyecto educativo a través de la revisión curricular, se trata de una invitación que presenta muchos desafíos, una apuesta innovadora para el sistema educativo argentino y que invita a repensar nuestra oferta educativa universitaria, asumir que los formadores debemos entender que estamos acompañando esa capacitación, la formación de futuros líderes y lideresas que en el futuro estarán tomando decisiones y gestionarán cuestiones ambientales, y que hoy es una juventud muy empoderada y posicionada en lo relativo a la sostenibilidad en su sentido más amplio. 

Xumek: ¿Qué importancia tiene la sanción de esta ley en el contexto social actual desde el enfoque de desarrollo de capacidades?

Gabriela: La importancia es enorme porque habla de diversidad, de respeto, de cuestiones intergeneracionales, de responsabilidad ciudadana, habla del hoy pero principalmente habla del mañana, de lo que vendrá y de la responsabilidad que tenemos quienes estamos hoy gestionando y liderando procesos de enarbolar esta bandera y darle para delante. Creo que también el contexto político internacional es muy relevante, la cuestión ambiental está en las agendas políticas tanto por la crisis climática como por la valoración del género en la gestión del ambiente, en la apropiación por parte de las juventudes y cómo lideran los procesos nuevos. Es un momento de renovación de  regeneración en el pensamiento y en los paradigmas. 

Tania: Si bien la Educación Ambiental viene tomando cada vez más fuerza en establecimientos formales, aún es tarea pendiente la mayor incorporación en las currículas de forma transversal e integral. Por otro lado, fuera del ámbito escolar, la práctica de la Educación Ambiental y la sustentabilidad ha ampliado su dimensión sumando compromisos en las organizaciones sociales, los municipios, las áreas naturales protegidas, incluso en el ámbito empresarial.

Xumek: ¿Consideran que es una ley completa, que abarca los aspectos necesarios respecto a la Educación Ambiental?

Gabriela: Es una ley bastante completa, debemos esperar la reglamentación para poder aseverar esta pregunta. Debemos ver cómo se va a reglamentar, cómo se va a poder dar esta articulación en las provincias y en la nación, incluso que cada una de las áreas correspondientes a la gestión educativa tengan la posibilidad de implementar también cuestiones de desarrollo local. Sin embargo y pese a que es difícil reconocer que sucederá con la reglamentación de la ley, considero que entre los principios que enuncia la ley, hay temas bastantes innovadores, bastante desafiantes para la educación argentina como venía siendo planteada. 

Xumek: En el contexto educativo argentino actual ¿cómo ven su implementación?

Tania: Es interesante que el marco de la ley viene a reflotar y a darle fuerza a todas las experiencias que ya se vienen dando en los diferentes ámbitos, no sólo en los ámbitos escolares donde la educación ambiental tiene cada vez más presencia y donde se está buscando esa transversalidad sino también en los ámbitos no formales y acá entran las organizaciones sociales, las uniones vecinales, instituciones, emprendimientos, diferentes ámbitos, donde se empieza a reconocer el rol educativo como una forma de aportar al desarrollo y a la reflexión continua.

Xumek: ¿Y qué oportunidades ven en nuestra provincia con la implementación de esta ley? 

Tania: En Mendoza hay una experiencia que sería muy interesante de recuperar, a la cual esta ley y el marco de la estrategia de la educación ambiental nacional  puede volver a activar, ser de respaldo para que se recupere. Se trata de la Mesa provincial de Educación Ambiental, la cual se creó en el año 2015 y que dejó de funcionar por motivos administrativos, pero tuvo el objetivo de constituirse como un espacio de articulación de estas diferentes experiencias, actores y referentes de los diferentes ámbitos. Sería muy importante e interesante que la nueva ley pueda crear ese marco positivo para que se recupere ese órgano provincial.