Orgulloses de ser

Desde Stonewall hasta hoy. ¿Qué reclamamos?

En la madrugada del 28 de junio de 1969, la policía de Nueva York irrumpió en el pub Stonewall, situado en el Greenwich Village. Los oficiales empezaron a registrar agresivamente a clientes del bar, exigiendoles documentación y detuviendo a toda persona sospechosa de ser homosexual o cuya vestimenta no se ajustara a la estrecha idea hegemonica sobre los géneros de la sociedad dominante, plasmada en leyes que prohibian usar ropa del sexo opuesto al asignado al nacer. 

Ante esta situación el colectivo LGBTTIQ+ respondió con una serie de manifestaciones que desencadenaron en incidentes violentos y derivó en lo que se conoce como los disturbios de Stonewall. 

En los ‘60 eran pocos los locales que acogían abiertamente a personas homosexuales, transexuales, travestis, trabajadoras y trabajadores sexuales y personas migrantes, entre ellos estaba el Stonewall. Si bien las redadas contra este tipo de pubs eran algo habitual en la época, lo que marcó la diferencia hace 52 años atrás fue la resistencia que impuso el colectivo poniendo en evidencia el hartazgo hacia todo un sistema, legal, policial y social, que les perseguía.

Estos acontecimientos encendieron la mecha del actual movimiento por los derechos de las personas LGBTTIQ+ e inspiraron la primera Marcha del Orgullo LGBTTIQ+ por la calle Christopher y quienes organizaron e iniciaron  las protestas aquel 28 de junio, entre ellas las activistas Marsha Jhonson —travesti y negra— y Sylvia Rivera —drag queen, latina y lesbiana dieron un ejemplo a todo el mundo para atreverse a poner freno a la represión y abrazar la diversidad. 

Por esto mismo remarcamos que reducir la lucha a un slogan como el “amor es amor” (love is love) es quitarle toda la impronta y el peso que hay en todo el camino recorrido desde aquel día. Muchas veces impulsada por un mercado que busca rédito económico y vacía de contenido las luchas por nuestros derechos. Sin mencionar que la frase invisibiliza nuestras identidades -sobre todo las trans- y establece una comparación con el modo de vida heterosexual, que nunca se va a alcanzar. En el fondo es poder ser quienes somos. Como decía Carlos Jauregui: “En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”. 

Realidades LGBTQ+ a nivel internacional.

Los crímenes de odio siguen siendo moneda corriente en gran parte del mundo, todas las semanas nos llega la noticia sobre asesinatos cometidos contra personas del colectivo. Un caso de repercusión internacional fue la situación en México, en la que un chico gay luego de haber manifestado su condición serológica (VIH+) fue asesinado. Asimismo, la tasa de suicidios dentro del colectivo se calcula en un 40%, siendo en su mayoría personas trans y varones gays.

Manifestamos nuestra preocupación por el recrudecimiento de la derecha/lxs conservadores en varias regiones a nivel internacional, donde continúan “reviviendo” las caducas teorías biologicistas, y la inexistente “ideología de género”; acciones que, como ilustramos, generan estigmas y discriminación, como es el caso de Hungría que en una ley aprobada recientemente, se prohíbe hablar de diversidad sexual en los ámbitos educativos y equipara a las personas del colectivo LGBT con prácticas pederastas. 

Tampoco debemos olvidar las implicancias negativas que la pandemia por Covid-19 ha tenido sobre miles de personas LGBT, visibilizando mucho más fuerte la vulnerabilidad en la que viven. Violencia intrafamiliar, expulsión de sus hogares, en los casos de personas con VIH algunas descontinuaron la toma de antirretrovirales. Situaciones que continúan ocurriendo a diario. 

Por su parte a nivel internacional han habido grandes avances como es el caso de Sudan que derogo la pena de muerte a aquellas personas del mismo género que tuvieran relaciones sexuales consensuadas entre si. La prohibición de las llamadas “terapias de conversión” en Alemania, y varias regiones de Australia, Canadá, México y Estados Unidos, entre otros.  A la fecha ya son 28 los países (miembros de la ONU) que cuentan con leyes de matrimonio igualitario; y otros tanto en camino a lograrlo como Monaco. 

