La Nación será querellante en el caso Soledad Olivera

Fernando Peñaloza , abogado representante de la Secretaria de Derechos Humanos de la Nación en la Provincia dialogó con “Línea Editorial” sobre el caso de Soledad Olivera y el reciente fallo de la Cámara de Apelaciones que lo indica como “violencia de género”. Peñaloza fue impulsor para que la Justicia haga este enmarcamiento.

La Cámara de Apelaciones falló a favor de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y  podrá ser querellante en la causa por la desaparición de Soledad Olivera. A tres años de la desaparición de la joven lavallina esta cámara resolvió la causa como “un caso de violencia de género” en contraposición de la posición de la justicia provincial que lo caratula como “crimen común”.

Esta decisión revoca el fallo del fiscal especial Santiago Garay y el juez de garantías David Mangiafico quienes al conceptualizar la causa como un delito común de privación ilegitiman de la libertad no veían competente que la Secretaría de Derechos Humanos participara de la querella.

Peñaloza destacó que este fallo es un avance muy importante ya que permite una definición más clara de la causa y permite que esta será mucho más plural al aceptar que diferentes organizaciones participen de la querella, organizaciones relacionadas a los derechos humanos y los derechos de las mujeres que pueden aportar mucho más a este caso que hace tres años que está estancado.

El abogado señaló además que hay cierto temor por parte de la Justicia mendocina de usar términos como “desaparecidos” en estos casos, posiblemente por el peso que ha adquirido en la historia reciente esta palabra. La Justicia de la provincia se ha limitado a investigar la causa como privación ilegitima de la libertad tanto en el caso de Soledad Olivera como en el de Johana Chacón, ambas desaparecidas en Lavalle. La primera chica en noviembre de 2011, y la pequeña Johana en septiembre de 2012.

“Estas mujeres son desaparecidas en democracia” remarcó Peñaloza. El reciente fallo de Correa Llano pone el caso en consonancia con los convenios y las normativas federales. El interés principal de la Secretaría de Derechos Humanos es, ahora como parte de la causa, acceder al expediente, pedir el cambio de caratula y avanzar con la realización del juicio oral y público en el que será juzgado Mariano Luque, quien fue pareja de Soledad Olivera y hasta ahora es el único imputado en la causa.