NO MÁS VIOLENCIA INSTITUCIONAL EN DEMOCRACIA

Ayer logramos hacer justicia por Ricardo Bazán.

En el año 2019, Antonia Zarate llega a Xumek gracias al trabajo social y comprometido de nuestros compañeros y compañeras de la Red Puentes de Nuestramérica en el Barrio La Favorita para que la representemos en el proceso penal en el que se investigaba el homicidio de su hijo, Ricardo Bazán, a manos del policía José Alexis Méndez Castro.

Fue desde entonces que el equipo de profesionales y estudiantes avanzados de la Clínica Jurídica de Xumek comenzó a prepararse para este juicio por jurado popular que decidiría la responsabilidad penal de un funcionario policial. 

Esta era la primera vez que un acusado por un homicidio agravado por abusar de su función policial era juzgado de esta forma en Mendoza. Es decir, la primera vez que un caso de ejecución extra-judicial, también llamados “gatillo fácil”, sería juzgado por mendocinos y mendocinas de a pie.

Nuestra experiencia en la lucha contra la violencia institucional es parte de los cimientos de nuestra organización, sin embargo, jamás habíamos llevado a juicio a un funcionario policial o penitenciario en este nuevo sistema de jurados populares instaurado en Mendoza en el año 2019. 

Teníamos algunas preocupaciones sobre cómo iba actuar un jurado popular frente a un policía acusado de matar a un joven de un barrio humilde que se había escapado de un control policial.

Las frases instaladas tales como “hay que matarlos a todos”, “una rata menos”, “hace falta de mano dura”, las felicitaciones y el trato de héroe que el ex presidente Mauricio Macri había dado al policía Chocobar, nos hacía pensar que influirían negativamente en el jurado y por lo tanto, no lograríamos una condena contra José Alexis Mendez Castro.

El desafío, como representantes de la mamá de Ricardo Bazán, era lograr que el jurado analizara las pruebas con absoluta imparcialidad, debíamos convencer al jurado de que los policías que ejecutan por la espalda no dan seguridad, no están previniendo ningún delito, sino que son simplementes “asesinos con uniformes”.

Para ello, recibimos constante ayuda de personas muy experimentadas en esta nueva forma de juzgar los crímenes más graves de nuestro código penal. Contamos con capacitaciones y espacios de discusión con profesionales de muchísima experiencia en enjuiciamiento por jurados populares, tales como Andrés Harfuch, Martin Sabelli y Julian Alfie de INECIP, el entrañable amigo Mario Juliano de APP, Laura Rousselle del Ministerio Público Fiscal de Mendoza, Mariana Silvestri y Ximena Morales del Ministerio de la Defensa Pública de Mendoza

Lo primero que debíamos hacer era alcanzar el mejor jurado posible en la audiencia de selección (audiencia de voir dire), para ello teníamos que identificar cuáles eran esos preconceptos o valores negativos que muchas personas tienen por sus experiencias de vida que los afectaría a la hora de analizar las pruebas con imparcialidad. 

Luego de llevar adelante una larga audiencia de selección con 96 personas que fueron sorteadas del padrón electoral, donde pudimos conversar con muchas de ellas y conocer sus formas de pensar, se eligieron los 12 miembros que decidirían la culpabilidad o no del policía. 

Luego, en el alegato de apertura, Juan Dantiacq dejó en claro que esto no era un juicio contra la institución policial, aquí no estaban en juego cuestiones ideológicas, sino la responsabilidad penal de un mal policía, que había ejecutado por la espalda a una persona desarmada y que no había cometido ningún delito.   

Alegatos de apertura completos. Inicia en el minuto 51:00

Posteriormente pasaron por la sala de audiencia 22 personas, entre testigos y peritos, que fueron reconstruyendo lo sucedido aquel fatídico 1° de mayo de 2019 en el Barrio La Favorita de Mendoza. 

Finalmente, en el alegato de clausura, Lucas Lecour analizó las principales pruebas utilizando un rompecabeza, para concluir pidiendo al jurado un veredicto de culpabilidad que haga justicia, no solo para que la policía de Mendoza no quede manchada por el accionar de un mal policía que ha despreciado el deber fundamental que le hemos entregado los mendocinos, nuestra seguridad y nuestra vida, sino también por Antonia, para que mitigue un poco el profundo dolor por la muerte de su hijo. 

Nuestro presidente, Lucas Lecour, presenta los alegatos de la querella que representó a la mamá de Ricardito Bazán.

Lo que pasó después fue histórico: un jurado popular, dictó un  veredicto de culpabilidad representando al pueblo de Mendoza con absoluta independencia e imparcialidad y con muchísimo compromiso y responsabilidad.

El veredicto del Jurado, registrado en vivo el pasado jueves 16 de septiembre.

El mensaje que nos da el jurado es que el pueblo de Mendoza no tolera que ninguna persona, policía o no, actúe por encima de la ley.

No hay ninguna justificación para que un funcionario policial ejecute a una persona por la espalda. Nadie tiene derecho a arrebatarle la vida a una persona

La institución policial tiene que entender el deber fundamental que les hemos entregado los y las mendocinas: la protección de nuestra seguridad y nuestra vida

Queremos que esta sentencia sea el inicio de una nueva policía de Mendoza. Una respetuosa de las normas, una que no use más su arma reglamentaria contra personas que no han cometido ningún delito. Una policía que no se lleve más a los pibes y pibas por su rostro, por su ropa o por vivir en un barrio determinado. 

La sentencia condenatoria dictada por un jurado popular es un cambio de paradigma en la lucha contra la violencia institucional. Es un claro mensaje del pueblo mendocino contra las prácticas violentas y abusivas enquistadas en las fuerzas de seguridad, que heredamos de la dictadura.