Semana Mundial de la Lactancia Materna

Se lleva a cabo en la primera semana de agosto. Jornada para visibilizar la importancia de amamantar. A su vez, el contexto de pandemia nos invita a reflexionar sobre cómo es la lactancia en tiempos de Covid-19. Por otro lado, nos preguntamos qué sucede con las mujeres o cuerpos gestantes que no desean amamantar.

Durante la semana del 1 al 7 de agosto se visibiliza en diferentes países la Lactancia Materna, jornada que se instauró por la Organización Mundial de la Salud -OMS- y UNICEF en 1992. Es una fecha para reflexionar y aún más en tiempos de Covid-19 nos invita a identificar cómo ha afectado el coronavirus a la lactancia y qué implicancias tiene sobre los cuerpos gestantes.

La licenciada en Obstetricia, Claudia Benítez Castro, quien trabaja con mujeres por medio de un acompañamiento en el embarazo y la lactancia, afirma que “es importante dicha práctica en lxs recién nacidxs ya que tiene implicancias tanto en el plano de la salud orgánica como biológica, además de los elementos nutricionales que aporta. Asimismo, ayuda a las defensas del recién nacidx y posibilita a que se termine de desarrollar el cerebro. Por otro lado, es importante también el componente socio-afectivo que se genera entre madre-hijx durante la lactancia”.

A su vez, esta práctica es considerada un trabajo y tiene una serie de transformaciones sobre los cuerpos gestantes. Conlleva su esfuerzo físico, ya que quema calorías y hay una pérdida de energía como cualquier actividad laboral. Implica: cansancio, miedo, a veces una sensación de soledad y de incertidumbre; como también satisfacción, porque participan hormonas sexuales, del deseo y del placer, y tiene un componente de felicidad para el disfrute de este momento, argumenta la Licenciada en obstetricia.

Sin embargo, no todas las mujeres ni cuerpos gestantes desean amamantar, entonces ¿qué sucede con ellas? Según Benítez Castro “se realizan terapias y/o asesorías, de la mano de asesores en lactancia, con un equipo interdisciplinario para que se suspenda la lactancia y se les cuente los pro y los contra que puede tener esta decisión”.

A su vez, Victoria Pérez, socióloga e integrante de la Organización de Mujeres Autoconvocadas y Organizadas por un Parto Respetado de Mendoza, quien también fue convocada por el Instituto de Estudios de Género y Mujeres -IDEGEM- afirma que: “las mujeres y/o cuerpos gestantes que deciden no amamantar en esta sociedad patriarcal y capitalista, a veces, se ven expuestas a cierta discriminación o condena social por parte del personal de la salud, quienes tienen prejuicios y no están formadxs en el respeto y decisión de las madres. Claro está, no todo el personal de la salud tiene prejuicios, ya que se han ido capacitando cada vez más en los beneficios de la lactancia y por lo tanto en la importancia del deseo materno frente a esta práctica. Mientras no haya deseo de amamantar se debe respetar la decisión de la mujer, y se debe acompañar con la información necesaria. Por eso es tan importante el papel de asesoras de lactancia en los espacios de salud”.

Lactancia en tiempos de covid-19

Al inicio de la etapa del coronavirus en la Argentina, hubo ciertas limitaciones hacia las personas gestantes que tenían síntomas o eran covid-19 positivas y habían parido. En ese entonces, no estaba comprobado que no se pasaba el virus a través de la lactancia. Con el tiempo y después de iniciadas las medidas de sanitarias por covid de la OMS y UNICEF ya se ha comprobado que hasta ahora no hay ningún indicio que se pase el virus a través de la lactancia.

“Entonces las personas con síntomas o que porten el virus de covid pueden dar de mamar a su bebé, pero sí es necesario que se tomen los recaudos y las medidas necesarias, como en cualquier situación, las mismas son usar los mecanismos de higiene, barbijos, lavarse las manos, etc. Pero la leche materna no contagia al bebé si la persona gestante tuviera covid-19”, sostuvo la socióloga.

En los tiempos que corren, la lactancia tiene una parte positiva, ya que la leche tiene imunobulinas, y esto genera defensas al bebé; por otro lado, hay que tener precauciones en la forma de amamantar. Si hay una mujer que va a dar el pecho tiene que seguir las mismas recomendaciones que cualquier ciudadanx: usar la mascarilla, usar un tapabocas, justamente para evitar el contagio; pero por lo demás si se encuentra en buen estado de salud pueden amamantar y en caso de que no se puede estimular para sacar leche, en caso que se desee, afirmó la licenciada en obstetricia, Claudia Benítez Castro.

Como vemos hay posibilidades para aquellas personas gestantes que sean covid-19 positivas para que puedan llevar a cabo la lactancia con los cuidados pertinentes.

Desde el área de Género y Diversidad Sexual de Xumek, apoyamos e insistimos en el respeto de espacios de lactancias. Asimismo, repudiamos las situaciones en donde se violentan y discriminen a las personas con coronavirus positivo.