SE ELEVA A JUICIO EL CASO BAZÁN

Se trata del primer Juicio por Jurados por un caso de Gatillo Fácil en Mendoza. 

Hoy la Jueza de Garantías, Dolores Ramón, confirmó la elevación a juicio por el homicidio de “Ricardito” Bazán. Rechazó el pedido de cambio de calificación solicitado por la defensa del policía José Alexis Mendez Castro y mantuvo su calificación original, homicidio agravado por el abuso de su función o cargo, cuando autor fuere miembro integrante de las fuerzas de seguridad (art. 80 inc. 9 C.P.) delito que arriesga una pena de prisión perpetua.

La defensa solicitó a la Jueza de Garantías el cambio de calificación, pidiendo que se le imputara un delito imprudente debido a que la bala que dio muerte a Ricardo Bazán había impactado previamente con material inorgánico (cemento). Sin embargo, la Jueza rechazó el pedido de cambio calificación, sosteniendo que el ángulo del disparo fue de 7 u 8 grados, casi en línea horizontal y no al piso. Expresó la Jueza: “si su idea era disuadir a la víctima, dicho disparo debió ser en 45 grados”. La dirección de su brazo (casi recto), la altura de Méndez y Bazán y su experiencia como funcionario policial, fueron considerados por la magistrada como evidencia suficiente de su intención de matar. Esta intención no es compatible con un homicidio culposo (imprudente) “el disparo fue realizado con conciencia de la ilicitud, sabiendo que el proceder era idóneo para causar la muerte” agregó la Dra. Ramón.

Para afirmar la existencia del dolo homicida, debe valorarse en su integralidad la totalidad de las pruebas incorporadas a la causa. En este sentido, se valoró que Méndez Castro efectuó seis disparos en un plazo de tiempo muy corto, sumado a que la cantidad y la repetición tiene relación con una conducta querida, direccionada hacia un fin, especialmente, cuando al inicio del procedimiento la conducta de la víctima no justificó persecución alguna. “Los disparos fueron efectuados en un pasillo del Barrio La Favorita sin luz y de noche, por lo que el imputado sabía que ponía en riesgo, no solo la vida de Bazán, sino de cualquier otra persona. Esto también es compatible con un dolo homicida”.

El obrar ha sido desproporcionado en todo momento. Huir de una detención por averiguación de antecedentes injustificada, sin estar detenido, no configuraba ningún tipo de delito que autorizara la conducta posterior del imputado. Lo sucedido en este caso fue “disparar a matar”.

Haciendo referencia a la conducta posterior de Méndez Castro, si el disparo fue imprudente, ¿por qué no pidió auxilio? ¿Por qué no lo informó a sus superiores, ni llamó al 911? ¿Por qué no pidió más apoyo o una ambulancia para asistir a Bazán?. Nuevamente este proceder no es propio de quien actúa imprudentemente (sin dolo). 

Por ello, la Jueza de Garantías rechazó el planteo de la defensa y confirmó la elevación a juicio como un homicidio doloso agravado por la calidad de miembro de una fuerza de seguridad abusando de su función o cargo. Este será el primer caso de violencia institucional que será juzgado por un jurado popular. 

Para saber más sobre el caso, hace click acá