Juicio de Lesa Humanidad de San Rafael

Se retomaron, luego de la feria judicial, las audiencias relativas al segundo juicio por delitos de lesa humanidad de San Rafael. Entrevistado en “Tan Gente”, el abogado Lucas Lecour, querellante por el Movimiento Ecuménico y representante de la familia del desaparecido Francisco Tripiana, destacó la conformidad que fiscalía y querellas tienen respecto al Tribunal presidido por la jueza Ruiz López por su disposición para que la etapa testimonial no sea excesivamente larga, por lo cual considera posible llegar a una sentencia en dos meses. Hizo también un repaso sobre víctimas, hechos y acusados, así como la descripción de la continuidad de prácticas genocidas y complicidades en democracia, y una ponderación histórica de los juicios en Mendoza.

El abogado Lucas Lecour fue muy claro al ponderar el proceso de memoria, verdad y justicia que después de décadas terminó por consolidarse en la provincia. Dijo: “Hay un proceso de memoria activa y de lucha importante de los Organismos de Derechos Humanos con el acompañamiento de la Fiscalía de lesa humanidad y de las querellas que ha permitido la realización de tres juicios en la Ciudad de Mendoza -el actual con la característica histórica que significa el enjuiciar “a quienes hasta no hace mucho seguían como jueces federales”- y este segundo de San Rafael”, que posibilita “que se obtengan importantes condenas o procesos como contra Luis Stuhldreher, que fue funcionario del gobierno de Cobos”. Y agregó que fruto de tan importante tarea, “dentro de poco podremos decir que se investigaron y juzgaron todos los delitos denunciados durante la última dictadura y que acá se cerró este proceso”.

Tal cual comentó en la entrevista de ayer, hoy reinició tras la feria judicial el juicio del sur provincial que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 2, presidido por la doctora Fátima Ruiz López. Sin embargo, la audiencia -como las últimas- se desarrolló por teleconferencia y en Tribunales Federales, dado que aún hay testigos del medio local. El abogado manifestó que los acusadores se sienten “contentos” por la responsabilidad asumida por el Tribunal en cuanto a la dinámica y celeridad con que se ha abordado el tratamiento testimonial, ya que tras 18 audiencias celebradas desde finales de marzo -cuando el juicio “recomenzó” dado que debió ser integrado nuevo juez- se han concretado más de 100 testimoniales entre las 150 estipuladas. Y aunque las jornadas sean “agotadoras”, también son “satisfactorias”, porque “de seguir con este ritmo, hacia finales de septiembre podría haber sentencia”.

El juicio contempla delitos de homicidios, privaciones ilegítimas de la libertad, torturas, abusos sexuales y 14 desapariciones forzadas contra un total de 76 víctimas, 3 de las cuales fueron incorporadas en el debate en curso porque, según Lecour, resulta muy poco probable que se realice otro proceso de este tipo en San Rafael. El número de represores juzgados se mantiene en 26 y abarca a los responsables de lo que fue la estructura montada entre 1976 y 1978 para perseguir a las y los militantes políticos del sur provincial por grupos de tareas conformados por personal del D2 departamental, la Unidad Regional II, Infantería, Destacamento 144 de Inteligencia, y otros.

Lecour también indicó la importancia que tienen para el juicio y para la sociedad sanrafaelina que entre los acusados haya varios “notables” que siguieron delinquiendo y amparándose en la impunidad durante la democracia. Así, mencionó al ex intendente de facto Luis Stuhldreher -máximo responsable del centro clandestino que funcionaba en la Municipalidad-; al ex policía Hugo Ramón Trentini -condenado por el crimen de Sebastián Bordón y el peor ejemplo de la continuidad de prácticas genocidas-; al ex jefe de la UR II, Oscar Raúl Pérez, que “liberó la zona” y encubrió a policías implicados en el asesinato en 2002 del empresario Carlos Méndez; a Norberto Mercado, ex jefe policial que desde 1990 ha sido señalado por la Comisión de la Verdad “como una de las personas que ordenó las desapariciones de Adolfo Garrido y Raúl Baigorria” -por quienes hubo condenas de la Corte IDH-; y a Juan Roberto Labarta, quien atrás de su mascarada como arquero del Club Pedal, escondía su rol de informante y “ha sido reiteradamente mencionado por los testigos”.

Uno de los hechos más aberrantes surgidos como prueba es la constatación de que en el propio edificio de Tribunales funcionó un centro de torturas por el que pasaron decenas de detenidos, inclusive empleados del mismo Poder Judicial, por quienes ni sus jefes ni sus compañeros preguntaron jamás. Las audiencias continúan el próximo jueves y viernes.

Fuente: Entrevista generada por el programa radial “Tan Gente” (Radio Nacional Mendoza) Fecha: 24 de julio de 2015 – “Se aproximan las condenas en el juicio de lesa humanidad de San Rafael”: http://www.nacionalmendoza.com.ar/?p=42834