Además las nuevas generaciones están activando fuertemente en varios espacios tanto virtuales como reales. Con una crítica y discurso al sistema heteronormado y binario, poniendo en jaque lo que se sigue considerando como lo establecido e inmutable. En esta línea el aumento de la visibilidad de las personas no binarias es remarcable. 

Contexto Argentino, ultimos acontecimientos 

En relación con los avances en materia legislativa, en Argentina aun en  medio de tanta injusticia y tanta hostilidad hacia el colectivo LGBTTIQ+, celebramos que la Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero obtuvo el día 11 de junio de 2021 media sanción por amplia mayoría en la Cámara de Diputades y pasó a la Cámara de Senadores buscando convertirse definitivamente en ley. 

El proyecto se denomina “Diana Sacayán- Lohana Berkins” en homenaje a las compañeras que fueron principales activistas en la lucha por los derechos de las personas trans/ travesti y los consiguientes cambios normativos para hacerlos efectivos. 

En esta temática hubo un inicio de respuesta estatal cuando el Presidente de Argentina en septiembre del 2020 a través del DNU 721/21 implementó el cupo laboral travesti/trans en el sector público nacional estableciendo que deben ocupar una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal con personas travestis, transexuales y transgéneros. 

Es importante resaltar que el proyecto que se tratará en senadores cuenta con algunos puntos a resaltar entre ellos: Incentivos al sector privado, acceso a créditos del Banco de la Nación Argentina con tasa preferencial para el financiamiento de emprendimientos productivos, comerciales y/o de servicios, individuales o asociativos, destinados específicamente a personas solicitantes travestis, transexuales y transgénero.

Tampoco se exigie acreditar el cambio registral en el DNI, reafirmando la prioridad de la identidad autorpercibida frente a la documentación y finalmente acciones de concientización  tendientes a la sensibilización con perspectiva de género y de diversidad sexual en los ámbitos laborales, con el fin de una efectiva integración de las personas travestis, transexuales y transgénero en los puestos de trabajo.

La aprobación de esta ley es un paso significativo en la lucha por la igualdad real de oportunidades en el ámbito del trabajo, del colectivo travesti/ trans  quienes durante años vienen sufriendo exclusión, discriminacion y violencia laboral. Desde el Área de Género y Diversidad Sexual creemos que es importante señalar que estos avances legislativos no son sino resultado de la lucha, la resistencia y resiliencia de las compañeras y compañeres Travestis, Transexuales, Transgéneros que vienen dando batalla en las calles, en sus espacios de militancias y en su vida cotidiana.

Es fundamental que existan personas travesti trans trabajando en el Estado porque, parafraseando a Lohana Berkins, quien se refirió a la universidad, pero acá vale lo mismo: cuando una travesti entra al Estado, le cambia la vida a esa travesti, cuando muchas travestis y trans entran al Estado, cambia el Estado y la sociedad entera #LEYDECUPOLABORALYA. 

Pero…¿Por qué decimos que celebramos aún en medio de tanta injusticia y tanta hostilidad hacia el colectivo LGBTIQ+? Porque con el mismo énfasis que celebramos la media sanción de ley de cupo laboral travesti/trans, exigimos y reclamamos la aparición con vida de Tehuel de La Torre, un chico trans de 22 años que salió de su casa el jueves 11 de marzo de 2021 y aún no se sabe nada de él. 

Tehuel fue a encontrarse con Luis Alberto Ramos (uno de los detenidos en la causa por delito de falso testimonio), quien le había hecho una oferta laboral para trabajar de mozo en un evento que nunca existió como afirma Verónica Alarcón, hermana de Tehuel en una nota realizada para la radio Universidad Nacional de La Plata.

A más de 100 días de su desaparición, con una causa que tiene dos detenidos e imputados, Luis Alberto Ramos y Oscar Alfredo Montes que podrían aportar datos útiles para la búsqueda y se niegan a declarar, la policía no lo encuentra y los rastrillajes no arrojan resultados contundentes.

No podemos pensar en solamente celebrar la mencionada ley si al mismo tiempo una persona trans desaparece en contexto de búsqueda de trabajo, no podemos dejar de pensar en que debe haber una correlación y adecuación entre las normativas protectora de derechos y su real y efectiva implementación.

Exigimos respuestas urgentes, las vidas trans también valen. ¿DÓNDE ESTÁ TEHUEL?