5 de marzo: Día Mundial de la Eficiencia Energética

Optimizar la energía es un propósito que deben asumir tanto los Estados nacionales como las sociedades civiles. Desde esta perspectiva, cada persona puede hacer un mejor uso de los recursos a través del diseño de viviendas sustentables, uso de fuentes de energía renovables, introducción de prácticas cotidianas como el reciclado y reutilización, entre otras formas que bien ha sabido educar y dar respuesta la permacultura como área de conocimiento actual, para el desarrollo ecosocial.

Una práctica fundamental que nos atraviesa a todxs es la reducción consciente de la huella de carbono mediante el consumo de productos locales y de estación. Y en relación con esto, aplicar una política de transporte menos agresiva con el medio ambiente.

Está en nuestras manos hacer un uso responsable de los recursos comunes y reducir hasta prescindir de las prácticas que nos perjudican como aldea global. Nuestra gran casa.

Recordamos al Estado provincial y nacional la necesidad de avanzar hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y específicamente en el ODS7 (Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna) mediante la implementación de políticas públicas que faciliten la educación social y diseño de metodologías de transición hacia sociedades sustentables. Somos nosotrxs quienes debemos concebir la idea de desarrollo humano junto a la de conservación de los ecosistemas, siendo el correcto uso energético el puente que nos permita dirigirnos al futuro que deseamos experimentar.

¿Qué reflexionamos el 5 de marzo?

Celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética, idea de conmemoración surgida durante la primera Conferencia Internacional de Eficiencia Energética que tuvo lugar en Austria en 1998. El propósito de asignar un día recordatorio estuvo dirigido a reflexionar y crear conciencia sobre la importancia del uso racional de la energía, en pos del beneficio del planeta como sistema del que dependen todas y cada una de las especies que lo habitan, ya que su uso incorrecto trae consecuencias irreparables para el mismo. 

Nuestra vida cotidiana depende de servicios energéticos fiables y asequibles para funcionar sin trabas y de forma equitativa, y es por ello que desde el área de Ambiente de Xumek apoyamos las iniciativas que señalan el derecho a la energía como un derecho humano al que hay que defender para que sea reconocido y se garantice su efectivo ejercicio.

De acuerdo a principios de búsqueda, transformación y uso de la energía, encontramos fuentes renovables y no renovables. Correspondiéndose las primeras a aquellas fuentes que no se desgastan con el uso como las eólicas, solar, hidráulicas, la biomasa o geotérmica y mareomotriz entre otras. Estas son energías consideradas limpias.

Las fuentes no renovables son aquellas que con el uso se agotan, no se regeneran o lo hacen de forma muy lenta en relación a la esperanza de vida humana. Ejemplos de estas fuentes son uranio de donde se obtiene energía nuclear, carbón, petróleo y gas natural. Por su condición de recursos finitos y el modo tecnológico en que son sustraídos del medio y transformados, resultan las fuentes más caras para el consumo, siendo uno de los factores relevantes para el aumento constante de la desigualdad social. Hoy las fuentes fósiles son las formas energéticas más utilizadas a nivel mundial y las que mayor contribución al efecto invernadero generan. 

¿Qué es la eficiencia energética? Es una política de freno a los efectos del calentamiento global, cuyo horizonte es la transformación de la actual dinámica global. Apunta a la diversificación energética a través del uso de fuentes renovables y reducción del uso de combustibles fósiles. Así convertir a las sociedades en sostenibles, mejorando la calidad de vida de sus habitantes y medio ambiente, en una relación más sana entre confort, posibilidades de desarrollo y utilización de recursos naturales.

Imagen: revistanuevasenergias.com

Apoyo internacional a la lucha contra el fracking

El área de Ambiente de Xumek, representada por la abogada María José González, especialista en Derecho Ambiental y Derechos Humanos, participó en la Conferencia de prensa internacional organizada para dar a conocer sus intervenciones en calidad de “Amigos del tribunal” en la causa interpuesta por OIKOS red ambiental. La conferencia, celebrada vía videollamada el jueves pasado (25-febrero) contó con profesionales referentes de las más importantes organizaciones ambientalistas nacionales e internacionales.

Mirá la Conferencia de prensa internacional en apoyo a la lucha contra el fracking. 

En esta causa, OIKOS cuestiona la inconstitucionalidad e inconvencionalidad del decreto 248 reglamentario del procedimiento de evaluación de impacto ambiental para las actividades de  exploracion y explotacion de hidrocarburos en formaciones no convencionales, conocida como fracking.

Participamos de la conferencia de prensa junto a profesionales de organizaciones nacionales e internacionales como AIDA, Earthjustice, FARN y la Organización Identidad Territorial Malalweche con el apoyo de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas.

DERECHOS QUE SE INTENTAN PROTEGER
La demanda de Oikos argumenta que la regulación del fracking en Mendoza mediante el decreto 248 viola las disposiciones constitucionales nacionales y provinciales de protección ambiental, tratados internacionales de Derechos Humanos, así como la ley de presupuestos mínimos ambientales nacional, porque no controla adecuadamente la implementación de la técnica ni protege el derecho a un ambiente sano apto para el presente y las generaciones futuras.


EL APORTE DE LOS AMIGOS DEL TRIBUNAL
Las organizaciones presentaron valiosa información científica y académica evidenciando que el Decreto 248 no contempla los altos impactos socioambientales del fracking, no protege el agua de Mendoza ante los riesgos de contaminación ambiental, así como la gestión de residuos peligrosos, la inducción de sismicidad, las emisiones de gases de efecto invernadero y otros gases peligrosos para la salud, o la posible generación de radioactividad.

Presentaron ejemplos de estudios científicos y gubernamentales a nivel internacional que prueban el potencial del fracking para causar daños graves e irreversibles.

Earthjustice se basó en la experiencia del fracking en los Estados Unidos. Hizo hincapié en la valiosa oportunidad de Argentina de basarse sobre la experiencia y los estudios ya realizados en Estados Unidos, para no cometer los mismos errores. Los daños que hace 15 años eran inciertos, hoy son verificables.

Por su parte, AIDA aportó además de estudios científicos, un informe sobre prohibiciones y moratorias al fracking en la legislación comparada. Y de manera ejemplar en la región, el antecedente colombiano de una moratoria frente al fracking, basado en el principio precautorio.

El Amicus Curiae presentado por Xumek destaca la evolución de la jurisprudencia del sistema interamericano de derechos humanos; resaltando la importancia de la Opinión Consultiva 23/17 sobre la obligación de los Estados en materia ambiental, y la Sentencia Lhaka Honhat en el cual la Corte Interamericana ha fallado contra la República Argentina, declarando que existió violación de los derechos a la propiedad comunitaria indígena, a la identidad cultural, a un medio ambiente sano, a la alimentación y al agua.

Asimismo se referencia la importancia del “Acuerdo de Escazú” (Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información, Participación Pública y Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe), ratificado por nuestro país en 2020, que garantiza el derecho de todas las personas a tener acceso a la información de manera oportuna y adecuada, a participar de manera significativa en las decisiones que afectan sus vidas y su entorno y a acceder a la justicia cuando estos derechos hayan sido vulnerados.

Para finalizar su intervención la representante del área Ambiente recordó que la Corte Interamericana ha sido clara y contundente al señalar los requisitos que deben cumplir los estudios de impacto ambiental, debiendo ser previos, independientes, abarcativos de todos los daños (tantos aquellos de los proyectos existentes como por los proyectos asociados al proyecto principal), participativos, estratégicos, prospectivos, y respetando las tradiciones, cultura, y derecho comunitario de los pueblos indígenas.

Finalmente, participaron las comunidades indígenas LOF LIMAY KURREF, LOF EL MORRO, LOF MALAL PINCHEIRA y la organización IDENTIDAD TERRITORIAL  MALALWECHE representativa del pueblo mapuche, quienes comparecieron voluntariamente al proceso judicial que cuestiona la reglamentación del fracking en defensa de los derechos colectivos y comunitarios indígenas.

Solicitaron a la Suprema Corte de Justicia que se garanticen los derechos humanos fundamentales de las Comunidades indígenas tales como el Consentimiento y la Consulta libre previa e informada, acceso al agua y alimentación segura, acceso a la justicia y tutela judicial efectiva sin requisitos condicionantes y  excluyentes del reconocimiento étnico y cultural constitucional.

Recordaron al Estado provincial que debe garantizar: “el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería Jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten.” (art. 75 inc.17 CN.)

Enlace al Amicus Curiae completo presentado